¿A qué edad tu cerebro alcanza su mejor rendimiento? ¿Somos más inteligentes que nuestros abuelos? Estudio en jugadores de ajedrez tiene la respuesta

La investigación analizó el desempeño de ajedrecistas en los últimos 125 años, para determinar la edad en que su rendimiento alcanzaba su peak, un ejercicio, dice el estudio, predice en qué etapa de la vida el cerebro alcanza su máxima expresión.




A diario empleamos nuestras habilidades cognitivas para asimilar y procesar información. Pero un nuevo estudio muestra que lo hacemos mejor que los nacidos hace un siglo. Sin embargo, la investigación muestra que nuestra capacidad cognitiva comienza a estancarse alrededor de los 35 años.

Todos los días, nuestro cerebro es llamado continuamente para enfrentar desafíos cognitivos de alto nivel. Cuando escribimos, jugamos o vemos películas en nuestros computadores, conducimos un automóvil o mantenemos una conversación telefónica, las neuronas están transmitiendo y evaluando constantemente los impulsos eléctricos que nos permiten filtrar la información sensorial entrante, procesarla, decidir y ejecutar la respuesta apropiada. Ahora se acepta que la capacidad para realizar tareas cognitivamente exigentes y adaptarse a las demandas que cambian rápidamente es cada vez más importante, especialmente en el lugar de trabajo.

Quizás sorprendentemente, se sabe relativamente poco sobre cómo cambia el desempeño cognitivo de un individuo a lo largo de su vida. La mayor parte de la investigación sobre este tema ha sido realizada por psicólogos, que se han interesado principalmente en sondear conceptos como las contribuciones relativas de la inteligencia innata y adquirida.

Pero los procedimientos de prueba empleados en este trabajo adolecen de dos graves defectos. En primer lugar, las pruebas en sí mismas se basan generalmente en tareas abstractas, que tienen poco que ver con situaciones cotidianas y, por lo tanto, no son familiares para quienes están siendo evaluados.

En segundo lugar, tales experimentos proporcionan solo una instantánea del nivel de desempeño de cada sujeto y, por lo tanto, tienen poco que decir sobre cómo cambia el desempeño cognitivo de una persona con la edad.

El ajedrez como fuente de datos

Los autores de un nuevo estudio, Anthony Strittmatter (Universidad de St. Gallen), Uwe Sunde (Ludwig-Maximilians-Universitaet (LMU) en Munich) y Dainis Zegners (Rotterdam School of Management), eligieron un enfoque muy diferente para evaluar la patrón a largo plazo de cambio en la capacidad cognitiva con la edad. “En nuestro modelo empírico, hemos utilizado datos derivados de partidas de ajedrez jugadas en torneos profesionales, ya que el ajedrez es un ejemplo paradigmático de una tarea cognitivamente compleja”, explicó Sunde en un comunicado.

De hecho, la elección del ajedrez como fuente de datos tiene una serie de ventajas significativas. Hay datos detallados disponibles que registran todos los movimientos realizados por los campeones mundiales actuales y anteriores (y sus oponentes) durante los últimos 125 años. Esto permite medir las habilidades cognitivas de cada jugador comparando sus movimientos reales con los sugeridos por un computador de ajedrez moderno, que puede calcular el movimiento óptimo en cada configuración que surge durante una partida.

Garri Kaspárov, campeón del mundo de ajedrez entre 1985 y 2000.

Con la ayuda de análisis matemáticos, los datos resultantes se pueden convertir en un registro continuo del nivel de rendimiento de cada jugador a lo largo de toda su carrera. Además, dado que los datos cubren un período de 125 años, uno también puede preguntarse si las habilidades cognitivas de los ajedrecistas profesionales han cambiado y cómo han cambiado a lo largo de más de un siglo.

El modelo empírico empleado por Sunde y sus colegas se basa en datos de más de 24.000 partidas de ajedrez jugadas en torneos profesionales entre los años 1890 y 2014, que registran más de 1,6 millones de movimientos individuales. Cuando estos datos se analizan para cohortes de edad, grupos definidos por las fechas de nacimiento de los jugadores, se pueden sacar las siguientes conclusiones:

El desempeño cognitivo sigue una trayectoria dependiente de la edad. Aumenta constantemente al principio, antes de alcanzar una meseta alrededor de la mitad de la cuarta década (35 años).

La forma de este perfil ha cambiado en los últimos 125 años. En promedio, los nacidos más tarde durante este período de tiempo exhiben un mayor nivel de capacidad cognitiva que sus predecesores a la misma edad, como lo indica el aumento relativo en la elección de movimientos óptimos durante un juego.

Sin embargo, como explica Sunde, se debe tener en cuenta una característica de los datos al interpretar estos resultados. “El problema surge del hecho de que los ajedrecistas profesionales dejan de participar en torneos en algún momento, porque ya no son lo suficientemente buenos para ser competitivos. Este factor abre la posibilidad de que los llamados ‘efectos de selección’ puedan distorsionar el análisis cuantitativo de los datos, lo que reduciría la confianza en la interpretación del modelo. Se espera que este efecto se establezca a partir de los 50 años aproximadamente”.

"Si los ajedrecistas continuaban jugando regularmente en torneos públicos a lo largo de sus vidas, el impacto del efecto de selección sería menor, y la trayectoria de la curva para el rendimiento cognitivo general probablemente se reduciría a un ritmo algo más rápido ", explicó Sunde.

Sunde y los coautores de la investigación, también proporcionan una posible justificación para su hallazgo de que la capacidad cognitiva media de las personas de 30 años de hoy es más alta que la del grupo de edad correspondiente hace 100 años. “Nuestros resultados sugieren que las condiciones en las que las personas crecen en estos días, que por supuesto incluyen el rápido crecimiento de la tecnología digital, tienen un impacto decisivo en el desarrollo de sus habilidades cognitivas”, dijo.

Sin embargo, agregó, el modelo no tiene nada que decir sobre si es probable que esta tendencia continúe.

En todo caso, aquellos que ya han superado el umbral de los 35 años ya no tienen que preocuparse por su inminente enfoque. Y si uno continúa ejercitando la materia gris con regularidad, existe una buena posibilidad de que el cerebro le devuelva el favor al permanecer vivo durante más tiempo.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.