¿Qué alternativas hay a la leche?

(c) EquusMilk (1)

EquusMilk

Es una de las leches más parecidas a la materna, en su composición e incluso en su sabor. Esto, porque es pobre en caseína -la proteína más alérgena y difícil de digerir de la leche animal- y alta en lactoalbúmina, otra proteína que suele estar mucho menos asociada a la alergia.


Como alternativa a la leche de vaca existe la leche de burra. Los mayores beneficios del consumo de leche de burra se han visto en niños alérgicos alimentarios a la proteína de leche de vaca (APLV), gracias a varios estudios principalmente italianos, que indican que 82% de niños alérgicos tolera sin problemas la de burra.

Se trata de una de las leches más parecidas a la materna, en su composición e incluso en su sabor. Esto, porque es pobre en caseína -la proteína más alérgena y difícil de digerir de la leche animal- y alta en lactoalbúmina, otra proteína que suele estar mucho menos asociada a la alergia. En términos nutricionales, incluso se ha visto que facilita la absorción de nutrientes.

Sin embargo, últimamente han aparecido una serie de estudios que amplían la mirada sobre los beneficios terapeúticos de la leche de burra, pues ya no solo hablan de favorecer a niños alérgicos alimentarios, sino que su consumo podría ser útil de manera transversal.

Desde ancianos, que necesiten reforzar su sistema inmune, hasta niños, adolescentes o adultos, ya sea para fortalecer su organismo y combatir enfermedades, o bien para prevenirlas. A modo de ejemplo: una investigación publicada en Journal Current Pharmaceutical Design, concluye que esta leche ayuda a prevenir la arteriosclerosis, dado que tiene la capacidad de dilatar los vasos sanguíneos.

Otro paper del Journal of Food Science señala que la leche de burra es un "pharmafood", o alimento medicinal, por sus propiedades nutricionales, nutracéuticas y funcionales. También, un estudio de la Universidad de Salamanca demostró que quienes agregaron a su dieta 250 ml diarios de leche de burra durante seis meses, disminuyeron su colesterol malo, aumentaron el HDL (colesterol bueno) y mejoraron su respuesta inmune.

Mientras que investigadores de la Universidad de Ciencias Agrícolas de Raichur, India, hablan de que esta leche facilita la absorción intestinal del calcio, que posee acción inactivadora de algunos virus, y que incluso podría tener potencial en el tratamiento del cáncer al pulmón.

En Chile, esta leche se comercializa hace algunos años en forma líquida y pasteurizada, que consumen principalmente bebés y niños alérgicos a la proteína de leche de vaca. Sin embargo, dado lo natural que es y que no tiene preservantes, una vez descongelada dura 7 días en el refrigerador. Recientemente la empresa sureña Equus Milk logró liofilizarla: su formato sólido hace que se conserve durante más tiempo que la líquida y se hace más fácil transportarla para su consumo diario. Esto podría ampliar su consumo en la población chilena.

* Veterinaria, experta en crianza de burras, EquusMilk

Comenta