Centennials eligen carreras cortas, intensivas y con rápida inserción laboral

Foto: Agencia Uno

A diferencia de épocas anteriores, donde las carreras tradicionales y largas eran reconocidas como “prestigiosas”, los programas de formación corta, especialmente los relacionadas con el universo IT, son hoy sinónimo de oportunidades, calidad de vida y solvencia, siendo una atractiva alternativa para las nuevas generaciones.


El boom del Internet y la tecnología generó una profunda transformación en el mundo del trabajo, que se refleja en el permanente surgimiento de nuevas alternativas laborales y un mercado cada vez más diverso, dinámico, flexible y desafiante. En este contexto, mientras otras generaciones se tienen que adaptar a la velocidad de estos cambios, los centennials -aquellas personas nacidas a partir del 2000- viven este auge de manera natural, ya que nacieron en la era de Internet y están inmersos en una realidad donde viven, sociabilizan, estudian y trabajan rodeados de dispositivos tecnológicos.

También conocidos como la “Generación Z”, estos jóvenes tienen más habilidad para decidir que otras generaciones y también mantienen intereses muy diferentes, aspectos que se reflejan tanto en el ámbito académico, donde se sienten atraídos por casos de estudio actuales y contenidos concretos y enfocados en su carrera, como en el entorno laboral donde, en contraste con sus padres, por ejemplo, no apuntan a permanecer demasiado tiempo en una misma compañía. En concreto, buscan calidad de vida y eso los lleva a elegir incorporarse a empresas que les ofrezcan un balance entre la vida laboral y personal, capacitaciones y promociones, y la posibilidad de desarrollar su creatividad y espíritu emprendedor, como señala Joaquín Sorondo en su libro Liderazgo para los Número 1.

Bootcamps: el método ideal para los centennials que eligen el camino IT

En este escenario, los bootcamps aparecen como la mejor alternativa para formarse e insertarse rápidamente en el mercado, ya que se trata de un formato intensivo de estudios donde se simula un ambiente laboral y los alumnos adquieren el conocimiento desde el hacer, siempre guiados por profesionales que los acompañan en cada proyecto.

Esta dinámica, sumada al hecho de que se aprenden las tecnologías más innovadoras y requeridas por el mercado, hace que los estudiantes egresen como profesionales calificados y tengan, además, una mayor libertad para elegir el trabajo que se adapte a su personalidad y necesidades, que no sólo tiene que ver con un salario competitivo, sino también con beneficios extrasalariales como la reputación y valores de la empresa en la que trabajan, una relación directa con sus jefes, trabajo remoto, viernes flex, códigos de vestimenta más informales y más días de vacaciones, como revela una encuesta realizada por Michael Page a centennials (20-25 años) y millennials (25-30 años).

Dentro de los bootcamps en Latinoamérica, MindHubweb.com es la startup pionera en este tipo de programas. La compañía fue creada por tres mujeres (ex Accenture) con larga trayectoria en la industria IT, se enfoca en el cumplimiento de dos grandes metas: reducir la brecha laboral que existe entre la falta de talento digital y la demanda del mercado y lograr que sus alumnos egresen con experiencia laboral y un portafolio de proyectos, en lugar de salir a buscar su primer trabajo sin conocer cómo funciona el mundo laboral real. MindHub, es una Edtech que se especializa en la formación de talentos IT de forma online y sincrónica (en vivo), que actualmente tiene equipos en Santiago de Chile, Argentina y Bogotá, pero que también tiene sus puertas abiertas para jóvenes de habla hispana de todo el mundo.

La importancia de egresar con práctica

En otros tiempos un estudiante podía graduarse sin experiencia y comenzar a construir su carrera de manera escalonada. Hoy, en pleno siglo XXI, cursar el programa mientras se gana experiencia laboral no es un simple valor agregado; es una necesidad. El dicho popular “la práctica hace al maestro” no es nuevo y todas las generaciones aprecian la posibilidad de poder implementar lo aprendido para asimilar sus conocimientos y perfeccionarse.

“Para los centennials, el camino de “aprender haciendo” es la opción más valorada, ya que por la manera en que se fue desarrollando el mundo desde que nacieron, son personas de acción y necesitan agilidad en todos los procesos. Por eso, la metodología “learning by doing” aparece como la fórmula ideal porque logra generar conocimientos más profundos y en menos tiempo, favorece la creatividad y permite desarrollar muchas más habilidades”, señala Vanessa Taiah, socia fundadora de MindHub.

En este ámbito, uno de los principales valores agregados que ofrece MindHub es precisamente que los alumnos aprenden mientras trabajan y trabajan mientras aprenden, lo que les brinda las habilidades técnicas y personales que necesitan para ingresar al mundo laboral real con herramientas como saber trabajar en equipo, interactuar con clientes, estimar tiempos, cumplir con plazos de entrega y desempeñarse en modalidad remota con equipos multidisciplinarios que trascienden fronteras. “Las conocidas `habilidades blandas o profesionales´ son el gran diferencial en el mercado laboral, y aplica para todo tipo de profesionales, donde el arquetipo del profesional de informática que estaba en un subterráneo y no interactuaba con nadie, dejó de existir hace mucho tiempo, y hoy se espera que estos jóvenes talentos sean integrales y tengan tan buenas habilidades personales como técnicas. Este es un valor que en MindHub potenciamos desde el día uno, logrando que nuestros alumnos se destaquen a la hora de conseguir empleo”, puntualiza Marcela Tomeo, directora comercial de MindHub en Chile.

Los programas educativos de MindHub incluyen los lenguajes de programación más utilizados y demandados hoy en el mercado laboral, permitiendo que los estudiantes puedan desarrollar desde simples páginas web hasta plataformas complejas usando HTML5, CSS3, Javascript, React, Node y JAVA.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Recientemente, un conjunto de normas abrió la puerta a las mujeres que deseen dedicarse al boxeo, ya que desde la revolución de Fidel Castro, estaba prohibido que participaran en torneos.