Cero contagiados: exitoso balance en primer concierto masivo en el país a cargo de Chancho en Piedra

El ensayo clínico que reunió a la banda nacional y a 200 de sus fanáticos en un concierto realizado el mes pasado y sin restricción de aforo entrega buenas noticias para el regreso de la música en vivo en medio de la pandemia de Covid-19. Segundo concierto, que también es parte de la investiagación, se realizará el próximo 21 de octubre y con el doble de participantes.




Un día de expectivas y esperanza para todo el mundo artístico musical se vivió el pasado 26 de agosto en la Sala SCD Egaña ubicada en la comuna de La Reina, en Santiago. Ese día, alrededor de 200 fanáticos de la banda Chancho en Piedra se dieron cita para disfrutar del primer concierto en medio de la pandemia y que formó parte del proyecto científico-cultural “La Música Ensaya, un ensayo clínico” impulsado por la Sociedad Chilena de Autores e Intérpretes Musicales (SCD) con el apoyo de la Universidad de Chile.

Las dos dosis de vacuna contra Covid-19, el uso de mascarillas KN95, medición de la temperatura al ingreso y un test de PCR negativo (prácticado esa misma mañana), fueron parte de las condiciones que debieron cumplir asistentes y músicos. Ahora, justo un mes después de realizada la actividad, los resultados son auspiciosos para el regreso de los conciertos y la música en vivo en nuestro país: de todos los asistentes a esta actividad ninguno de ellos resultó contagiado con el virus Sars-CoV-2. En otras palabras, gracias a todas las medidas implementadas, el concierto resultó seguro para todos los asistentes.

La semana pasada, los resultados fueron presentados a la autoridad sanitaria: no hubo contagios.

Asistentes al primer concierto del ensayo clínico "La Música Ensaya". FOTO: U. de Chile -SCD

La cifra se obtuvo luego de que el 99% de los asistentes al show con aforo completo y sin distancia social de Chancho en Piedra el pasado 26 de agosto, completaran el ciclo con un examen PCR de salida, lo que según los organizadores, refleja además el interés de las audiencias por participar de este tipo de iniciativas y contribuir a que la música en vivo tenga un retorno seguro y permanente.

“La Música Ensaya” es un proyecto que consta de tres etapas. El concierto de Chancho en Piedra fue la primera. “El objetivo final es buscar opciones para el desarrollo de la música en vivo con aforos sustentables, midiendo el verdadero riesgo de contagio en los ambientes en que se desarrolla si es que se toman adecuadas medidas de resguardo y control”, explica Rodrigo Osorio, presidente de SCD.

Aunque aclara que todavía es temprano para saber si es seguro reiniciar este tipo de actos artísticos tras los resultados de esta primera etapa, Osorio dice que “la ausencia de contagios en el primer ensayo, innegablemente constituye una primera señal en torno a que es posible mejorar los aforos de los conciertos sin arriesgar la seguridad”. “Ya se están empezando a hacer los primeros shows con aforos limitados, pero mientras nuestro proyecto entregue sus resultados definitivos, es evidente que factores como la cantidad de población vacunada, la existencia del pase de movilidad, el fin del estado de excepción, y por cierto el uso permanente de mascarilla, van a permitir que nuestra industria siga recuperando la actividad”.

El inmunólogo director del Centro de VIH del hospital Clínico Universidad de Chile, Alejando Afani, que también es parte de este trabajo, destaca que esta es la primera inicitativa de este tipo que se desarrolla en Latinoamérica por lo que servirá también como modelo para otros países. Este especialista fue uno de los asistentes al evento y dice que quedó asombrado por el “comportamiento ejemplar” de todos quienes fueron, señalando que ninguno se sacó la mascarilla en poco más de una hora que duró el concierto.

Asistente al concierto en "PCR de salida". FOTO: U. de Chile -SCD

“Antes del evento se hizo una reunión por zoom en la que se explicó cómo funcionaría, para resolver dudas. Tuvo un alto nivel de participación y compromiso. Como conclusión, diría que es clave la ventilación del recinto y el uso de mascarillas. Los participantes podían moverse y disfrutar de la música, manteniendo sus mascarillas puestas en todo momento. A todos los asistentes (con PCR negativo) se les tomó temperatura y se les entregó una mascarilla KN95 al acceder al concierto”, indica Afani.

Lalo Ibeas, vocalista de los Chancho en Piedra, señala que fue una muy buena experiencia y “super enriquecedora”. “Más que un show de los Chancho la importancia era el experimento y ver cómo se comportaría la gente. Estamos contentos porque no hubo ningún contagiado. Después de tanto tiempo sin tocar, se nos hizo corto, a mi se me pasó el tiempo volando”, dice el músico sobre el día del evento.

Lalo Ibeas, vocalista de Chancho en Piedra, durante la realización del concierto.

Reconoce que “fue un poco raro ver a todo el público enmascarillado, pero era más extraño no verlos”. Destaca también que fueron súper obedientes con el uso de mascarilla y la asistencia a los PCR de salida. “Estamos orgullosos de la responsabilidad y fidelidad de nuestro público”, indica. La esperanza, dice Ibeas, está hoy en la ciencia que ayude a realizar espectáculos seguros.

Resultados

El mismo día del concierto, se realizarón 215 PCR de entrada a un grupo de personas que incluía el público y el equipo técnico. De ellos, un resultado fue positivo al virus Sars-CoV-2 por lo que esa persona no asistió al evento.

Al octavo día de realizado el concierto, nuevamente se realizó el test PCR (de salida). Asistieron 209 personas, todas ellas fueron negativas a la presencia del virus.

Los organizadores destacan que existe un gran interés de la población en participar en este tipo de actividades que buscan soluciones seguras para la música en vivo y la cultura en general, compromiso que se vio reflejado con más de un 90% de participación completa (PCR de entrada y salida) en el proceso por parte de los voluntarios.

Uno de los aspectos que se midió antes, durante y después del concierto, al interior de la sala fueron los niveles de CO2. Este gas aumenta a medida que avanza el concierto, lo cual puede manejarse con ventilación adecuada y mediciones permanentes de los espacios.

“Este primer ensayo demostró que con aforos completos la renovación permanente de aire es crucial. En Sala SCD Egaña, y gracias a que la totalidad de los asistentes estaban con PCR negativo, decidimos probar el comportamiento de los sistemas de ventilación habituales en un recinto local de alto estándar, y las mediciones igualmente arrojaron que a poco andar se llegaba a niveles de CO2 que no son los ideales para un contexto de pandemia”, indica Osorio. Es por ello que parece necesario que los recintos refuercen sus sistemas de ventilación en eventos con aforo completo, y ese es el objetivo de los próximos ensayos, lograr medir el tipo de ventilación que se requiere en este tipo de espacios para mantener los niveles de CO2 dentro de lo sanitariamente seguro, agrega.

Antes del inicio del concierto, el escenario tenía niveles de 532 de CO2, 18 grados de temperatura y 44% de humedad. Al inicio del concierto, las mismas mediciones marcaban 441, 23 grados y 38%. Poco antes de que terminara el concierto los niveles de CO2 marcaba 1.616. Quince minutos después de terminado el concierto, los valores bajaron a 723 de CO2. Temperautra y humedad se mantuvieron dentro de los mismos rangos.

Chancho en Piedra en el escenario. FOTO: U. de Chile -SCD

Presentaciones futuras

Aún no está claro qué medidas se tendrán que tomar para futuras presentaciones. “Es algo que aún está en desarrollo, ya que esta primera etapa de realización de conciertos, además de nuestros ensayos, van a permitir seguir testeando hasta conseguir respuestas más definitivas, pero por ahora parece evidente la importancia crucial que tendrá el esquema de vacunación completo y el uso permanente de mascarilla, además de una adecuada ventilación en recintos cerrados”, dice Osorio y advierte que “mientras el coronavirus siga presente, es probable que esas medidas permanezcan”.

Las conclusiones definitivas las tendremos al cabo de los tres ensayos, insiste el presidente de la SCD. Preliminarmente, señala que por ahora se puede decir que “combinar medidas de resguardo como pase de movilidad en todos los asistentes, uso permanente de mascarillas de buena calidad, toma de temperatura en el ingreso y uso frecuente de alcohol gel, de todas maneras contribuyen a crear ambientes más seguros para el desarrollo de la música en vivo y abren la puerta para incrementar los aforos”. A estas, se deberán sumar medidas de ventilación también cruciales para un ambiente seguro.

Tras el nuevo concierto en el Centro Cultural Amanda de Vitacura, se realizará una tercera cita, cuya fecha y lugar se anunciará en los próximos días. En esta oportunidad se aumentará nuevamente el aforo y se someterá a evaluación otras modalidades de interacción y disposición del público, así como otras medidas de control y prevención. En Amanda, se reemplazará el PCR de entrada por un test de antígenos y el público estará de pie y no en butacas como en el primer concierto.

Se espera que la experiencia entregue conclusiones clave para el desarrollo de la música en vivo en un futuro inmediato, aplicables más allá del medio local, razón por la cual ha sido seguida con atención en decenas de países, entre ellos Perú, Argentina, Panamá, Uruguay, España, Estados Unidos y Francia, entre otros.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.