Cierre COP26: Se consigue un acuerdo global para evitar la catástrofe climática

Alok Sharma, presidente de la COP26, y Patricia Espinosa, secretaria ejecutiva de la CMNUCC, aplauden durante la sesión plenaria de clausura de la Cumbre del Clima de la ONU COP26. Los negociadores de los gobiernos de casi 200 países han adoptado un nuevo acuerdo sobre la acción climática tras una intervención de última hora de la India para suavizar el lenguaje sobre la reducción de las emisiones del carbón. (AP Photo/Alberto Pezzali)

La Conferencia de las Partes de la ONU llega su fin con un consenso final de todas la naciones representadas para el acuerdo por el cambio climático.




Las conversaciones de la ONU sobre el clima celebradas en Escocia concluyeron con un acuerdo global que pretende al menos mantener vivas las esperanzas de limitar el calentamiento global a 1,5 grados centígrados, y así mantener una posibilidad realista de salvar al mundo de un cambio climático catastrófico.

El presidente de la conferencia, Alok Sharma, dio un golpe de martillo para señalar que no había objeciones decisivas por parte de las casi 200 delegaciones nacionales presentes en Glasgow, desde las superpotencias alimentadas por el carbón y el gas hasta los productores de petróleo y las islas del Pacífico que están siendo engullidas por la subida del nivel del mar.

El acuerdo es el resultado de dos semanas de tortuosas negociaciones en Glasgow que tuvieron que prolongarse un día más para equilibrar las exigencias de las naciones vulnerables al clima, las grandes potencias industriales y aquellas cuyo consumo o exportación de combustibles fósiles es vital para su desarrollo económico.

“Por favor, no se pregunten qué más pueden buscar, sino que pregunten qué es suficiente”, dijo Sharma a los delegados en las últimas horas.

“Y lo que es más importante: por favor, pregúntense si, en última instancia, estos textos benefician a toda nuestra gente y a nuestro planeta”.

El objetivo general fijado por el país anfitrión de la conferencia era uno que los defensores del clima y los países vulnerables consideraban demasiado modesto: mantener al alcance el objetivo del Acuerdo de París de 2015 de limitar el calentamiento global a 1,5 grados centígrados (2,7 Fahrenheit) por encima de los niveles preindustriales.

Un proyecto de acuerdo distribuido a primera hora del sábado reconocía que los compromisos asumidos hasta ahora para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero que calientan el planeta no son suficientes, y pedía a los países que establecieran compromisos más estrictos sobre el clima el año que viene, en lugar de cada cinco años, como se les exige actualmente.

Los científicos afirman que ir más allá de un aumento de 1,5C desencadenaría un aumento extremo del nivel del mar y catástrofes como sequías paralizantes, tormentas monstruosas e incendios forestales mucho peores que los que ya sufre el mundo.

Pero los compromisos nacionales asumidos hasta ahora para reducir las emisiones de efecto invernadero -sobre todo de dióxido de carbono procedente de la quema de carbón, petróleo y gas- sólo limitarían el aumento medio de la temperatura global a 2,4 Celsius.

Sin embargo, el borrador del sábado, publicado por las Naciones Unidas, pedía esfuerzos para reducir el uso del carbón y también las enormes subvenciones que los gobiernos de todo el mundo conceden al petróleo, el carbón y el gas que alimentan las fábricas y calientan los hogares, algo que ninguna conferencia climática anterior había conseguido acordar.

India, cuyas necesidades energéticas dependen en gran medida del carbón, puso objeciones de última hora a esta parte del acuerdo.

Los países en desarrollo sostienen que las naciones ricas, cuyas emisiones históricas son en gran medida responsables del calentamiento del planeta, deben pagar más para ayudarles a adaptarse a sus consecuencias, además de reducir su huella de carbono.

Foto: REUTERS/Yves Herman

Un acuerdo sobre los mercados de carbono

Los negociadores cerraron el sábado un acuerdo para establecer las reglas de los mercados de carbono en las conversaciones de la ONU sobre el clima en Escocia, lo que podría desbloquear billones de dólares para proyectos que ayuden a frenar el cambio climático.

El acuerdo final adoptado por 196 países aplicará el artículo 6 del Acuerdo de París de 2015, que permite a los países cumplir parcialmente sus objetivos climáticos mediante la compra de créditos de compensación que representen la reducción de emisiones de otros.

Tanto las empresas como los países con una amplia cobertura forestal habían presionado para que se llegara a un acuerdo sólido sobre los mercados de carbono dirigidos por los gobiernos en Glasgow, con la esperanza de legitimar también los mercados de compensación voluntaria de rápido crecimiento a nivel mundial.

A los críticos les preocupa que la compensación pueda ir demasiado lejos y permitir que los países sigan emitiendo gases que calientan el clima, por lo que algunos desconfían de un acuerdo precipitado.

El acuerdo consiguió superar una serie de puntos conflictivos que contribuyeron al fracaso de las dos grandes reuniones anteriores sobre el clima.

cambio climático

En cuanto al desacuerdo sobre la forma en que se deben gravar ciertos intercambios de carbono para financiar la adaptación al clima en las naciones más pobres, el acuerdo ofreció un compromiso con un enfoque de dos vías.

Los intercambios bilaterales de compensaciones entre países no estarán sujetos al impuesto. El acuerdo sugiere que las naciones en desarrollo han capitulado ante las naciones ricas, incluido Estados Unidos, que se había opuesto a las exigencias del impuesto.

En un sistema centralizado separado para la emisión de compensaciones, se recaudará el 5% de los ingresos de las compensaciones para destinarlo a un fondo de adaptación para los países en desarrollo.

También en ese sistema se cancelará el 2% de los créditos de compensación. Con ello se pretende aumentar la reducción global de emisiones al impedir que otros países utilicen esos créditos como compensación para alcanzar sus objetivos climáticos.

Matt Williams, experto en clima de la Unidad de Inteligencia sobre Energía y Clima, dijo que el acuerdo final era mejor pero no perfecto. “Hemos visto que las peores posibilidades de doble contabilización de los recortes de emisiones se han reducido o evitado. Eso no significa que se haya descartado por completo”.

Financiación del clima

Gran Bretaña trató de desbloquear la cuestión de la financiación del clima, una de las más espinosas, proponiendo mecanismos para que las naciones más pobres reciban por fin más de la ayuda financiera que se les ha prometido.

El borrador instaba a los países ricos a duplicar la financiación para la adaptación al clima para 2025 con respecto a los niveles de 2019, ofreciendo una financiación que ha sido una demanda clave de las pequeñas naciones insulares en la conferencia.

Los fondos para la adaptación se destinan principalmente a los países más pobres y en la actualidad sólo representan una pequeña parte de la financiación para el clima.

Gran Bretaña también dijo que un comité de la ONU debería informar el año que viene sobre los progresos realizados en la consecución de los 100.000 millones de dólares anuales de financiación global para el clima que las naciones ricas habían prometido para 2020 pero que no habían cumplido. Y dijo que los gobiernos deberían reunirse en 2022, 2024 y 2026 para discutir la financiación del clima. leer más

Incluso 100.000 millones de dólares al año están muy lejos de las necesidades reales de los países más pobres, que podrían alcanzar los 300.000 millones de dólares en 2030 sólo en costes de adaptación, según las Naciones Unidas, además de las pérdidas económicas por la pérdida de cosechas o los desastres relacionados con el clima.

(Foto: Ben STANSALL / AFP)

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.