Columna de Opinión del Dr. Michel Mehech Hirane: “XXVIII Jornadas franco chilenas de oftalmología”


Las perspectivas terapéuticas actuales y de futuro en diferentes enfermedades de alto impacto en la salud visual y la Inteligencia Artificial (IA) en oftalmología fueron los temas protagonistas de la última versión XXVIII de las Jornadas Franco Chilenas de Oftalmología dirigidas por los doctores Michel Mehech y Jean Claude Thenot y patrocinadas por la Sociedad Chilena y Francesa de Oftalmología.

El Prof. Bahram Bodaghi, secretario general de la Sociedad Francesa de Oftalmología (SFO) y especialista de renombre mundial; el Prof. Marc Muraine jefe del Servicio de Ojos del CHRU de Rouen Francia, presidente del Banco de Córneas de Francia y líder de opinión mundial en córnea y su patología; el Dr. Joel Uzzan secretario general de la Sociedad Francesa de Retina; y el Dr. Alain Retout gran especialista de oculoplástica le dieron realce a este evento, entre otros muchos invitados galos, argentinos, chilenos y más de 300 asistentes en los salones del hotel W de Santiago de Chile.

La IA es presente y futuro en oftalmología, y es así como hoy existen plataformas y algoritmos que permiten realizar detección automática de importantes enfermedades que afectan la visión. De hecho, en Chile ya contamos en el sector público y privado con plataformas y algoritmos certificados por la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA) y sello CE como EyeArt® y OphtAI®, y que poseen gran sensibilidad y especificidad en su acción.

La enfermedad que ha permitido desarrollar con éxito estos pilotos es la retinopatía diabética, importante complicación ocular de la diabetes mellitus y una de las principales causas de ceguera en la población en edad laboral. En Chile existen 2 millones de diabéticos (12% de la población) y de estos cerca del 40% presenta daño retinal. Una detección oportuna es vital para un tratamiento precoz, y en Chile la cobertura diagnóstica es baja. La IA permitirá mejorar la detección automática de esta enfermedad.

Estos algoritmos muy pronto podrán detectar con gran certeza casos de glaucoma y degeneración macular relacionada a edad (DMRE).

En otra interesante ponencia, el Dr. Joel Uzzan habló del actual manejo de la DMRE húmeda, una de las principales causas de pérdida de la visión después de los 55 años. Las inyecciones intravítreas de anti angiogénicos es la referencia terapéutica actual (IVT antiVEGF). Como se trata de una enfermedad crónica, este tratamiento difícilmente puede suspenderse y lo que debemos lograr es elegir el medicamento indicado con un protocolo de inyecciones rigurosamente realizado. En Chile contamos con estos medicamentos, y muy pronto contaremos con nuevas drogas, más potentes y que permitirán espaciar la inyecciones intraoculares. Estos tratamientos administrados en forma mensual en un comienzo, pueden espaciarse posteriormente en función del resultado visual y anatómico de la lesión. Es bueno saber que la mayoría de los pacientes (2/3) siguen con inyecciones luego de 4 años.

En un futuro seguramente contaremos con terapia génica administrada al interior del ojo, y eventualmente el uso de células madres cuyos trabajos son aún muy preliminares.

Expositores del evento.

Nuestro objetivo es lograr un tratamiento riguroso y no dejar de inyectar a los pacientes que siguen con enfermedad activa, logrando así conservar visión más que recuperarla. Es por esto que el diagnóstico debe ser oportuno y precoz, y el tratamiento considerarse casi una URGENCIA TERAPÉUTICA.

Lamentablemente en Chile, esta enfermedad no es AUGE y este tratamiento no cuenta con código FONASA, y por ende no tiene reembolso. Esta es la explicación por la cual en muchos casos los pacientes interrumpen su tratamiento o lisa y llanamente no se pueden beneficiar de estas terapias.

*Director Médico Clínica 20/20, Jefe Servicio Ojos Hospital Clínico Universitario El Pino

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

La agencia espacial está realizando los preparativos finales para estrellar un aparato espacial contra una roca interestelar, en lo que será la primera prueba de defensa planetaria del mundo.