Coronavirus, la cuarta pandemia del siglo

Foto: Reuters

Más de 120 países con casos de Covid-19 obligaron a la Organización Mundial de la Salud a subir su nivel de alerta sanitaria, una medida que solo se había decretado durante la expansión del H1N1, el Sars y el VIH.




Lapidariamente, Tedros Adhanom, director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), sostuvo que en los próximos días y semanas “esperamos ver que el número de casos, número de muertes y el número de países afectados por el coronavirus aumente aún más”.

Solo en las últimas dos semanas el número de contagiados de Covid-19 fuera de China se ha multiplicado por 13 y el número de países afectados se ha triplicado. “Miles más están luchando por sus vidas en los hospitales”, dijo el máximo responsable de la salud mundial.

Sus declaraciones fueron un preludio para anunciar lo que hace tiempo parecía evidente: declarar la actual crisis sanitaria por coronavirus como una pandemia.

Se trata de la cuarta vez en lo que va de este siglo que la OMS declara este estado para una enfermedad.

En 2002, la organización declaró pandemia por el Síndrome respiratorio Agudo Grave (Sars), que generó 774 muertos, y repitió la medida en 2009, con la gripe A (H1N1), condición que también declaró con el VIH.

El organismo había declinado usar el término por temor a dar la impresión de que el contagio está fuera de control y así los países dejaran de intentar contenerlo. Incluso, hace unas semanas, un funcionario de la OMS sostuvo que la organización ya no usaba el término pandemia, y que prefería declarar “emergencia de salud pública a nivel mundial”, aunque Tedros finalmente decretó este estatus usando el “clásico” término.

“Pandemia no es una palabra para usar a la ligera o descuidadamente. Es una palabra que, si se usa incorrectamente, puede causar un miedo irrazonable o una aceptación injustificada de que la lucha ha terminado, lo que lleva a sufrimiento y muerte innecesarios”, dijo Tedros para justifica la lentitud de su organismo en usar el vocablo.

¿Qué es una pandemia?

La declaración de pandemia no tiene que ver con que la enfermedad cambió sus características, sino por su extensión geográfica. Según la OMS, se declara una pandemia cuando una nueva enfermedad para la cual las personas no tienen inmunidad se extiende por todo el mundo, más allá de las expectativas.

Viajeros que se han infectado en un país extranjero y luego han regresado a su país de origen, o que han sido infectados por ese viajero, conocido como el “caso cero”, no cuentan para declarar una pandemia. Es necesario que haya una segunda ola de infección de persona a persona en toda la comunidad, que es lo que está sucediendo en muchos países, como Italia o España.

La epidemia, en cambio, es un aumento repentino en los casos de una enfermedad, la que se produce exclusivamente en un país, región o comunidad.

Finalmente, la declaración de este estatus depende de la OMS. No hay umbral, como un cierto número de muertes o infecciones, o el número de países afectados.

“Nunca antes habíamos visto una pandemia provocada por un coronavirus. Y nunca antes hemos visto una pandemia que pueda controlarse al mismo tiempo”, dijo Tedros.

Según Javier Tinoco, infectólogo de Clínica Universidad de los Andes, lo diferente ahora es que se ha asumido que es un problema a nivel global y que ha incurrido un nivel significativo de casos en un corto tiempo en todo el mundo. “En la práctica, no cambia mucho en verdad, es decir, se mantendrán las mismas medidas que había, pero también, al estar en una pandemia, muchas entidades o países empiezan a poder preparar medidas un poco más estrictas para el control de la transmisión del virus”, dice.

Por ello, estima que en los próximos días muchos países, sobre todo los que tienen más casos, tomen medidas de control más estrictas, como restringir la llegada de las personas, cancelar eventos más masivos.

Dice que en Chile hay que ver la dinámica de los casos, “porque todavía son pocos y la mayoría importados, pero no se puede descartar lo que pueda pasar en una semana y tomar este tipo de medidas”.

Isolda Budnik, infectóloga Clínica U. de Los Andes, dice que la gran diferencia con el estatus de pandemia, es que ahora el coronavirus cambió su distribución geográfica. De todas maneras, señala, “el cambio de situación no cambia la evaluación de la OMS sobre la amenaza que representa este virus , ni tampoco las recomendaciones y medidas de contención que se están tomando a nivel mundial.

Pese al oscuro panorama, y para templar un poco el estado de la situación, el máximo responsable de la OMS intentó poner un poco de aritmética sobre la mesa.

“De los 118 mil casos reportados a nivel mundial en 114 países (cifra que después aumentaría a 125), más del 90% están en solo cuatro países, y dos de ellos, China y Corea del Sur, tienen epidemias en declive significativo”, explicó, agregando que 81 países no han reportado ningún caso, y 57 países han reportado 10 casos o menos. “Todos los países aún pueden cambiar el curso de esta pandemia”, señaló.

La opinión de Chile

En el país, el ministro de Salud, Jaime Mañalich, indicó que el tema debe tomarse extraordinariamente en serio. “La propagación y los casos nuevos siguen aumentando de forma vertiginosa y afecta a más países”, dijo.

Por lo mismo, estuvo de acuerdo con la declaración de la OMS.

“Esta epidemia cumple con las condiciones para ser declarada pandemia. Permite articular respuestas, acciones, indicaciones desde la OMS mucho más estrictas para el manejo de esta enfermedad, como el tránsito de personas, viajes internacionales, fondos recogidos para estos propósitos”, dijo Mañalich.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.