¿Cuál fue la verdadera causa de la interrupción sin precedentes de Facebook? Las pocas pistas apuntan a un problema interno

Foto: AFP

Aunque se ha teorizado mucho sobre qué fue lo que realmente generó el peor apagón en la historia de Facebook, probablemente nunca lo sepamos.




De repente e inexplicablemente, los servicios de Facebook, Instagram, WhatsApp, Messenger y Oculus desaparecieron. Y no fue un disturbio local. En una publicación de blog, Downdetector.com, un importante servicio de monitoreo de interrupciones en línea, lo calificó como la interrupción global más grande que jamás haya registrado, con 10,6 millones de informes de todo el mundo.

La interrupción tuvo un efecto dominó especialmente masivo en personas y empresas de todo el mundo que dependen de Whatsapp para comunicarse con amigos, familiares, colegas y clientes.

Facebook tardó casi seis horas en volver a poner los servicios en línea, aunque lentamente al principio. Irónicamente, la interrupción fue tan generalizada que Facebook tuvo que recurrir al uso de Twitter, su plataforma rival, para recibir actualizaciones en el mundo.

Internet y su cara visible hacia afuera (la World Wide Web) es una máquina notablemente tolerante a fallas. Fue diseñado para ser resistente, y la web nunca ha desaparecido por completo. Como tal, las interrupciones globales como esta son bastante raras.

Pero suceden. Para vergüenza de Google, varios de sus servicios, incluidos Gmail, YouTube, Hangouts, Google Calendar y Google Maps, se desconectaron durante aproximadamente una hora en diciembre del año pasado.

Y en junio de este año, una empresa de computación en la nube que presta servicios a clientes como The Guardian, The New York Times, Reddit y The Conversation también se desconectó.

¿Qué lo causó?

Si bien la administración de Facebook se disculpó, no dieron pistas sobre la causa de la interrupción.

Dado que los problemas de piratería se están volviendo demasiado comunes en el entorno actual de amenazas de seguridad cibernética, surge la pregunta de si la interrupción de Facebook podría haber sido el resultado de un ataque exitoso. Pero esto parece poco probable.

Foto: Reuters

Según un informe de The Verge que hace referencia al director de tecnología y vicepresidente de infraestructura de Facebook, parece que el problema probablemente fue la infraestructura interna de Facebook.

Los ingenieros de Facebook fueron enviados a uno de los centros de datos de la compañía en California para trabajar en el problema, lo que implica que no pudieron iniciar sesión de forma remota en el centro de datos.

Los expertos han dicho que la interrupción solo pudo provenir del interior de la empresa. Es probable que los ingenieros de Facebook hayan realizado cambios inadvertidos en la configuración de la red, creando una serie de problemas en cascada.

Tales eventos han ocurrido antes, aunque no con un efecto tan catastrófico.

Sin embargo, dada la forma altamente confidencial en que Facebook opera su red, no es posible saber exactamente qué sucedió con la configuración de la red. Probablemente nunca se nos dirá.

Teletrabajo sigue perdiendo relevancia en medio de flexibilización de las cuarentenas

Un problema del servidor de nombres de dominio

Apoyando la explicación de la configuración de la red está el hecho de que los mensajes de error que aparecieron cuando la gente intentaba contactar facebook.com y whatsapp.com indicaban que era un problema de DNS. Así que los sitios web todavía existían, pero no se podía acceder a ellos.

DNS son las siglas de Domain Name Server y se describe como la “guía telefónica de Internet”. Traduce los nombres de dominio leídos por nosotros en direcciones de Internet codificadas (direcciones IP) para que las lean los computadores.

Cuando ingresa un nombre de dominio como “facebook.com” o “whatsapp.com” en su navegador, se consulta el servidor de nombres de dominio y se llama a la dirección de Internet codificada correspondiente , la IP.

Cuando todo funciona como debería, el usuario se conecta al dominio solicitado. Sobre la base de la evidencia obtenida de fuentes expertas cercanas a Facebook, parece muy poco probable que la interrupción haya sido causada por un ataque externo.

Un denunciante habla

La interrupción de Facebook ocurrió solo horas después de que el programa 60 Minutes con sede en Estados Unidos emitiera una entrevista incendiaria con la ex empleada de Facebook y denunciante, Frances Haugen, graduada de Harvard de 37 años.

Frances Haugen. Foto: Reuters

En una denuncia ante la policía federal y en la entrevista, Haugen alega que la aplicación Instagram de Facebook está dañando a las adolescentes y que la propia investigación de Facebook indica que la empresa “amplifica el odio, la desinformación y el malestar político, pero la empresa oculta lo que sabe”.

Para respaldar las acusaciones, Haugen compartió más de 10.000 páginas de documentación interna con la Comisión de Bolsa y Valores de EE. UU., todas cosas bastante condenatorias. Ella dijo:

“Lo que vi en Facebook una y otra vez fue que había conflictos de interés entre lo que era bueno para el público y lo que era bueno para Facebook, y Facebook una y otra vez optó por optimizar para sus propios intereses, como ganar más dinero”.

Dado el momento de la entrevista y la interrupción global de Facebook, es natural preguntarse si los dos eventos están conectados. Sin embargo, ante la ausencia de evidencia definitiva que apoye esta teoría, no se ha establecido un vínculo causal entre ambos eventos.

Pero teniendo en cuenta la seriedad de las acusaciones de Haugen y el peso de la evidencia objetiva en forma de miles de documentos internos, está claro que se justifica una mayor investigación.

Facebook tiene alrededor de 2,89 mil millones de usuarios activos mensuales y una capitalización de mercado de 1,21 billones de dólares. Desde cualquier punto de vista, es una empresa grande y poderosa con una gran influencia. Ahora es el momento de arrojar luz sobre su ética, o la falta de ella.

Con suerte, no habrá más interrupciones para ralentizar este proceso.

*David Tuffley, Profesor titular de Ética Aplicada y Ciberseguridad, Griffith University

Siga leyendo en Qué Pasa:

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.