El increíble proyecto por revivir al extinto tigre de Tasmania

Ilustración de cómo luciría la recreación del tigre de tasmania.

Usando ADN conservado en museos y zoológicos australianos, una empresa pretende producir un animal genéticamente similar al desaparecido marsupial.


El lobo marsupial o tilacino, también conocido como lobo de Tasmania, tigre de Tasmania o tilacín, fue un marsupial carnívoro originado en el Holoceno. Era nativo de Australia, Tasmania y Nueva Guinea y se extinguió en el siglo XX. Los tigres aparecieron hace unos 4 millones de años y fueron el marsupial carnívoro vivo más grande hasta el momento de su extinción.

Una de las especies más icónicas de Australia, la población de tilacinos disminuyó drásticamente en el continente, probablemente como resultado de la caza de humanos y la competencia con el dingo.

Un dingo en un parque de Australia.

El último registro del animal data de 1933, cuando el naturalista David Fleay filmó un video en blanco y negro en el zoológico de Beaumaris, Hobart, y que fueron conservadas en los archivos del National Film and Sound Archive Australia (NFSA).

El último tilacino conocido murió en 1936, pero la especie no fue declarada extinta por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza hasta 1982. En ese momento, los estándares internacionales dictaban que debían pasar 50 años sin registros confirmados de un animal antes de que pudiera declararse oficialmente extinguido. Por años, se han anunciando avistamientos de la especie, pero ninguno de ellos ha sido confirmado.

Ahora, Colossal Biosciences, una compañía de EE.UU. con sede en Dallas ha anunciado que ha comenzado a trabajar para revivir a la desaparecida especie. La empresa fue fundada por el empresario tecnológico Ben Lamm y el genetista de la U. de Harvard George Church, firma que ya ha estado trabajando en revivir otra especie extinta: el mamut lanudo. Este proyecto busca crear un elefante híbrido genéticamente modificado con rasgos de mamut lanudo que eventualmente se introducirá en la tundra ártica.

Mastodon

Ahora, la compañía planea hacer lo mismo con el tilacino creando un tigre de Tasmania que se parezca lo más posible a la especie original, para luego reintroducir al animal en áreas seleccionadas de Australia con la esperanza de que tenga un impacto positivo en los ecosistemas locales.

Si bien el último tilacino vivo murió en cautiverio en 1936 en el zoológico de Beaumaris en Hobart, Tasmania, muchos embriones y especímenes jóvenes se han conservado en alcohol y otros líquidos estabilizadores.

“Eestamos interesados en buscar proyectos de eliminación de la extinción donde la reintroducción de la especie restaurada pueda llenar un vacío ecológico que se creó cuando la especie se extinguió y ayudar a restaurar el ecosistema degradado”, dijo Lamm en una reportaje de Newsweek.

Para hacer realidad este sueño, Colossal se está asociando e invirtiendo en el Laboratorio de Investigación de Restauración Genética Integrada de Thylacine (TIGRR, su sigla en inglés) en la Universidad de Melbourne, Australia, dirigido por Andrew Pask, un destacado biólogo evolutivo de marsupiales y experto en tigres de Tasmania, que ya secuenció la mayor parte del genoma del animal.

“Estamos muy emocionados de que TIGRR se asocie con Colossal en este viaje. Ambos compartimos la misma visión y pasión por acabar con el tilacino. Trabajar juntos nos permitirá hacer de esto una realidad más rápido de lo que podríamos haber esperado. Esta asociación impulsará el desarrollo de nuevas tecnologías con aplicaciones de conservación inmediatas para los marsupiales que actualmente se enfrentan a grandes presiones ecológicas, además de respaldar la extinción del único depredador del ápice marsupial, el tilacino”, dijo Pask en el sitio web de la empresa.

Andrew Pask. Foto: U. de Melbourne

El tilacino era de color café amarillento arenoso a gris y presentaba varias rayas oscuras distintivas a lo largo de su espalda, la inspiración para el apodo de tigre de Tasmania. Su gran cabeza era casi como la de un perro o un lobo, por lo que también se le conoce como el lobo de Tasmania. A pesar de tener ciertas características que son similares a las de los tigres y los lobos, no estaba relacionado con ambos.

“El tilacino era un marsupial completamente único”, dijo Pask a Newsweek. “Tiene una apariencia distintiva de lobo, una espalda rayada, pero tenía una bolsa donde criaba a sus joeys como otros marsupiales. También fue el único depredador marsupial que vivió en los tiempos modernos.

“Debido a esto, desempeñó un papel esencial en el ecosistema de Tasmania y su pérdida ha tenido profundos impactos“.

En el anuncio de la noticia, según informó Newsweek, Colossal señaló los recientes esfuerzos de reconstrucción, como la reintroducción de lobos en la región de Yellowstone en Estados Unidos, que se considera exitoso.

Un trabajo de laboratorio

Al igual que el proyecto del mamut lanudo, la creación de una especie de representante de tilacino implicará el uso de tecnologías avanzadas de edición de genes.

“Todavía no podemos crear vida a partir de células muertas. Entonces, en cualquier proyecto de extinción, el objetivo es acercarse lo más posible al animal extinto mediante la edición del genoma de las células vivas de su pariente vivo más cercano”, dijo Pask.

Para saber qué ediciones se deben realizar en el genoma del pariente vivo más cercano, un marsupial parecido a un ratón de cola gorda llamado dunnart, los científicos deben poder compararlo con el genoma del tilacino e identificar cualquier diferencia clave. El equipo de Pask ha completado la secuenciación de alrededor del 96 por ciento del genoma de la tilacina, aunque aún queda un trabajo desafiante para precisar el 4 por ciento restante.

Dunnart, un marsupial parecido a un ratón de cola gorda llamado.

“Uno de los recursos clave para este trabajo es un buen genoma de su especie extinta”, dijo Pask. “Debido a que el tilacino es una extinción relativamente reciente, hay muchas muestras en las colecciones de los museos y el ADN está bastante intacto, lo que nos permite construir un excelente modelo del tilacino.

Después de comparar los genomas del dunnart y el tilacino, el equipo modificará genéticamente al primero en todos los lugares en los que es diferente. Este genoma editado luego se insertará en células madre marsupiales a las que se les puede pedir que se conviertan en un embrión sustituto de tilacina, que puede formar un animal completo.

El embrión llegará a término mediante el uso de una madre sustituta o un útero marsupial artificial, que aún no se ha desarrollado.

De manera significativa, Pask dijo que las tecnologías que se están desarrollando para este esfuerzo tendrán “aplicaciones de conservación inmediatas” para los marsupiales modernos, que están altamente concentrados en Australia, un país con una de las tasas de pérdida de biodiversidad más rápidas del mundo.

Colossal había anunciado previamente un objetivo ambicioso para desarrollar las primeras crías híbridas de mamut en los próximos seis años. Si bien Lamm dijo que la compañía aún no ha anunciado una línea de tiempo para el primer tilacino, señaló que el tiempo de gestación de los marsupiales se mide en semanas en comparación con los 22 meses de los elefantes.

“Gran parte de nuestra línea de tiempo gigantesca se basa en la gestación de casi dos años de las crías. Creo que es seguro asumir que el tilacino podría ser uno de los primeros animales en ser traído de vuelta”, dijo Lamm.

Dudas del éxito de la misión

Pese al optimismo de la empresa, Kris Helgen, un experto en mamíferos del Museo Australiano, señaló en el portal Scientific American que el ADN del dunnart y el tilacino son tan diferentes, separados por varios millones de años de evolución, que sería imposible crear un animal que se parezca al tigre de Tasmania.

Además de los desafíos técnicos, otros expertos tenían preocupaciones sobre posibles problemas éticos.

“Todo el discurso se trata de traer de vuelta a este animal, pero en realidad no se habla del bienestar de los animales individuales”, dijo Carol Freeman, investigadora de estudios animales de la Universidad de Tasmania, también citada por Scientific American. “Tanto los dunnarts como los casi tilacinos sufrirían inevitablemente en el curso de estos experimentos, lo que no se puede justificar por un resultado tan incierto. Pasarían muchos años, si es que alguna vez, los tilacinos clonados podrían tener algo parecido a la vida que pudieron haber tenido... y merecer, en la naturaleza”.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

El análisis se basa en 489 estudios de poblaciones de hormigas que abarcan todos los continentes donde habitan estos insectos.