El millonario videojuego chileno que cautivó a PlayStation