En histórico vuelo de prueba EE.UU. vuelve al espacio de la mano de Elon Musk

En una prueba no tripulada, pero crucial para la Nasa, este sábado fue lanzada desde Cabo Cañaveral la nave espacial Crew Dragon, que busca independizarse de Rusia para el envío de astronautas al espacio.


Esta mañana, a las 4.49 horas, como estaba estipulado, la nave Crew Dragon de SpaceX -la compañía de Elon Musk- despegó desde la histórica rampa 39-A (la misma desde donde despegaron las misiones Apollo) del Centro Espacial John F. Kenney, en Cabo Cañaveral, iniciando así, un nuevo hito en la carrera espacial estadounidense. El artefacto está diseñado para llevar a los astronautas a la Estación Espacial Internacional (EEI).

"Despega! el siguiente gran salto en un nuevo capítulo de los sistemas de vuelos espaciales humanos de los Estados Unidos ha dejado la plataforma", escribió la NASA en un su cuenta de Twitter.

https://twitter.com/NASA/status/1101752493761978368

El cohete despegó sin incidentes: El primer y el segundo piso se separaron sucesivamente, posicionado al Dragon en órbita terrestre unos 11 minutos después del despegue en dirección a la EEI. "Dragon, separación confirmada", anunció el controlador de la misión, y, poco después, SpaceX agregaba "Dragon confirmada en buena órbita".

Además, la compañía logró  recuperar el primero piso de un cohete, por 35 vez, que regresó sin problemas hasta una plataforma autónoma en el Atlántico, a 500 kilómetros de la costa.

Aunque esta primera misión será sólo de prueba y sin astronautas, es la primera misión de una nave espacial y cohete estadounidense diseñada y operada comercialmente para humanos. La prueba de vuelo no tripulado, bautizada Demo-1, demostrará la capacidad de la compañía de Musk para lanzar con seguridad una tripulación hacia la Estación Espacial Internacional y devolverlos a casa.

[caption id="attachment_550869" align="alignnone" width="900"]

La nave Crew Dragon (derecha), junto al cohete Falcon 9 que la enviará al espacio. Foto: AP[/caption]

Desde el fin de la era de los transbordadores, EE.UU. ha debido recurrir a Rusia y sus naves Soyuz para transportar astronautas a la Estación Espacial, un viaje por el que la Nasa debe pagar 80 millones de dólares por casa asiento.

Desde entonces, la Nasa licitó el diseño de sus futuras naves, negocio que fue adquirido por SpaceX y Boeing. Fruto de esta privatización, SpaceX ya diseñó una versión de carga de Dragon, la que ya fue probada exitosamente y hoy abastece de suministros a la EEI.

Pero Demo-1 es un paso crítico para demostrar la solidez de la alianza entre la Nasa y SpaceX y su capacidad de volar de forma segura misiones con astronautas de la Nasa al laboratorio orbital.

Nueva forma de operar

Steve Stich, gerente de lanzamiento de la Nasa, dijo en un comunicado que "esta misión es un paso importante para devolver el vuelo espacial humano al suelo estadounidense. Los equipos de SpaceX y Nasa están trabajando juntos en esta misión de principio a fin, como lo hemos hecho a lo largo de este proceso".

Pero no solo es un paso importante para la carrera espacial norteamericana. El ingeniero aeroespacial, Klaus Von Storch, resalta el valor que le agrega la entrada de empresas privadas al desarrollo aeroespacial. "Este hito se relaciona solo con la Nasa, pero está especialmente enfocado en desarrollar otros proyectos que se están proyectando para el futuro", dice.

[caption id="attachment_550872" align="alignnone" width="600"]

La nave saliendo del hangar para ser puesta en la rampa de lanzamiento.[/caption]

Según Von Storch, los planes de SpaceX están enfocados en desarrollar tecnología para enviar una nave tripulada a la Luna y luego a Marte, durante la próxima década. Además SpaceX, junto a la empresa Boeing, están desarrollando cohetes para poner en órbita a la primera estación espacial privada, perteneciente a la compañía Bigelow Aerospace.

"Es un hito para la innovación aeroespacial, ya que los cohetes Falcon que desarrolló SpaceX están diseñados para ser reutilizados. Eso no había ocurrido antes", explica el investigador del Centro de Astrofísica de la Universidad de Chile y experto en naves espaciales, César Fuentes. SpaceX probará la capacidad de los sistemas autónomos de la nave espacial para maniobrar y atracar con la Estación Espacial Internacional.

Durante la aproximación de Crew Dragon, las demostraciones en órbita incluirán actividades de encuentro desde una distancia de hasta 4 kilómetros, conocida como "campo lejano", y actividades dentro de un rango de 1,6 km, conocidas como "campo cercano". A medida que la nave espacial se aproxime a la Estación Espacial Internacional, demostrará su control automatizado y sus capacidades de maniobra, invirtiendo intencionalmente el rumbo y alejándose de la estación antes de la secuencia final de acoplamiento.

Durante este vuelo, Crew Dragon atracará en el módulo Harmony de la estación hacia adelante, equipado con el nuevo adaptador de acoplamiento internacional instalado durante una caminata espacial de agosto de 2016, último puerto utilizado durante la misión final del transbordador en 2011. Anteriormente, los vehículos Dragon de carga se han unido a la Estación Espacial Internacional después de ser capturados por el brazo robótico de la estación. El Crew Dragon volará todo el camino para atracar utilizando nuevos sistemas de sensores, de propulsión y un mecanismo de acoplamiento para conectar a la estación.

En el lanzamiento, Crew Dragon llevó suministros y equipo de la tripulación a la Estación Espacial Internacional y devolverá algunas muestras tomadas con anterioridad a la Tierra. La nave espacial permanecerá acoplada a la Estación Espacial Internacional durante aproximadamente dos semanas. En futuras misiones, la nave podrá permanecer atracado en la estación hasta 210 días durante las misiones de rotación de la tripulación de la Nasa.

El regreso

Después de desacoplar de la estación, Crew Dragon comenzará su descenso a la Tierra. Los objetivos adicionales de la misión de la nave espacial incluirán una salida segura de la estación, seguida de un despliegue de paracaídas para reducir la velocidad de la nave antes de la caída en el Océano Atlántico frente a la Costa Espacial de la Florida. El barco de recuperación de SpaceX, Go Searcher, recuperará Crew Dragon y lo transportará de vuelta al puerto.

La Nasa y SpaceX utilizarán los datos de Demo-1 para prepararse con el Demo-2, la prueba de vuelo tripulado que llevará a los astronautas de la NASA Bob Behnken y Doug Hurley a la Estación Espacial Internacional. La agencia espacial validará el rendimiento de los sistemas de SpaceX antes de enviar a la tripulación a bordo para el vuelo Demo-2, que está programado para julio.

El equipo comercial está trabajando con Boeing y SpaceX para diseñar, construir, probar y operar sistemas de transporte humano seguros, confiables y rentables a la órbita terrestre. Ambas compañías apuntan a realizar pruebas de vuelo con astronautas de la NASA en 2019, lo que restablecerá la capacidad de lanzamiento humano de la Estados Unidos hacia y desde la estación.

Para ver el lanzamiento en vivo, puede ingresar a:

https://www.youtube.com/watch?v=2MhX7bkjg_k

Comenta

Imperdibles