Envases de metal: la inédita iniciativa del delivery para dejar de usar plástico

Los nuevos envases de metal, los que deben ser devueltos por los usuarios.

Proyecto ReTorna es una iniciativa de las empresas TriCiclos y Food Pack para la utilización de empaques reutilizables para la industria del delivery en Latinoamérica.


Se estima que ya en 2018, en el mundo, se pedían cerca de 170 millones de pedidos de comida a domicilio al año, con una tendencia al alza importante. Considerando las dimensiones de los envases de comida plásticos que se usan para transportar los alimentos, se calcula que estos podrían cubrir la superficie de 309 canchas de fútbol.

A consecuencia de esa realidad, sumado a la implementación de la ley que prohíbe los plásticos de un solo uso y que obligará a los restaurantes a utilizar empaques y envases 100% reutilizables para 2024, fue que Uber Eats, junto a la empresa en economía circular TriCiclos, y la empresa Food Pack, lanzaron ReTorna, una inédita iniciativa de empaques reutilizables para la industria del delivery en Latinoamérica.

Única de estas características en la región, y que tiene a Chile como país pionero en la implementación de una inciativa de este estilo, ReTorna ya lanzó su etapa piloto que permitirá a los usuarios hacer un pedido de un restaurante asociado a Uber Eats y elegir la opción de envase reutilizable. El proyecto busca acercar la sustentabilidad a todas las personas, y de esa manera mejorar al mismo tiempo, la experiencia de consumo en los pedidos de delivery.

Prototipo de los envases que reemplazarán al plástico. Usuarios deberán devolverlos.

Por lo mismo, los envases que se utilizarán, serán de acero inoxidable y cada uno tendrá una vida útil de 200 usos, los cuales están diseñados para poder sanitizarse a altas temperaturas, y se higieniza de manera impecable. Proceso que cuenta con todos los requisitos legales y sanitarios, y un certificado microbiológico de la limpieza efectiva de los envases ReTorna que se puede descargar desde el sitio web.

De acuerdo a sus impulsores, al reutilizar siete envases ReTorna, se deja atrás la huella de los bowls o envases no reciclables y sus tapas de PET que se reciclan en un cierto porcentaje. Se espera que el proyecto evite arrojar al medioambiente casi 30 kg de CO2 y ahorrar 2.500 lts de agua.

“Como país es clave incorporar la economía circular y la lógica de cuestionarnos todos las formas en cómo estamos impactando al medio ambiente, y en ese sentido las actividades cotidianas como es el alimentarnos y el tan usado delivery pasa a ser algo fundamental en materia de innovación” comenta Gonzalo Muñoz, cofundador de TriCiclos.

Imagen-GONZALO-MUÑOZ-1315OK
Gonzalo Muñoz.

Otro de los objetivos, señala Marco Nannipieri Gerente General de Uber, “es impulsar una industria gastronómica de manera responsable con el medioambiente, disminuyendo el uso de plásticos en toda la región.”

Nannipieri señala que en los pocos días que lleva activa la iniciativa, ya han logrado que 160 personas se inscriban y que cerca del 40% de estos nuevos usuarios ya está utilizando los envases reutilizables envases.

¿Cómo funciona?

Para utilizarla, antes de hacer un pedido, el usuario debe inscribirse en la página: https://retorna.triciclos.net/. Luego, al hacer un pedido en Uber Eats en los restaurantes adheridos, le aparecerá de forma automática la opción “ReTorna” o “Platos ReTorna” porque la aplicación ya te reconocerá como usuaria de esta iniciativa.

Si se elige esta opción, la orden llegará en recipientes reutilizables, que luego debe enjuagar y devolver dentro de 14 días (también hay retiro a domicilio, con un cobro adicional a los usuarios) en los puntos establecidos, que estarán ubicados en los restaurantes como en algunas Pronto Copec que aparecerán en la página.

Antes de meter cada envase al buzón, cada usuario deberá escanear su código QR y el de cada recipiente.

Una vez devueltos, los envases son sometidos a un proceso de lavado e higienización especial antes de volver a ser entregados a los restaurantes.

Es importante destacar que, por el periodo de pilotaje, el uso de Retorna es gratuito, si se cumple con la devolución de los envases en el período establecido por parte de los usuarios. Si no se devuelve dentro de los 14 día se cobrarán 3 mil pesos y entre más largo el atraso, más adicionales se cobrarán. Luego de finalizada la etapa piloto, el valor por pedido será de $300 aproximadamente.

Por ahora, durante esta primera etapa, la iniciativa ReTorna estará disponible en los restaurantes El Huerto y Quinoa, ubicados en las comunas de Providencia y Vitacura, respectivamente.

“La idea es que las personas tengan acceso a comprar su mismo alimento al mismo precio que lo estás comprando hoy, pero sin haber generado los residuos que implican los envases de un solo uso”, explica Muñoz.

Más restaurantes y regiones

Aunque por ahora el servicio se encuentra disponible solo en la zona oriente de Santiago, enfocarán la primera parte del proyecto a la Región Metropolitana. Sin embargo, desde Uber Eats, esperan que este servicio pueda estar disponible muy pronto en sus más de 6.000 restaurantes asociados.

Gonzalo Muñoz cuenta que uno de las metas es contar con suficientes datos a fines de junio que les debería permitir evaluar cuál va a ser la siguiente fase. “Esperamos que con el deseado éxito del piloto podamos pasar a la siguiente etapa que debiera incluir más restoranes y por supuesto más regiones del país”.

“La pandemia fue una etapa bastante dura, pero pudimos adaptarnos bien a este cambio”, Willy Pernalete, socio repartidor de Uber Eats.

Asimismo, señala que ya se encuentran en conversaciones con nuevos restaurantes que desean añadir al proyecto, cuyos interesados pueden escribir a retorna@triciclos.cl.

“La economía circular tiene que tener este componente de reuso para disminuir la extracción de materias primas, no solo evitar que al final se deseche un elemento o que se favorezca el reciclaje”, concluye el cofundador de TriCiclos.

Lea también en Qué Pasa:

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

La deforestación en la selva amazónica de Brasil aumentó más del 80% en agosto con respecto al año anterior, según mostraron datos preliminares del gobierno en septiembre.