La científica Aymara que unió ciencia y arte en Alemania

Q53C8422

Alexa Garín Fernández Foto: Max Planck Institute for Marine Microbiology, A. Esken

Alexa Garín Fernández, doctora en Microbiología Marina, desde muy pequeña siempre tuvo el dilema de si le gustaba más el arte o la ciencia, o si debía elegir una sola. Hoy sabe que se puede hacer ambas.




Gracias al apoyo del Instituto Max Planck en Microbiología Marina, ubicado en Bremen, Alemania; la científica Alexa Garín Fernández, de 31 años, tuvo la oportunidad de crear un mural donde unió sus dos grandes pasiones: el arte y la ciencia.

La joven oriunda de la ciudad de Antofagasta, proviene de una familia Aymara y vive actualmente en Bremen. Llegó al viejo continente para realizar su doctorado el año 2013, donde primero se dedicó a aprender el idioma y luego de 12 meses, comenzó sus estudios.

Cuando Alexa estaba por terminar su Licenciatura en Biotecnología en la Universidad de Antofagasta, fue la científica Cristina Dorado, su supervisora en sus estudios de pregrado, quien la ayudó a considerar estudiar en el extranjero, "y que sí era posible postular a un doctorado" cuenta Garín. "Además de encontrar la posibilidad de poder hacer arte en conjunto con su profesión estando en otro país, entendí el tesoro de ser una mujer indígena (estando allá)", destaca.

Mientras hacía su doctorado en ecología de fagos (virus de Bacteria) en la Universidad Jacobs Bremen, en conjunto con el Instituto Alfred Wegener y el Instituto Max Planck; la doctora Garín (@microbiobac) en el 2017 comenzó a compartir sus dibujos en redes sociales, las mismas que luego sus colegas utilizaban en sus presentaciones.

Fue así como esto llegó a lo oídos del director del Instituto Max Planck en Microbiología Marina, quien al ver cómo la científica chilena convertía conceptos complejos en arte de fácil entendimiento, la invitó a crear un mural donde pudiese plasmar diferentes conceptos a través de lo que a ella le gustaba hacer.

El mural

La joven científica cuenta que eligió su carrera gracias a que su madre siempre le enseñó a cuestionarlo todo. Vio en la ciencia y más bien en la Biotecnología, dice, una forma de saber cómo funciona el ecosistema. Pero además, le llamó la atención que tanto la ciencia como el arte, que siempre le gustó, eran críticos.

El mural artístico tomó seis meses para su realización. Representa los complejos estudios realizados por los científicos del Instituto Max Planck en Microbiología.

A partir del "gran mundo" (ciencia), esta joven, a quien también le gustan mucho los cómics y Pokemón, muestra gradualmente más y más detalles hasta que llega a organismos unicelulares y mira a través del microscopio con el espectador.

Al mismo tiempo, el trabajo muestra la vida cotidiana en el instituto entre el microscopio, el laboratorio y la computadora, y mantiene como elemento de conexión fluyendo constantemente entre ellos: el agua de mar.

[caption id="attachment_1014517" align="alignnone" width="4724"]

Mural realizado por Alexa Garín en el Instituto Max Planck, Bremen. Foto: Institute Max Planck for Marine Microbiology, A. Esken[/caption]

Durante la su realización, esta científica chilena estaba realizando su tesis. "Cuando no estaba escribiendo, pintaba el mural" cuenta. Además, dice que recibió mucho apoyo por parte de la institución, tanto del director como de sus colegas, que incluso cooperaron en su realización.

El mural resume claramente el trabajo del Departamento de Ecología Molecular en palabras e imágenes, y muestra a los visitantes por qué las personas dedican su vida a investigar lo aparentemente invisible.

Para hacer esto posible en Chile, Garín, sostiene que hay que dejar de ver la ciencia como una herramienta productiva. "La ciencia es para todes y también es por eso lo que se esté luchando ahora, para que todos tengamos las mismas posibilidades. Que se haga una política ética y consciente del ambiente y que tenga un contexto para regiones, ya que no todos podemos hacer ciencia en Santiago, sumado a que no hay políticas para hacer ciencia indígena", dice.

Ser mujer, indígena e inmigrante

"A pesar de que en el contexto europeo se incentiva a la mujer a ser parte de la ciencia hay una presión social siempre, y en Chile hay una presión política que en la educación es súper sexista. Entonces, si eres una mujer estudiando ciencia te hacen sentir que tú no perteneces ahí", cuenta la doctora en Microbiología Marina.

Además, agrega que a veces da la sensación de que "fuiste un caso especial", lo que considera muy injusto, "por eso hay que visibilizar esta situación" afirma.

Al estar en Alemania, esta antofagastina se dio cuenta que "yo acá soy una mujer de color, indígena e inmigrante" pero es algo de lo que ha aprendido a sentirse orgullosa, sobre todo de sus raíces Aymaras, situación a la que nunca le tomó el peso mientras vivía en el norte del país.

Por esta razón, es que dice que hay que llevar una política de igualdad de género y sumarle políticas de educación no sexista desde las bases del colegio.

[caption id="attachment_1014522" align="aligncenter" width="640"]

Foto: Max Planck Institute for Marine Microbiology, A. Esken[/caption]

Tiene planeado volver a Chile o Latinoamérica, ya que para ella la ética y lo social es muy importante y le encantaría regresar y poder aportar con sus conocimientos tanto en la ciencia como el arte. "Siento que es muy necesario crear este espacio, igual como este profesor que me pudo ver algo en mí y que tuvo esa idea del mural, lograr eso en la educación".

Asimismo, "soñando, me encantaría estar en el norte de Chile haciendo investigación y divulgación, mostrando a otras niñas de allí que ellas también pueden, pero que la decisión depende ellas" ya que, "a la Alexa de la universidad nunca se le hubiese imaginado que podía salir del país" agrega.

"No importa lo que hagamos siempre nos van a criticar, así que, si podemos hacer algo que nos haga feliz, lo demás sale solo y siempre nos podemos rehacer" no olvidando que no hay que dejar de lado las cosas que nos gustan para realizar lo que queremos, finaliza.

[caption id="attachment_1014524" align="aligncenter" width="640"]

Foto: Max Planck Institute for Marine Microbiology, A. Esken[/caption]

**Puedes encontrar a Alexa Garín en Facebook, Instagram y Twitter como @microbiobac y si deseas darle una "propina" para apoyarla en sus proyectos en la divulgación de la ciencia, me pueden dejar un ko-fi en ko-fi.com/microbiobac

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.