La mitad de las playas mundiales podrían desaparecer para 2100: Chile sería uno de los más afectados

la foto muestra una playa erosionada

Aunque se logre reducir de manera eficaz las emisiones de gases de efecto invernadero -responsables del calentamiento global-, más de un tercio de los litorales arenosos se encuentran amenazados, según un estudio.





El cambio climático y el aumento del nivel de los océanos podrían hacer desaparecer la mitad de las playas de arena en el mundo de aquí a 2100, de acuerdo a un estudio publicado este lunes en la revista Nature Climate Change.

Inclusive, aunque la humanidad logre reducir de manera eficaz las emisiones de gases de efecto invernadero, que son las responsables del calentamiento global, más de un tercio de los litorales arenosos se encuentran amenazados, según este estudio.

Su desaparición tendría un gran impacto sobre las actividades turísticas, pero no solamente a este nivel.

“Además del turismo, las playas de arena constituyen a menudo el primer mecanismo de protección contra las tormentas e inundaciones y, sin éstas, los impactos de los fenómenos climáticos extremos serían probablemente mucho más fuertes”, advirtió Michalis Vousdoukas, quien dirigió el estudio y es investigador en el Centro Común de Investigación de la Comisión Europea.

Las playas de arena ocupan más de un tercio de los litorales marítimos del mundo y, a menudo, se encuentran en regiones densamente pobladas. Pero están amenazadas por la erosión a causa de las nuevas construcciones, el aumento del nivel de los océanos, tormentas, amenazando asi a las infraestructuras y a la vida.

Australia podría ser el país más duramente afectado, con sus casi 15.000 km de playas arenosas borradas del mapa dentro de 80 años, por delante de Canadá, Chile y Estados Unidos. México, China, Rusia, Argentina, India y Brasil también se encuentran entre los países en primera línea en cuanto a fragilidad.

Los científicos han trabajado a partir de dos escenarios o modelos, desde el “peor”, en que las emisiones de gases de efecto invernadero continúen a su ritmo actual, u otro, en el cual el calentamiento global se limite a 3°C, un nivel no obstante considerado elevado.

En el peor de estos casos, el 49,5% de las playas de arena desaparecerían, o sea, aproximadamente 132.000 km de costas. En el otro, alrededor de 95.000 km se verían afectados.

El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (de la ONU, el GIEC), estimaba en un informe publicado en septiembre pasado que los océanos podrían elevarse en 50 cm para 2100 en el mejor de los casos, y 84 cm en el peor. Sin embargo, muchos científicos creen que estas hipótesis son conservadoras.

Chile

No es la primera vez que un estudio destaca este tipo de problemas en las costas chilenas. En 2019 un estudio encargado por el Ministerio del Medio Ambiente al Centro de Cambio Global UC (CCG), el Centro de Investigación para la Gestión Integrada del Riesgo de Desastres (CIGIDEN), la Universidad de Valparaíso, la Universidad de Playa Ancha, la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso y la Universidad Católica del Maule determinó que un 80% de las playas nacionales contaba con algún grado de erosión debido al cambio climático.

En la investigación se señala que en Chile existen alrededor de 19.000 asentamientos costeros, infraestructura, equipamiento y sistemas naturales expuestos en los primeros 10 metros sobre el nivel del mar, que podrían ser afectados por el incremento del nivel del mar y el aumento de la intensidad de las marejadas que hemos proyectado a mediados de siglo.

Para 2045, el trabajo proyecta que 589 manzanas censales, 46.357 personas y 18.338 viviendas “pasarían a ubicarse en zonas de inundación”. Lo mismo ocurriría con 17 puentes, 4.245 puntos de la red vial, ocho centros de distribución de energía por hidrocarburos, una central termoeléctrica, dos subestaciones y 53 elementos de infraestructura sanitaria.

Respecto del equipamiento, 10 edificaciones de bomberos, siete establecimientos de salud, 49 de educación y cinco de policía también quedarían dentro de lo que se considera zona inundable. A ellos, se suman otros 358 elementos relacionados con la industria del turismo.

En el estudio se se analizaron 35 playas de la zona centro y norte, encontrando 28 con niveles de erosión moderada o alta. Las más afectadas serían Pichilemu, Santo Domingo, algarrobo y Hornitos. Por otro lado hay playas que han aumentado su superficie, como Llico, Tubul y El Encanto.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.