Las precisiones del científico de Harvard que postula origen extraterrestre de Oumuamua

Avi Loeb, de la U. de Harvard, autor principal del estudio dice a Qué Pasa, que su principal hallazgo es que el objeto se mueve por la presión de la luz solar, para lo cual debe tener menos de un milímetro de espesor, como una vela ligera. Para comprobar si es de una civilización más avanzada, se requieren más observaciones, por ahora imposibles por lo rápido que navega en el Sistema Solar.


A fines de octubre el blog científico Universe Today publicó un artículo titulado “¿Podría ´Oumuamua ser una vela solar extraterrestre?”, en referencia a el objeto interestelar descubierto el 19 de octubre de 2017 en el Sistema Solar, por el Telescopio de Inspección Panorámica y el Sistema de Respuesta Rápida -1 (Pan-STARRS-1) en Hawai, que se nombró como 1I / 2017 U1, pero que se conoce como ´Oumuamua.

El texto indicaba que según algunas especulaciones, específicamente por su forma, ‘Oumuamua podría ser una nave interestelar, y mencionaba un nuevo estudio del Centro Smithsonian de Astrofísica (CfA) de Harvard, confirmaba esa teoría. Similar análisis realizó el blog científico Centauri dreams, que puso fragmentos del estudio de Harvar, indicando un origen artificial y la posibilidad que sea una vela luminosa que flota en el espacio interestelar como escombros de un equipo tecnológico avanzado.

Pero no fue hasta la segunda semana de noviembre en que la noticia explotó en medios de todo el mundo. En titulares se resaltó que el misterioso objeto sería una “nave extraterrestre”  y que “fue enviada intencionalmente” a la Tierra.

¿Es una nace extraterrestre? Avi Loeb, profesor de ciencias de la Universidad de Harvard, autor principal del estudio responde por correo a Qué Pasa que “la evidencia sobre `Oumuamua no es concluyente sino interesante”.

Incógnita científica

El estudio, que será publicado la próxima semana en The Astrophysical Journal Letters, describe el movimiento de `Oumuamua, concluyendo que se puede describir gracias a una aceleración causada por radiación solar. Para ello asumen que debería tener un espesor muy delgado, menor a un centímetro (entre 0,3 mm a 0.9 mm).

Impresión artística de Oumuamua. Foto: AFP

`Oumuamua se desvía con una trayectoria dictada únicamente por la gravedad del Sol. Esto podría haber sido el resultado de la desgasificación de los cometas, indica Loeb a Qué Pasa. Pero no hay evidencia de que haya una cola cometaria a su alrededor.

Además, los cometas cambian el período de su giro y no se detectó tal cambio para `Oumuamua. “El exceso de aceleración de ‘Oumuamua se detectó en múltiples momentos, descartando una ´patada´ impulsiva debido a una ruptura del objeto. La única otra explicación que me viene a la mente es la fuerza adicional ejercida en ‘Oumuamua por la luz solar”, explica Loeb.

Si su movimiento se debe a la presión ejercida por la luz solar, ‘Oumuamua debe tener menos de un milímetro de espesor, como una vela. ¿Qué tipo de estructura podría ser tan delgada? Loeb en el estudio propone como opción: una vela ligera, diseñada para aprovechar el impulso de los fotones como una fuerza propulsora.

Explica que actualmente nuestra propia civilización está comprometida en el desarrollo de la tecnología light-sail (vela ligera). Es el caso del proyecto japonés IKAROS, que ya demostró el principio de la vela solar y se está desarrollando hacia el objetivo de alcanzar altas velocidades con el proyecto Starshot de la Fundación Breakthrough Prize, en la cual Loeb preside el consejo asesor.

“Es concebible que una civilización más avanzada esté usando esta tecnología de manera rutinaria, y esto resultó en escombros espaciales del tipo ‘Oumuamua”, sostiene.

Sin embargo, no afirma que ‘Oumuamua sea definitivamente una nave extraterrestre. Falta la única característica crítica que exigen los expertos del Search for Extra Terrestrial Intelligence (SETI), dice Loeb. No pueden replicar  las observaciones, porque’ Oumuamua ya está fuera del alcance de los mejores telescopios.

“De cara al futuro, deberíamos buscar otros objetos interestelares en el cielo. Tal búsqueda se asemejaría a mi actividad favorita con mis hijas cuando estamos de vacaciones en una playa, es decir, examinar las conchas arrastradas desde el océano. No todas las conchas son iguales, y de manera similar, solo una fracción de los objetos interestelares podrían ser restos tecnológicos de civilizaciones alienígenas. Pero debemos examinar todo lo que ingresa al Sistema Solar desde el espacio interestelar para inferir la verdadera naturaleza de ‘Oumuamua u otros objetos de su misteriosa población“, indica.



Seguir leyendo