Mama, colon, riñón, hígado y páncreas: alertan explosivo aumento de cánceres en menores de 50 años

Científicos identifican los factores de riesgo y las tendencias detrás de una incidencia creciente de cánceres de aparición temprana en todo el mundo.


En las últimas décadas, cada vez más adultos menores de 50 años están desarrollando cáncer. Un estudio realizado por investigadores del Brigham and Women’s Hospital revela que la incidencia de cánceres de aparición temprana (aquellos diagnosticados antes de los 50 años), incluidos los cánceres de mama, colon, esófago, riñón, hígado y páncreas, entre otros, ha aumentado drásticamente alrededor del mundo, con este aumento drástico que comenzó alrededor de 1990.

En un esfuerzo por comprender por qué muchas más personas jóvenes están siendo diagnosticadas con cáncer, los científicos realizaron análisis exhaustivos de los datos disponibles en la literatura y en línea, incluida información sobre exposiciones en la vida temprana que podrían haber contribuido a esta tendencia. Los resultados se publican en Nature Reviews Clinical Oncology.

“A partir de nuestros datos, observamos algo llamado efecto de cohorte de nacimiento. Este efecto muestra que cada grupo sucesivo de personas nacidas en un momento posterior (p. ej., una década más tarde) tienen un mayor riesgo de desarrollar cáncer más adelante en la vida, probablemente debido a los factores de riesgo a los que estuvieron expuestos a una edad temprana”, explicó Shuji Ogino ., MD, PhD , profesor y médico científico en el Departamento de Patología del Brigham.

“Descubrimos que este riesgo aumenta con cada generación. Por ejemplo, las personas nacidas en 1960 experimentaron un mayor riesgo de cáncer antes de cumplir los 50 años que las personas nacidas en 1950 y predecimos que este nivel de riesgo seguirá aumentando en las generaciones sucesivas”.

Foto: Reuters

Para realizar este estudio, Ogino y el autor principal Tomotaka Ugai, MD, PhD, también del Departamento de Patología, y sus colegas primero analizaron datos globales que describen la incidencia de 14 tipos diferentes de cáncer que mostraron una mayor incidencia en adultos antes de los 50 años desde 2000 hasta 2012. Luego, el equipo buscó estudios disponibles que examinaran las tendencias de los posibles factores de riesgo, incluidas las exposiciones tempranas de la vida en las poblaciones generales. Finalmente, el equipo examinó la literatura que describe las características tumorales clínicas y biológicas de los cánceres de aparición temprana en comparación con los cánceres de aparición tardía diagnosticados después de los 50 años.

En una revisión extensa, el equipo descubrió que el exposoma de la vida temprana, que abarca la dieta, el estilo de vida, el peso, las exposiciones ambientales y el microbioma, ha cambiado sustancialmente en las últimas décadas. Por lo tanto, plantearon la hipótesis de que factores como la dieta y el estilo de vida occidentalizados pueden estar contribuyendo a la epidemia de cáncer de aparición temprana.

El equipo reconoció que esta mayor incidencia de ciertos tipos de cáncer se debe, en parte, a la detección temprana a través de programas de detección del cáncer. No pudieron medir con precisión qué proporción de esta creciente prevalencia podría atribuirse únicamente a la detección y detección temprana. Sin embargo, señalaron que es poco probable que aumente la incidencia de muchos de los 14 tipos de cáncer debido únicamente a la mejora de las pruebas de detección.

Los posibles factores de riesgo para el cáncer de aparición temprana incluyeron el consumo de alcohol, la falta de sueño, el tabaquismo, la obesidad y la alimentación altamente procesada.

Sorprendentemente, los investigadores descubrieron que, si bien la duración del sueño de los adultos no ha cambiado drásticamente durante varias décadas, los niños duermen mucho menos hoy que hace décadas. Factores de riesgo como alimentos altamente procesado, las bebidas azucaradas, la obesidad, la diabetes tipo 2, el estilo de vida sedentario y el consumo de alcohol han aumentado significativamente desde la década de 1950, lo que, según especulan los investigadores, ha acompañado al microbioma alterado.

“Entre los 14 tipos de cáncer en aumento que estudiamos, ocho estaban relacionados con el sistema digestivo. Los alimentos que comemos alimentan los microorganismos en nuestro intestino”, dijo Ugai. “La dieta afecta directamente la composición del microbioma y, eventualmente, estos cambios pueden influir en el riesgo y los resultados de la enfermedad”.

Foto: Rodrigo Saénz/AGENCIAUNO

Una limitación de este estudio es que los investigadores no tenían una cantidad adecuada de datos de países de bajos y medianos ingresos para identificar tendencias en la incidencia del cáncer durante décadas. En el futuro, Ogino y Ugai esperan continuar con esta investigación recopilando más datos y colaborando con institutos de investigación internacionales para monitorear mejor las tendencias globales. También explicaron la importancia de realizar estudios de cohortes longitudinales con el consentimiento de los padres para incluir a niños pequeños a los que se les puede dar seguimiento durante varias décadas.

“Sin tales estudios, es difícil identificar qué hizo una persona con cáncer ahora hace décadas o cuando era niño”, explicó Ugai, “Debido a este desafío, nuestro objetivo es realizar más estudios de cohortes longitudinales en el futuro en los que sigamos el mismo cohorte de participantes a lo largo de sus vidas, recopilando datos de salud, posiblemente de registros de salud electrónicos, y muestras biológicas en puntos de tiempo establecidos. Esto no solo es más rentable teniendo en cuenta los muchos tipos de cáncer que deben estudiarse, sino que creo que nos brindará información más precisa sobre el riesgo de cáncer para las generaciones venideras”.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Recientemente, un conjunto de normas abrió la puerta a las mujeres que deseen dedicarse al boxeo, ya que desde la revolución de Fidel Castro, estaba prohibido que participaran en torneos.