No ocurría hace una década: desierto de Atacama florece en pleno invierno

No ocurría hace una década: desierto de Atacama florece en pleno invierno.

La última vez que ocurrió fue en 2015 y según experto de Conaf, el evento se prolongará hasta fines de julio.


Las dunas de arena del desierto de Atacama en Chile, el más seco del planeta, han sido cubiertas por flores blancas y moradas en los últimos días después de que las primeras lluvias provocaron que brotaran flores en pleno invierno del hemisferio sur.

Atacama ha sido apodado el “desierto floreciente”, con semillas y bulbos resistentes que soportan el duro clima para florecer cada pocos años en la primavera.

En total, se pueden llegar a apreciar más de 200 especies de flores, en su mayoría endémicas.

El inesperado fenómeno que provocaron las últimas lluvias en el desierto de Atacama

Pero las recientes lluvias han provocado que florezcan antes de tiempo. La última floración temprana de Atacama se produjo en 2015, que es un fenómeno distinto conocido como Desierto Florido, el que fue descartada por la administración del Parque Nacional Desierto Florido.

Todavía no ha habido suficientes floraciones invernales para ser considerada oficialmente una ocurrencia del “desierto florido”, según César Pizarro, quien dirige la conservación de la biodiversidad para la Corporación Nacional Forestal (Conaf). “Las flores que hay no alcanzan ni el 1% de la región”, añade.

Pero se esperan más lluvias en las próximas semanas, lo que podría provocar que florezcan flores en un área más amplia, dijo Pizarro. “Mientras tanto, tenemos que esperar”, afirmó.

“La oportunidad de poner un pie en este lugar y poder disfrutar de su belleza es maravillosa”, dijo la visitante Fernanda Ponce a la agencia Reuters. “Es un privilegio”.

Pizarro explica a Qué Pasa que se trata de una activación vegetal acotada producto de lluvias comenzando el otoño. “Y podría durar hasta fines de julio en algunos lugares”.

Así luce el desierto de Atacama durante estos días. Crédito: Conaf

“Llama la atención de las personas las fotos de prados de flores que han aparecido en medios, y sí hay, pero son muy pequeñas al interior del Parque Nacional Desierto Florido, una zona de alta fragilidad ambiental”, explica.

“Para que ocurra el fenómeno Desierto Florido como todos lo conocen, se requieren lluvias entre julio y agosto, para que así ocurra una activación en primavera”, añade Pizarro, también biólogo en gestión de recursos naturales.

Debido a las últimas lluvias, han aparecido algunas especies endémicas. Crédito: Conaf

El jefe sección Conservación de la Biodiversidad de Conaf Atacama sostiene que “esperamos que llueva por lo menos 15 mm en la Región de Atacama dentro de las próximas seis semanas, para así aseverar que ocurrirá el fenómeno Desierto Florido como tal en la región”.

Últimas lluvias llenan de flores el desierto de Atacama: siglos XVII y XVIII

El llamado Desierto Florido se ha producido en 1983, 1987, 1991, 1995, 1997, 2000 y 2002. Pero en 2015 se dio un fenómeno particular y diferente, ya que se presentaron dos floraciones: la primera fue entre abril y mayo, muy similar a la actual; y una segunda, entre septiembre y octubre, técnicamente un Desierto Florido.

El Desierto Florido cuenta con antecedentes históricos. Por ejemplo, fue utilizado en el período prehispánico y colonial como ruta entre Copiapó y Vallenar. Además, en los siglos XVII y XVIII se realizaron las primeras colectas florales, a cargo de botánicos Hipólito Ruiz López y José Antonio Pavón y Jiménez durante la Expedición Botánica al Virreinato del Perú (1777).

En 1831 el naturista francés Claudio Gay intentó conocer el Desierto Florido, pero se encontró con una gran sequía, por lo que solo pudo analizar algunas especies de cactus. Sin embargo tuvo su revancha cinco años después.

En 1835, el científico británico Charles Darwin hizo mención del “efecto de las lluvias sobre las semillas y del efecto de las escasas lluvias que producían una enorme abundancia de vegetación en Copiapó y Huasco”.

Imagen referencial del Desierto Florido, muy similar al actual fenómeno.

En 1853, y encargado por el Gobierno, Rodulfo Philippi realizó la expedición científica “Viaje al Desierto de Atacama”, donde describió en su trayecto en tren entre Caldera y Copiapó los efectos de las lluvias.

Últimas lluvias llenan de flores el desierto de Atacama: zona de protección

El Parque Nacional Desierto Florido fue anunciado en octubre de 2022 y oficialmente creado en julio de 2023, totalizando un área de 57.107 hectáreas.

La gente visita un área del desierto de Atacama durante la inesperada floración del desierto de Atacama. Foto: Reuters

Sin embargo, las medidas de protección del lugar comenzaron antes. Fue en 1997, cuando el Gobierno Regional de la Región de Atacama estableció la Comisión del Desierto Florido, decretando zonas de protección y de interés turístico.

Además, se sumó el hecho de que las comunas de Vallenar y La Serena anunciaron la prohibición, mediante decreto alcaldicio, de extracción, corte, transporte y comercialización de especies de flora del Desierto Florido como huillis, añañucas y garra de león, entre otras.

Posteriormente se sumaron otras municipales como La Higuera, Freirina y Caldera, señalando la protección para más de 120 especies vegetales asociadas al fenómeno. Y también, incorporaron la prohibición de circulación de vehículos motorizados.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbete aquí.