¿Cómo atender y cuidar a las personas mayores durante el estado de emergencia?

AdultosMayoresWEB

En escenarios de estas características se comienzan a manifestar distintos síntomas en la esfera de la salud mental como ansiedad, incertidumbre, miedo, angustia.




Los últimos días hemos sido testigos de eventos lamentables que han generado diversos daños a los cuales está expuesta la población, pero particularmente las personas mayores. Esto es aun más relevante en aquellos que son vulnerables o frágiles, pues están expuestos en mayor proporción a sufrir distintas consecuencias a raíz de dichos eventos, incluso la muerte, a lo cual debemos prestar atención, y protegerles, tal como lo establece la Convención Interamericana sobre la Protección de los Derechos Humanos de las Personas Mayores ante situaciones de riesgo y emergencias humanitarias.

En el caso de las manifetaciones asociadas a disturbios, y la instauración de estado de emergencia en muchas regiones de nuestro país, debemos considerar a las personas mayores en especial aquellas con limitaciones para desplazarse, con enfermedades crónicas avanzadas, mayor dependencia funcional, Deterioro Cognitivo (y Demencias) o con condiciones socioeconómicas más restringidas y que están con mayor susceptibilidad a enfermedades agudas, como descompensación de enfermedades cardiovasculares, infecciones respiratorias y gastrointestinales, trastornos de ansiedad y stress, que pueden descompensar éstas últimas.

En escenarios de estas características se comienzan a manifestar distintos síntomas en la esfera de la salud mental como ansiedad, incertidumbre, miedo, angustia, originados ante el eventual desabastecimiento por cierre de servicios (supermercados, farmacias, transporte público, etc), eventual corte de suministros básicos (agua, luz, gas etc), sistemas de salud con restricciones de funcionamiento, etc. Por otro lado también se pueden manifestar con somatizaciones en tres componentes:

• Experiencial: lo constituyen los síntomas que experimenta el sujeto.

• Cognitivo: es la interpretación que el paciente hace de sus síntomas. En general, interpreta la somatización en el contexto de una enfermedad amenazante no detectada. Por ejemplo, pensar que el angor sea por estar cursando con un infarto agudo al miocardio.

• Conductual: la persona busca un diagnóstico y un tratamiento médico de forma persistente. Lo que podría implicar múltiples consultas en servicios de urgencia.

Además personas mayores pueden presentar signos y síntomas de descompensación de enfermedades crónicas en especial de origen cardiovascular y respiratorias.

Es recomendable siempre considerar:

1. Identificar signos de angustia psicológica (agitación, apatía, enojo, ansiedad, confusión, pérdida de memoria, sentimiento de pérdida de noción de tiempo, aislamiento, etc). Intentar transmitir una sensación de seguridad y calma, apoyo y acompañamiento.

2. Resolver dudas, orientar y brindar consuelo de ser necesario.

3. Acompañarle a una zona segura y si es necesario que no regrese a casa, buscando un albergue cercano.

4. Confirmar si toma medicamentos y comprobar si tiene sus próximas dosis a la mano.

5. Todas las personas con enfermedades pulmonares o cardiacas deben permanecer en interiores con las puertas y las ventanas cerradas, y evitar trabajos excesivos, así como la exposición al humo del tabaco y otras sustancias irritantes.

6. Las personas con enfermedades crónicas deben contactar a su centro de atención de salud cuando surjan algunos de los siguientes síntomas: dolor de cabeza, tos constante, opresión o dolor en el pecho, respiración sibilante, producción excesiva de flema, dificultad para respirar y náuseas

7. Ingerir bastante líquido, uso de mascarillas y también se recomienda no realizar actividad física al aire libre.

8. Usar ropa ligera, de color claro y holgada.

9. Mantenerse hidratado (Beba agua frecuentemente, cada 20 a 30 minutos). No esperar a tener sed para beber más líquidos.

10. Informarse del funcionamiento de los servicios básicos y de la red de salud pública local. Contactar con centro de salud para apoyo biopsicosocial según corresponda

11. La estimulación de la actividad física es importante, debemos evitar que pierdan funcionalidad, y para ello es muy relevante organizar un esquema de ejercicios que pueda seguir, aun estando en lugares como albergues o en el domicilio.

12. Mantener kit de emergencia, que contenga:

• Agua: considera dos litros por persona al día (incluye botellas chicas que son más fáciles de trasladar).

• Comida: enlatada, barras energéticas y comida deshidratada.

• Abrelatas manual.

• Linternas y baterías.

• Radio portátil con baterías adicionales.

• Botiquín de primeros auxilios.

• Ítemes especiales: medicamentos y anteojos, audifonos (cualquier ayuda técnica según el caso). Considerar necesidades especificas en pacinetes en dialisis, uso O2 domiciliario, etc.

• Llaves de repuesto de tu casa y de tu auto.

• Dinero en efectivo.

• 1 muda de ropa de recambio.

• Copia del Plan de Emergencia según lo indicado por autoridades.

Directora de la Sociedad de Geriatría y Gerontología de Chile *

Comenta