Por una ampliación de la ley de cuidados paliativos

Imagen referencial. Foto: AFP




Recientemente se dio a conocer la noticia del fallecimiento de la doctora Liliana Ortiz, experta en bioética de la Universidad de Concepción, producto de un cáncer de mama en etapa avanzada. Poco antes la doctora grabó un video donde compartió el sufrimiento vivido por sus síntomas, agregando que se le aplicó sedación paliativa para que su muerte fuera tranquila.

La sedación paliativa es una medida de alivio para pacientes cuya muerte se prevé próxima y que presentan sufrimiento refractario a un tratamiento. Forma parte del cuidado paliativo, que es un proceso integral y multidisciplinario que involucra tratamiento contra el dolor, acompañamiento al paciente y manejo de sintomatología que, por ley, sólo tiene cobertura para pacientes oncológicos.

Actualmente la Comisión de Salud del Senado discute el proyecto de Ley sobre reconocimiento y protección de los derechos de las personas con enfermedades terminales y el buen morir. Con ello, se está avanzando positivamente en la discusión sobre garantizar el cuidado integral de la persona y aliviar padecimientos asociados a una enfermedad grave o terminal.

La propuesta pretende establecer una ley marco que regule los cuidados paliativos, que siente las bases de la cultura del alivio de los síntomas que afectan el final de la vida y propicie una muerte digna, que considere no sólo a la persona enferma sino también a su familia y a quienes cuidan de ella.

Esperamos que esta ley consiga, entre otras cosas, aumentar el espectro de cobertura en cuidados paliativos. Todos los pacientes graves, independiente de su diagnóstico, deben tener el derecho a una atención digna en el final de su vida.

*Presidenta de la Sociedad Médica de Cuidados Paliativos

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.