Pseudociencia en tiempos de pandemia: los peligros de las soluciones mágicas

Recomendaciones insólitas como usar orina de vaca como desinfectante y beber cloro como cura, se expanden junto con el virus. La ciencia es clara: la única solución es una vacuna y medidas preventivas como el lavado de manos y la distancia social.




El 2 de marzo, Suman Haripriya, miembro electo del gobernante Partido Bharatiya Janata (BJP), en la India, señaló que la orina y el estiércol de vaca podrían usarse para combatir el brote de coronavirus. Una solución insólita y alejada de las recomendaciones científicas, y por lo demás muy peligrosas. Pero no fue la única. Chakrapani Maharaj, un líder hindú, dijo a un sitio de noticias que organizaría un evento para educar a las personas sobre el uso de productos de vaca para enfrentar la enfermedad.

Esa promoción de soluciones mágicas de la pseudociencia, no solo se han dado en la India. En Irán, fallecieron 44 personas y cientos fueron hospitalizadas, después de beber alcohol de contrabando tras el rumor de que el alcohol ayudaría a curar o prevenir el Covid-19. El alcohol está prohibido en Irán.

Los peligros de la desinformación en tiempos de pandemia, no solo puede tener implicancias negativas como avivar el miedo y la propagación del pánico, también son riesgosas para la salud.

Pero la cantidad de información errónea sobre el coronavirus crece al igual que la expansión del virus. De hecho, un análisis de Tailandia sugiere que el 75% de las noticias sobre el brote son noticias falsas, como por ejemplo, la mencionada alternativa de usar orina de vaca como desinfectante y beber cloro como cura.

El análisis, realizado por el Centro de Noticias Anti-Fake del Ministerio de Economía y Sociedad Digital de Tailandia, señala que de 43 noticias relacionadas con el coronavirus, 33 son infundadas y ficticias. Para evitar las noticias falsas, el gobierno de ese país se reunió con agencias relacionadas y el sector privado, incluido un ejecutivo de Facebook, para discutir las medidas que se pueden tomar contra la difusión de noticias falsas.

Masificación

Actualmente no solo el coronavirus se expande. En la era de internet y de mensajería por celular, tenemos otro fenómeno viral, indica el neurocientifico en la Universidad de Rutgers, New Jersey (EE.UU.), Pablo Muñoz: “La masificación de falsas noticias y consejos basados en pseudociencias para curar enfermedades, y por supuesto, no iban a faltar los consejos milenarios o milagrosos para prevenir o curar el corona virus (Covid-19)”.

Organizaciones de 30 países se han reunido para revisar hechos (factcheck) y desmentir falsas terapias relacionadas con el coronavirus. Como ejemplo, Muñoz menciona, a un pseudoterapeuta en España y a otro en EE.UU., que aconsejan el consumo de cloro o MMS (solución mineral milagrosa) para curar el virus. “Esta solución causa vómitos severos y daña el hígado y puede ser letal. Sus propiedades han sido desmentidas y prohibida para uso médico”, aclara.

Pero no se trata del único ejemplo. Circula un texto con consejos homeopáticos y de practica ayurvedica de una universidad India con diferentes suplementos para prevenir el virus, “nada de lo publicado tiene evidencia científica”, dice Muñoz.

“Otro contenido muy popular es acerca de ‘los alimentos milagrosos o infusiones que ayudarían a no contraer el virus’ recomendados por médicos brasileños. Ejemplos, té de hinojo, jengibre, orégano, alimentos fermentados, etc., porque reforzarían el sistema inmune. Además de sugerir, vitamina C, que es uno de los mitos más populares como súpernutriente que potencia el sistema inmune. Además, se sugiere suplementos como zinc, te verde o equinácea”, detalla Muñoz.

Si bien estos suplementos no causan mayor daño, explica, salvo en casos con daño hepático y contraindicaciones por consumo de otros medicamentes, “no sirven para ningún tratamiento viral y no ayudan a prevenir el Covid-19, le hacen más daño a su bolsillo”.

Dentro de las informaciones de cómo combatir el coronavirus están aquellas que sugieren consumir vitamina C, por ser un súpernutriente que potencia el sistema inmune.

En el mismo contexto de noticias sin fundamento científico, Muñoz señala aquellas que sugieren llevar una dieta alcalina (frutas, verduras, legumbres) para modificar el pH la nuestra sangre y no permitir que el virus avance. Destaca que “no hay evidencia científica para esto. Nuestro cuerpo regula el pH a través de los riñones y pulmones y la sangre no altera su pH por los alimentos”.

También se habla de otra solución ‘milagrosa’ y que ha sido compartida por famosos chilenos en Twitter y Facebook: la gárgara de sal con agua caliente con sal y vinagre recomendada por médicos chinos. “Esto no es cierto, la temperatura del agua no tiene ningún efecto contra el COVID19 y las gárgaras no son efectivas. Un famoso en Twitter dice que son practicas milenarias por eso las debemos seguir, esto es conocida como la falacia ‘apelación a la tradición’, de si es algo que se viene haciendo desde la antigüedad debe ser cierto”, aclara Muñoz.

Otras recomendaciones falsas son que el virus muere al exponerlo al sol o que se debe aguantar la respiración por 10 segundos para saber si estamos contagiados. “La Organización Mundial de la Salud ha dicho ‘aunque algunos remedios occidentales, tradicionales o caseros pueden proporcionar confort y aliviar los síntomas de la COVID-19, no hay pruebas de que los medicamentos actuales puedan prevenir o curar la enfermedad’”, recalca Muñoz.

La idea de “estimular” el sistema inmunológico, es un concepto popular en la medicina alternativa. ¿Se puede estimular el sistema inmune? El sistema inmune se puede dividir ampliamente en dos partes la respuesta innata y respuesta adquirida. En una infección, Muñoz explica que la respuesta innata es la primera línea de defensa y evita que contraigamos nuevas infecciones, “pero no elimina al enemigo de nuestro cuerpo, eso es trabajo para la respuesta adquirida que ‘fabrica’ las armas para liberarnos, esto son los anticuerpos”.

La única estrategia para robustecer y acelerar un proceso de inmunidad, dice Muñoz, “o en otras palabras el mejor suplemento inmunológico, se llama ¡vacuna! y hasta el momento para el COVID19 no se tiene, pero ya se ha comenzado un estudio clínico en Seattle, EE.UU”. Si un suplemento estimulara la respuesta de inmunidad innata, indica, la persona se sentiría constantemente mal y con sensación corporal de que está enfermo.

Tiempos de ansiedad

Carlos Ibáñez, psiquiatra investigador del Instituto Milenio de Neurociencia Biomédica (BNI) de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile, dice que frente a la incertidumbre y al miedo a contagiarse o a enfermarse y, en casos extremos, morir, “necesariamente las personas van a sentir más ansiedad y van a tratar de resolver eso de la manera que le resulte más a la mano”.

Por eso es importante, recalca Ibáñez, tener información de buena fuente. “Si esa información no está disponible o las personas a pesar de lo que saben, sienten necesidad de tener mayor control, es fácil que aparezcan esta forma de controlar el brote, a través de información falsa se genera esa sensación de control y seguridad que esta basada en la ansiedad”.

Para evitar un movimiento masivo por practicas mágicas o fantaseadoras, es muy importante el rol de las autoridades en transmitir información fidedigna. Ibáñez recomienda además, buscar información confiable como la que entrega la OMS y en las sociedad científicas en Chile. “Aquí la desinformación es peligrosa y los medios tienen un gran aporte en desmentir aquellos mitos y prejuicios”, sostiene.

Sin embargo, pese a que existen medidas probadamente efectivas para evitar el contagio, que hay que atenderlas y aplicarlas, advierte Ibáñez, que van a existir muchos síntomas ansiosos, de malestar o angustia que están relacionados con lo que está ocurriendo. “Y ese malestar requiere abordarlo e implementar cosas que mejoren nuestra calidad de vida”.

“En situaciones de incertidumbre, el tener información ayuda, pero también el no tener tanta información ni estar pendiente del tema, para no estar sobreinformados", dice el psiquiatra.

soledad
Hay medidas efectivas para evitar el contagio, pero aún así, dice el psiquiatra, van a existir síntomas ansiosos, de malestar o angustia, relacionados con lo que está ocurriendo.

Para disminuir y no atender información falsa, el investigador recomienda mantener ciertas rutinas como el descanso y una alimentación balanceada. “En este aislamiento no se recomienda estar acostado todo el día. Es muy importante mantener las rutinas básicas, de realizar alguna actividad de ejercicios. Y lo otro que es útil es mantenerse conectado relacional y afectivamente. El teléfono ayuda mucho, también las redes sociales. Que en el aislamiento la persona no quede confinada sola en su casa, que lea, que converse, es muy importante, y que no esté todo el tiempo pendiente de las noticias”, aconseja Ibáñez.

Es importante transmitir esperanza es una situación dificultad. Saber que se están haciendo las cosas que se deben hacer, tener paciencia y ser cuidadoso son uno mismo y con el resto, y las medidas para bajar la ansiedad son básicas”, indica el psiquiatra.

Comenta