“¿Queremos dejar de pensar?”: Werner Herzog y los desafíos de la nueva era tecnológica

El cineasta alemán Werner Herzog, durante su charla en Congreso Futuro 2023. Foto: Congreso Futuro.

El director de cine, que ahora deambula en la neurociencia, fue el encargado de abrir la primera jornada del Congreso Futuro.


En un teatro lleno de gente, con un público de todas las edades, desde niños hasta personas mayores, el destacado director de cine Werner Herzog inauguró la primera jornada de Congreso Futuro 2023 con la charla “El futuro de la verdad”, inspirado en un documental sobre la ley de neuroderechos aprobada en Chile.

Luego de presenciar una conversación en el metaverso con la inteligencia artificial de Charles Darwin, comenzó en el Teatro Oriente, en Providencia, una charla con una de las mentes más creativas del mundo.

Herzog, siendo director de cine se interesó en la neurociencia cuando comenzó a filmar su documental Theatre of Thought (Teatro del Pensamiento), que pone en la mira al cerebro humano y sus diversas facetas científicas, desde la inteligencia artificial hasta el procesamiento de imágenes visuales.

En el contexto del documental Theatre of Thought, en donde investigó el cerebro humano y la neurociencia, se refirió a los beneficios e implicancias éticas de la tecnología neuronal y de las enormes repercusiones de hoy y el futuro que se avecinan.

El cineasta alemán Werner Herzog, en una imagen de noviembre del 2018 en Chile. Foto: Andrés Pérez.

En ese sentido, relevó la importancia de responder en términos legales para crear normativas que protejan a las personas de que, por ejemplo, “les implanten chips en el cerebro”.

Chile ha sido pionero en incorporar una ley que protege la integridad mental de los avances y capacidades desarrolladas por la neurotecnología. Y el director felicitó a nuestro país por darle la importancia necesaria.

“Es absolutamente sensacional que su país está verdaderamente a la vanguardia de lo que se nos viene. Felicito a su país y la visión de política futura” .

El pionero y representante del nuevo cine alemán realizó ¿Qué es la verdad?. Algo que, aseguró, nadie puede responder: “La verdad tiene distintas formas y apariencias”, comentó.

Para contextualizar, realizó una larga introducción sobre los grandes mitos de la historia, que generaron una “verdad” colectiva, pero que a lo largo del tiempo se han ido desmintiendo. Esto para decir que no hay que creer en todo lo que nos dicen.

De una forma más poética dio como ejemplo un proverbio persa: “Dios tiene un espejo gigante, y este espejo es la verdad, pero Dios dejó caer el espejo y se rompió en miles de pedacitos. Entonces nosotros como seres humanos, si tuviéramos la posibilidad de recoger un pedacito y miráramos a través de él, veríamos un pequeño fragmento de lo que la verdad es”.

En una era donde la información es maleable, y en donde es más difícil distinguir qué es real y qué no, Herzog se refirió a las fake news, que no son nada nuevo en la historia.

Foto: FEF

La era de la post verdad es lo que se viene, y con ellos los riesgos asociados, atribuyendo una baja lectura en las personas y al uso excesivo de los celulares como un problema de estos tiempos.

“Usamos demasiado ciertas noticias que vemos en nuestro celulares, ciertos algoritmos, ciertas aplicaciones y creamos nuestro conocimiento y nuestra comprensión de la realidad a partir de algo que es completamente artificial”, sostuvo.

Mencionó los riesgos de la nueva era de la tecnología, e hizo la pregunta: “¿Queremos dejar de pensar?, ¿queremos dejar de soñar?”. Para explicar que hacer esas preguntas son fundamentales para trazar un camino hacia el futuro, y se deben tener en cuenta al momento de explorar en la inteligencia artificial.

Finalmente, dijo que hay que ser críticos a lo que vemos y no confiar en todo lo que nos muestra la tecnología, ya que puede estar sesgada. Y concluyó: “¿Nos estamos desplazando hacia una era de la post verdad? Creo que no, la verdad no tiene un futuro, y tampoco tuvo pasado”.

Werner Herzog y su pasado en Chile

En su última visita a Chile, el destacado director Werner Herzog visitó Punta Arenas y la isla Navarino en la Antártica. Visitó Valparaíso, fue al santuario de la Naturaleza en Lo Barnechea y al atardecer de un martes de noviembre de 2018 se presentó en el ciclo La Ciudad y las Palabras de la Universidad Católica (UC).

En esta ocasión, Herzog vuelve al país por partida doble: participará en el Congreso Futuro del 16 al 20 de enero, un evento gratuito y abierto a la comunidad, donde diversos exponentes hablan sobre las problemáticas a las que se enfrenta, o enfrentará en un futuro la sociedad.

Y este sábado se presentará en el campus Lo Contador de la UC para estrenar su nueva novela El crepúsculo del mundo, en el ciclo La Ciudad y las Palabras. que está basado en la vida de Hiroo Onoda, un soldado japonés que no se enteró del término de la Segunda Guerra Mundial y resistió camuflado en la selva filipina durante tres décadas.

A sus 80 años, el director de cine alemán ha sido reconocido por distintos festivales como los Premios Óscar, los Globos de Oro, el Festival de Cannes y el Festival de Venecia. En 2009 fue nombrado una de las 100 personas más influyentes del mundo por la revista Time.

Recientemente estuvo trabajando en el documental que lo llevó al Festival Internacional de Cine de Toronto: Theatre of Thought, que realiza un viaje por la neurociencia que aborda los beneficios e implicancias éticas de la tecnología neuronal.

“Actualmente la libertad de pensamiento puede peligrar si a alguien, por ejemplo, se le inserta un chip en el cerebro. Esa libertad debe ser protegida”, comentó a La Tercera anteriormente.

Es por esto que viajó a Chile para filmar una parte de su documental, “cuando en el Congreso aprobaron a inicios del 2021 el proyecto de ley que regulará los neuroderechos”, comentó anteriormente.

En la versión pasada de Congreso Futuro, Herzog entrevistó al neurobiólogo Rafael Yuste sobre este tema.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Aunque se trata de una investigación básica realizada en ratones, el científico que dirige el estudio, Baptiste Piqueret, asegura que los resultados "son prometedores".