Revertir la muerte: la extraña historia de la reanimación

Un ejercicio de reanimación en Mineápolis, EE.UU. en 1957.

La literatura está plagada de milagrosos regresos de personas de la muerte. Esto es lo que ha avanzado la ciencia en el campo de la "resucitación".




La mayoría de nosotros probablemente sepamos, más o menos, cómo resucitar a uno de nuestros semejantes. Incluso si no ha realizado un curso de reanimación cardiopulmonar (RCP), probablemente haya visto la técnica muchas veces en televisión o en películas.

La historia temprana de la reanimación fue también, en muchos sentidos, materia dramática. El 1 de junio de 1782, por ejemplo, un periódico de Filadelfia publicó la noticia del último milagro de reanimación: un niño de cinco años había vuelto a la vida después de ahogarse en el río Delaware.

El pequeño Rowland Oliver estaba jugando en uno de los ajetreados muelles que la industrialización había traído a las orillas del Delaware cuando cayó al agua. Luchó durante diez minutos y luego quedó flácido. Finalmente, un trabajador lo sacó y lo llevó a casa.

Aunque Rowland fue entregado sin vida a su familia, el periódico informó que sus padres reconocieron que solo estaba “aparentemente muerto”. Esto les dio energía a la acción. “Le quitaron toda la ropa inmediatamente, lo abofetearon” y “lo frotaron con paños de lana empapados en alcohol”.

Óleo de 1863 del río Delaware.

El médico que llegó poco después hizo más de lo mismo. También sumergieron los pies de Rowland en agua caliente y le introdujeron un agente emético en la garganta. Después de unos 20 minutos, la vida volvió al niño. Un poco de sangrado alivió las secuelas, y Rowland pronto volvió a ser su yo juguetón habitual.

Sociedades humanas

Este relato fue sólo una de las muchas historias de un resucitado exitoso que sembraron en los periódicos las sociedades humanitarias recién creadas de la época. Estas sociedades se originaron a mediados del siglo XVIII en Ámsterdam, donde un número creciente de personas se ahogaba en los canales de la ciudad. Las sociedades buscaban educar al público de que la muerte, al menos por ahogamiento, no era absoluta, y que los transeúntes tenían el poder de evitar que los aparentemente muertos se unieran a los realmente muertos.

En Filadelfia, la resurrección de Rowland dio crédito a estas ideas, inspirando a la sociedad humana local a instalar a lo largo de los ríos de la ciudad kits que contienen medicinas, herramientas e instrucciones para revivir a los ahogados.

El siglo XX trajo consigo sus propios peligros potencialmente fatales. Así como los ahogamientos se multiplicaron en el siglo XVIII debido al aumento del uso industrial de las vías fluviales, el advenimiento de la electricidad generalizada -y las líneas eléctricas - y la maquinaria de uso personal, como los automóviles, agregaron la electrocución y el envenenamiento por gas a las causas de la aparente muerte.

Un nuevo lugar de estimulación

Los métodos también cambiaron. Los esfuerzos de reanimación se centraron ahora cada vez más en estimular el corazón. Esto podría implicar la manipulación de un cadáver aparentemente muerto en una variedad de posiciones. Las compresiones torácicas y las técnicas de respiración artificial también se volvieron cada vez más comunes.

Pero incluso cuando las técnicas cambiaron, la reanimación mantuvo su inclinación democrática: casi cualquier persona podría realizarla. Sin embargo, sus aplicaciones siguieron siendo específicas para determinadas circunstancias. Después de todo, solo un número limitado de situaciones pueden hacer que alguien aparentemente esté muerto.

A mediados del siglo XX, estos dos temas consistentes comenzaron a ceder. La reanimación ganó cada vez más una reputación como un tratamiento milagroso y generalizado para todo tipo de muerte. Y las personas que podían realizar estos tratamientos se redujeron a médicos o médicos de emergencia únicamente. Hubo muchas razones para este cambio, pero un evento precipitante crítico fue el reconocimiento de un nuevo conjunto de causas de muerte aparente: accidentes de cirugía.

En su explicación de sus propios intentos de rehacer la reanimación a mediados del siglo XX, el cirujano estadounidense Claude Beck invocaba con frecuencia una historia de su formación a finales de la década de 1910. En aquel entonces, recordó, si el corazón de un paciente se detenía en la mesa de operaciones, los cirujanos no podían hacer nada más que llamar a los bomberos y esperar a que entregaran un “pulmotor”, el precursor de los respiradores artificiales que hoy son familiares. De repente, parecía que todos, excepto los médicos, podían realizar la reanimación. Al encontrar esto inaceptable, Beck se unió a la búsqueda para encontrar un método de reanimación adecuado para los peligros particulares de la cirugía.

Un "pulmotor" usado para tratar a un paciente en el Hospital Militar de Australia en 1943.

Las nuevas técnicas con las que Beck y otros cirujanos experimentaron todavía se basaban en la estimulación. Pero dependían del acceso al interior del cuerpo, que el cirujano disfrutaba más o menos exclusivamente. Aplicar electricidad directamente al corazón (desfibrilación) fue un método. Llegar al pecho y masajear el corazón manualmente era otra.

Beck vio sus primeros éxitos en el quirófano como una indicación de la promesa más extendida de sus técnicas. En consecuencia, amplió su definición de quién podría ser resucitado. Añadió a la categoría relativamente limitada de “aparentemente muertos”, todos los que no estaban “absoluta e incuestionablemente muertos”.

Beck hizo películas que atestiguan sus éxitos. Uno, el Coro de los Muertos, presentaba a las primeras 11 personas a las que había resucitado parados torpemente juntos, mientras que un Beck discordantemente jovial les preguntaba a cada uno: “¿De qué murieron?”

El doctor Claude S. Beck.

Aunque inicialmente contextualizado como una mera extensión de la reanimación a los espacios médicos, pronto quedó claro que los métodos que privilegiaban el acceso al interior del cuerpo no se democratizaban fácilmente. Eso no quiere decir que Beck no lo haya intentado. Imaginó un mundo donde aquellos entrenados en sus métodos llevarían la herramienta del cirujano -el bisturí- con ellos, siempre listos para abrir un pecho para masajear un corazón y volverlo a poner en acción.

Preocupados por el espectro de los cirujanos civiles y deseosos de mantener su monopolio profesional sobre el interior del cuerpo, la comunidad médica se rebeló. Fue solo con la llegada del método de compresión torácica cerrada menos indecoroso varios años después que se restauró el imprimátur democrático de la reanimación.

Pero la visión de Beck de la muerte como generalmente reversible se estancó, alcanzando su cenit en 1960, cuando un estudio médico histórico declaró que la “tasa de supervivencia permanente general” de la reanimación era del 70%. Estudios posteriores corrigieron este hallazgo demasiado optimista, pero la reputación de la reanimación como ampliamente aplicable y tremendamente exitosa ya estaba asegurada. Informes recientes sugieren que esta es una reputación que conserva hasta el día de hoy.

*Caitjan Gainty, profesora titular de Historia de la Ciencia, Tecnología y Medicina, King’s College London

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.