U. de Oxford anuncia exitosa prueba en monos de primera vacuna contra el coronavirus: fabricación comercial podría comenzar en septiembre

En caso de ser efectiva en humanos, el fármaco podría estar disponible en septiembre. En China, también cuentan con su propia versión del fármaco.




La Universidad de Oxford, una de las instituciones que más ha avanzado en la elaboración de una vacuna contra el coronavirus, anunció hoy el éxito de las pruebas en monos de su prototipo, en una de los proyectos implica un paso más en el desarrollo del fármaco que detenga la propagación de la infección.

De acuerdo a lo informado por The New York Times, ya el mes pasado la vacuna había registrado resultados “prometedores”, dando pie para que el fármaco pueda ser inyectado en más de 6 mil voluntarios a fines de mayo, esperando que la vacuna no sólo sea efectiva, sino también segura en humanos.

De acuerdo a la institución, ya la semana anterior comenzaron las pruebas en algunas personas, y se espera que los primeros estudios salgan a la luz en los próximos días.

La mayoría de los otros equipos han tenido que comenzar con pequeños ensayos clínicos de unos cientos de participantes para demostrar la seguridad. Pero los científicos del Instituto Jenner de la universidad tuvieron una ventaja inicial sobre la vacuna, ya que demostraron en ensayos previos que inoculaciones similares, incluida una el año pasado contra un coronavirus anterior, eran inofensivas para los humanos.

Es precisamente estos ensayos preliminares, superados exitosamente, los que les han permitido avanzar con más velocidad y proyectar un gran ensayo con más de 6.000 personas para fines del próximo mes, con la esperanza de demostrar no solo que es seguro, sino que también funciona.

Los científicos del Laboratorio Rocky Mountain de los Institutos Nacionales de la Salud en Montana, inocularon el mes pasado a seis monos macacos rhesus con dosis de la vacuna de la U. de Oxford. Luego los animales fueron expuestos a grandes cantidades del virus que está causando la pandemia, exposición que enfermó a otros monos en el laboratorio.

“Pero después de 28 días, los seis monos inoculados estaban sanos”, señaló Vincent Munster, el investigador a cargo de la prueba.

Revisión científica

En caso de tener éxito, los especialistas asegura que en septiembre, millones de dosis podrían estar disponibles para su uso en humanos, aunque primero se deben sortear las exigentes barreras de los organismos de salud.

Este, como otros proyectos en marcha, ahora deben bregar contra una serie de barreras, como la obtención de millonarios fondos para su producción, convencer a reguladores para que aprueben las pruebas en humanos, y lo más difícil tal vez, demostrar su efectividad para proteger a las personas del coronavirus.

“El macaco rhesus es lo más parecido que tenemos a los humanos”, explicó el Dr. Munster en el artículo de The New York Times, explicando las razones de por qué hicieron las pruebas en esta especie. Sin embargo, aclaró que aún estaban analizando el resultado de sus pruebas y así compartirlo con otros científicos la próxima semana y luego enviarlo a una revista para que el trabajo sea revisado por pares.

Pese a su optimismo, señaló que “no es seguro” que la inmunidad alcanzada en los monos sea similar en los humanos.

No se trata de la primera vacuna de este tipo. Este viernes, científicos chinos también habían anunciado el éxito de sus pruebas en monos, cuyos resultados de la investigación están en espera.

Algunos expertos como la especialista británica en vacunas Sarah Gilbert, profesora de la Universidad de Oxford y comprometida con su empresa biotecnológica Vaccitech en ensayos, o también Frédéric Tangy, especialista en vacunas del Instituto Pasteur (que trabaja en tres proyectos de vacunas diferentes) consideran posible tener una vacuna para finales de 2020, según la agencia AFP.

Comenta