Volver al trabajo: las recomendaciones de Clínica Mayo para retomar la actividad laboral

El temor es una constante para muchos trabajadores que ven cómo reabren algunas comunas y de a poco se acerca el momento del desconfinamiento. ¿Qué medidas sanitarias se deben tomar en el transporte público y en las oficinas?




En momentos en que algunas comunas vuelven a abrir y a a retomar lentamente las actividades, la idea de retomar el trabajo tiene a muchas personas intranquilas considerando que se deberá seguir conviviendo con el nuevo coronavirus Sars-CoV-2.

El temor no es solo de los chilenos. Los países que van más adelante en esta pandemia y que ya están volviendo a la actividad productiva lo han hecho con varias precauciones para evitar que más personas enfermen de Covid-19.

Especialistas de la Clínica Mayo entregaron una serie de recomendación para que el recuentro con estas actividades sea seguro para todos.

Carla Venegas, consultora de Medicina Crítica y profesor asistente de medicina de la Clínica Mayo, señala que lo ideal es que las personas que pueden realizar su trabajo desde casa gracias a la tecnología lo sigan haciendo.

Al igual que la telemedicina, el teletrabajo es mucho más seguro. “Más seguro y menos costoso que cambiar alfombras y tapetes, es reducir el número de personas que va al trabajo. Un grupo podría ir lunes, miércoles y viernes y otro los martes, jueves y sábados para poder garantizar el distanciamiento social”, dice.

En cualquier caso, la limpieza es vital, esta debe incluir el aspirado frecuente, la limpieza de las millas de puertas, botones de los elevadores, las superficies de las pesas, computadores, mouse, sillas. “Si todo esto se vuelve rutina, entonces nos estaremos protegiendo”, insiste Venegas.

En los lugares dispuestos para comer también se deben hacer cambios. Para ayudar al distanciamiento social, es necesario marcar mesas para definir qué puestos se pueden utilizar y cuales no, mantener alcohol gel en cada una de ellas, así como elementos para que cada persona limpie el lugar una vez ocupada.

“Son cambios culturales, pero si no los hacemos no vamos a poder abrir con seguridad”, comenta Venegas.

Foto : Andrés Pérez

Transporte

Uno de los aspectos que más preocupa a las personas a la hora de retomar sus actividades es el transporte público.

El contacto directo con otros pasajeros podría representar un mayor riesgo de infección. Abinash Virk, médica de enfermedades infecciosas de Clínica Mayo, dice que las personas deben recordar que la enfermedad aún está presente en la comunidad y que afecta con mayor intensidad a adultos mayores e inmunodeprimidos por lo que “los pasajeros deben pensar en los familiares y amigos a quienes podrían transmitir la infección”.

¿Qué hacer? En caso de personas que deban salir y compartir un auto con personas que no son integrantes de su familia, la recomendación es una mascarilla. Si no son familiares, lo ideal es que las mismas personas intenten viajar regularmente. 

“Puede viajar sin problemas en automóviles con aire acondicionado; no hay información que afirme que esto contribuya a contraer infecciones. No ofrezca ni comparta botellas de agua, refrigerios u otros elementos. Cada pasajero debe manipular sus propios bolsos y pertenencias”, dice la especialista.

Al interior del vehículo, debe limitar el contacto directo y fuera de éste, mantener distancia. Si el auto es suyo, no olvide limpiar y desinfectar las superficies de contacto frecuente como las manillas de las puertas, los apoyabrazos, el volante y los cinturones de seguridad.

En el transporte público, las personas deben usar mascarilla y evitar tocarse la cara con las manos. Es fundamental usar alcohol en gel para minimizar el riesgo de infección. “Las personas pueden contaminar la mascarilla o reducir su eficacia con las manos y, por lo tanto, deben mantenerlas limpias. Use un desinfectante para manos con alcohol al 60%, como mínimo, y lávese las manos con agua y jabón cuando llegue a destino”, señala Virk.

Si se puede, se debe viajar en horarios que son sean punta, de esta manera se evita viajar en en los momentos de mayor tránsito de personas. A la hora de pagar, utilizar método de pago sin contacto siempre que esté disponible.

Los guantes, en el transporte público, no son necesario. ¿La razón? Los guantes dan una sensación de falsa seguridad y se contaminan igual que las manos.

En caso que el viaje en el transporte público sea largo,  se debe evitar comer o beber algún líquido para no tener que sacarse la mascarilla.

Comenta