Divine, la película pendiente de Pancho Saavedra

Foto: Marcelo Segura

El próximo martes se cumplen 25 años del incendio en la icónica discotheque gay Divine, de Valparaíso. Un tema que impactó e interesó profundamente al conductor Francisco Saavedra. Tanto, que luego de investigarlo decidió hacer una película. Armó equipo, reclutó actores, hicieron un tráiler. Pero hace una década todo quedó detenido. "Esta película es un proyecto pendiente para mí. Es súper necesaria, porque plantea lo hipócrita que es nuestra sociedad", dice.




"Esta historia tiene que ver con todas las cosas que hoy siguen enfermando al país: la intolerancia, la discriminación, la homofobia y una justicia tremendamente injusta". Tajante, sin dobleces, Francisco Saavedra, conductor del programa Lugares que hablan, que Canal 13 transmite en horario estelar los sábados, describe un proyecto frustrado, una historia que lo cautivó y en la que se metió hasta las entrañas; a la que le entregó todo su entusiasmo para echarla a andar hace casi dos décadas, pero que finalmente no vio la luz. Esa historia se llama Divine, la película.

La idea de esta cinta es contar las historias de cinco personas cuyas vidas se cruzaron la noche del 4 de septiembre de 1993. La fecha no es causal. Está anotada en la bitácora real de las noches trágicas de Valparaíso: esa madrugada el fuego dejó en el suelo una céntrica casona del puerto donde funcionaba la icónica discotheque gay Divine. A ese lugar iba gente del espectáculo, travestis, transformistas, personajes públicos y del under porteño.

El fuego comenzó pasadas las tres y media de la mañana en la puerta de Divine, ubicada en el segundo piso de la casona. Decenas de personas corrieron hacia una salida de emergencia por una escalera angosta y, según crónicas de la época, en su desesperación cayeron al suelo y bloquearon el escape. Algunos saltaron sobre los cuerpos, otros quedaron atrapados. Mientras eso ocurría, se derrumbó el tercer piso; luego, el segundo. Dieciséis personas murieron y otras 29 resultaron heridas. ¿Qué ocurrió realmente esa noche?

El próximo martes se cumplen 25 años de esta tragedia que aún está en la memoria histórica de esa ciudad. Frente al número 2683 de calle Chacabuco, donde estaba Divine, hay una placa en recuerdo de las víctimas con una frase del escritor Pablo Simonetti: "El fuego encendió nuestro espíritu".

***

Julio Rojas, uno de los guionistas de la película que se originó en la cabeza de Saavedra, recogió testimonios para escribir el guion: "Esa noche pasaron muchas cosas. Dos personas se fueron y amenazaron con volver porque las habían echado. Un par de camionetas estaban dando vueltas por ahí con un móvil homofóbico. Y también era un lugar súper vulnerable en el tema eléctrico", dice. "La investigación se entorpeció mucho porque nadie quería decir que estuvo ahí".

La investigación judicial tuvo una serie de vaivenes. El primer informe de bomberos señaló como origen del incendio un cortocircuito, pero no demoraron en aparecer voces que hablaban de un atentado homofóbico. La investigación quedó en manos del juez Jorge Gándara, quien la cerró en marzo de 1994 avalando la tesis de un desperfecto eléctrico. Un informe elaborado por el Movilh en 2002 con nuevos antecedentes permitió que la causa se reabriera en 2003 con otra jueza a cargo. En total, el caso Divine fue visto por cuatro jueces distintos. Finalmente, se oficializó un veredicto 17 años después, en abril de 2010: se trató de una falla eléctrica derivada de una mala mantención. No hubo culpables; cualquier delito ya estaba prescrito.

"Esta película es un proyecto pendiente para mí", dice Saavedra. Aunque el estreno de Divine, la película estaba planificado para 2008, nada de eso ocurrió. El conductor dice que este proyecto aún lo entusiasma y que hoy lo sacaría adelante si se vuelven a unir las voluntades. Dice que no tiene problemas en contar por qué se frustró su idea, y la abandonó hace una década. Pero que primero hay que explicar por qué una cinta así es tan necesaria:

"Súper necesaria, tremendamente necesaria, porque plantea lo hipócrita que es nuestra sociedad. Hace poco leí de nuevo el guion, me demoré apenas tres horas, y es impresionante lo actual, porque este es un hecho que quedó impune. Pregúntale a alguien sobre la Divine y dirá: 'Ah, sí, verdad, ahí donde murieron maricones'. Eso es súper rudo, porque han pasado 25 años y sigue siendo un tema la injusticia y la falta de ganas de saber la verdad con respecto a la tragedia de muchas personas que murieron intentando disfrutar la vida".

-Una vez dijiste que si este incendio hubiera ocurrido en una disco heterosexual no habría tenido el mismo efecto. ¿A qué te referías?

-Lo mantengo. Si en ese año el incendio hubiera ocurrido en una discotheque hetero de Reñaca, con puros perritos zorrones, créeme que habrían estado todos los ministros de cabeza investigando. Pero aquí había muchas cosas que nadie se atrevía a destapar. Y más que sacar del clóset a alguien, porque eso es un tema en que nadie se puede meter, esto tiene que ver con las historias de injusticia, con la falta de criterio, con la poca investigación, con las familias que quisieron tapar una verdad, con los cuerpos que no tuvieron cristiana sepultura o que no fueron reconocidos de inmediato por vergüenza social. Eso es tremendo.

-¿Ves algún avance en ese plano?

-Para mí no ha habido un avance. Recién nuestros hijos y nuestros nietos, que van a tener una visión mucho más abierta acerca de todo, van a hacer de este país un lugar mejor.

****

[caption id="attachment_302590" align="aligncenter" width="410"]

La noche del incendio en Divine, en septiembre de 1993.

[/caption]

Saavedra sabía del tema, pero fue a mediados del 2000 que escuchó de primera fuente sobre la historia de Divine. Se la contó una persona que trabajó en la discotheque esa noche, a quien conoció a través de su amiga transformista Francis Françoise. "Cuando me empezó a relatar lo que había pasado, me pareció muy cinematográfico. Dije: 'esto es tremendo'". Fanático del cine desde niño -a los 16 años tenía un videoclub con una tía en Curicó- cuenta que siempre lo apasionaron las historias, pero las reales, de carne y hueso. "La vida te da todo el material para hacer una película".

En esos años, Saavedra y el director Cristián Castro Fernández -con quien había trabajado en el programa Panoramix, de Chilevisión, en 2001- tenían una productora. Un día Saavedra le comentó la historia de Divine y le propuso hacer una película: él sería el productor; y Castro, el director. Éste, por su parte, le contó al guionista Julio Rojas (La memoria del agua, La vida de los peces y Los debutantes, entre otras), quien también se entusiasmó con la idea.

Saavedra no era el rostro famoso que es hoy, pero su intensidad lo tenía como motor del proyecto: "Estaba muy motivado y mentalizado en que se realizara", recuerda Castro. Durante un mes y medio, el conductor se dedicó a investigar, a contactar y convencer gente, buscó archivos de prensa y, cámara en mano, se fue a Valparaíso a recopilar los testimonios de los familiares de las víctimas y testigos de la tragedia.

"Lo que más me llamó la atención fue una persona que me decía que quedaron cuerpos tirados y que costó mucho que sus familiares fueran a reconocerlos porque era una vergüenza social haber muerto quemado en una discotheque gay", dice Saavedra sobre ese trabajo. "Es fuerte cuando uno va escuchando testimonios desgarradores de gente muy sola, gente que se sintió rechazada por su familia, gente que se sintió rechazada por la sociedad".

Rojas complementa: "Había vecinos muy solidarios que contaban historias y otros que decían: 'Está bien que se hayan quemado'. Una cosa feroz. Esto sacó lo mejor y lo peor de Chile: héroes anónimos que se metieron a tratar de abrir la puerta y rescatar gente, y otros que decían que esto era un castigo de Dios".

En su primer encuentro con Saavedra, Rojas recuerda que éste llegó a su departamento con un alto de información. Quedó sorprendido: nunca le había pasado nunca que un productor hiciera "un trabajo de investigación con tanta pasión y fineza". Saavedra le comentó que tenían en sus manos la gran historia que había que contar, que en el futuro eso ya no sería un tema, pero en ese momento era una caja oculta de la que nadie quería hablar. "Me pareció súper lúcida esa reflexión porque estaba percibiendo el espíritu de los tiempos. Él sabía que en un momento esto iba a ser una vergüenza para Chile. Uno iba a mirar para atrás e iba a decir: cómo es posible tanta restricción para investigar un caso solamente por el temor a meterse en el mundo de la Divine. Y me pareció que tenía razón".

Lo que Saavedra quería, recuerda Paula del Fierro, también guionista de la película, es que esto saliera de la anécdota. "Él se sentía súper atraído a mostrar a la gente silenciada en esta tragedia", dice, y agrega que eso fue un estímulo para el equipo: "Siempre es bueno cuando alguien te invita a un proyecto y tiene una motivación ética detrás. No era porque sí o por ganar plata, había un interés muy humano de contar quiénes eran estas personas, cuáles eran sus dolores, sus vulnerabilidades, sus imperfecciones, su todo".

***

La motivación era total. Saavedra le dedicaba mucho esfuerzo a este proyecto, pese a que tenía otros trabajos: luego de SeñorCine y Panoramix (2001-2002), en Chilevisión, estuvo algunos años trabajando detrás de cámaras hasta que se integró a Canal 13 en 2008. Vio una luz de esperanza cuando el equipo que trabajaba en la película ganó un proyecto Corfo –unos cinco millones de pesos de la época- que destinaron al teaser de la cinta. Durante un fin de semana, el equipo filmó en locaciones de Valparaíso, Viña del Mar y Santiago. Los roles protagónicos fueron interpretados por actores como Héctor Morales, Nicolás Saavedra, Diego Casanueva, Mónica Carrasco y Erto Pantoja. "Me encantó el teaser que hicimos", recuerda Pantoja. "Este proyecto era absolutamente ganable como concurso y en sí mismo, porque era una muy buena historia, con un muy buen guion. Era una película que me hubiera encantado hacer".

El teaser muestra la doble vida de algunos de los trabajadores de Divine, y mezcla la tranquilidad del día con la diversión, la fiesta y la música de la noche en esa discotheque. A través de violentos diálogos evidencia también el lado más oscuro de la homofobia. Saavedra estuvo presente en toda la grabación y no sólo eso: aparece en la escena en que la gente escapa de las llamas. "Necesitábamos mucha gente en esa escena. Había que ser bien histriónico, y él sabe serlo", dice Castro. El teaser está disponible en YouTube y tiene 10 mil visualizaciones. La producción estuvo a cargo de Adrián Solar, quien ha trabajado en más de una decena de películas chilenas, entre ellas Taxi para tres y La memoria del agua. Les había dicho que se sumaría a Divine si ésta obtenía fondos para su filmación.

En un viaje a México, Saavedra entrevistó a Gloria Trevi y aprovechó de pedirle a la intérprete de "Todos me miran" y "Con los ojos cerrados" los derechos para poner su música en la película. También lo hizo con Alejandra Guzmán ("Eternamente bella", "Mala hierba").

Dice Saavedra: "Todas las conversaciones giraban en torno a la película, hasta hicimos una fiesta para reunir fondos. Pero caímos en la misma realidad que muchos que hacen cine: los fondos concursables muchas veces son bien arreglables", dice. Esa es una crítica que no calla a pesar del paso del tiempo. El 23 de abril pasado escribió en Twitter: "Todos sabemos que siempre se han beneficiado a los mismos en el CNTV y en el Fondart, no niego que hay excelentes montajes, pero me parece desproporcionado entregar más de 100 millones a montajes que tienen 12 funciones y no se les exige nada en regiones" .

Dos veces postularon al Fondart –entre 2005 y 2006, según recuerdan los consultados- y no ganaron. Saavedra dice que nadie les dio una explicación, ni siquiera los recibieron para saber qué pasó. "Yo sé que esto pisó muchos callos, que le dolió a mucha gente".

-¿A quiénes?

-A las autoridades de la época. Yo siento, de verdad, que hubo gente que no quiso que se hiciera la película porque en el fondo estás revelando una realidad país. Una realidad de un país intolerante.

También recuerda que en esa época el dueño de Divine lo llamó y tuvieron algunos roces, porque éste le advertía que no podía hacer nada sin pedirle los permisos correspondientes. "Pero él era el dueño de la discotheque, no de las historias", dice Saavedra.

Erto Pantoja recuerda que unos meses después de filmar el teaser se encontró con Saavedra. El conductor le dijo que habían sido ingenuos al pensar que iban a conseguir los fondos, "porque no estuvo la mano política".

-¿Crees que el tema de fondo es político, Erto?

-Sí, sí. Si investigas en Valparaíso, no sé cuántas cosas más vas a saber. Hay unas cofradías y mafias en las provincias que son capaces de manejar los silencios, mira el caso Matute Johns.

Rojas, acostumbrado a manejarse en el ambiente del cine, dice que hubo "una especie de inercia" que impidió que la película siguiera adelante y que, como nunca le pasó en un proyecto de cine, en este "no resultó nada... curiosamente". Luego resume: "Como buen thriller, no encontrar financiamiento fue una elegante forma de advertencia".

***

[caption id="attachment_302600" align="aligncenter" width="600"]

Este es hoy el frontis de calle Chacabuco, el lugar donde se ubicaba la discotheque Divine. La casona fue reconstruida. Foto: Marcelo Benítez

[/caption]

Héctor Morales dice que, hasta hoy, en las redes sociales la gente le pregunta dos cosas: "Por qué no hicieron la película de Los Prisioneros y por qué no se hizo la de Divine. Es lógico, a la gente le interesa saber este tipo de historias, hay tanto mito detrás, hay tanto misterio. Es un tema que a la gente le parece interesante y necesario".

A 25 años del incendio, Saavedra reflexiona: "Me parece horrendo que hoy, 25 años después, se recuerde esta tragedia por un reportaje y no porque se hizo justicia o porque la sociedad cambió".

-¿Qué debería cambiar?

-No debiese ser tema. Pero esto no pasa por un tema de sexualidad, pasa por la falta de verdad frente a la muerte de tantas personas. Ahí nacieron las ganas de contar esta historia. Aquí no estamos hablando de sexualidad, sería bastante banal si basamos la película en la sexualidad de las personas, lo central es la injusticia de no haber permitido que esa gente descansara realmente en paz.

¿Es un proyecto sepultado Divine? En voz de sus protagonistas, no. Héctor Morales dice que Divine es una película que podría generar muchísimo interés hoy. Para Erto Pantoja, es un pendiente importante que tiene como actor. Los guionistas Julio Rojas y Paula del Fierro coinciden en que si el proyecto se reactivara, les encantaría participar. El director Cristián Castro guarda tal vez menos esperanzas, pero no lo tiene sepultado: "Es un buen guion, que lo lees hoy y sigue siendo bueno".

Francisco Saavedra, por su parte, cree que nunca es tarde para reflotar un proyecto que sería importante para la sociedad. Dice que si tiene que soltarlo para que otros lo realicen, estaría dispuesto. Lo importante es que se logre. "Este es un tema que está ahí. La necesidad de justicia nunca va a pasar de moda".

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.