Margarita Ducci: Mujeres que toman decisiones

margarita-ducci_edit

En medio del ambiente de empoderamiento femenino, la abogada Paula Vial puso la idea en Twitter: que algún medio dedicara toda su edición sólo a columnas de mujeres. En Tendencias lo hicimos y 43 mujeres escribieron para esta edición especial.



En el último tiempo, hemos sido testigos de cómo las mujeres de todos los orígenes se han unido para defender sus propios derechos, deseos y creencias. A raíz de distintos acontecimientos a nivel mundial y en nuestro país se está prestando mayor atención a temas tan importantes como la igualdad de oportunidades, el derecho parental, la representación ejecutiva y la equidad salarial.

Hoy las mujeres representan poco más de la mitad de la población mundial, pero su contribución a la actividad económica está muy por debajo de su gran potencial, lo cual tiene serias consecuencias macroeconómicas y sociales.

Respecto a la participación de la mujer en la alta dirección empresarial, varios países OCDE ya alcanzaron un 40% de mujeres en los directorios. Un gran avance que esta semana se evidenció con el nombramiento de la primera presidente mujer de la Bolsa de Nueva York, en sus 226 años de historia.

Sabemos que hoy en Chile sólo hay un 6,6% de mujeres en los directorios de las 42 empresas que componen el Índice de Precios Selectivo de Acciones (IPSA) y ninguna de ellas preside una empresa. Chile sigue siendo el país con la octava participación femenina más baja en comparación con las naciones de la OCDE y uno de los peores posicionados en brecha salarial y acceso de mujeres a altos cargos directivos.

Como en muchos otros países, las distorsiones y la discriminación en el mercado laboral restringen las opciones de las mujeres en su desarrollo profesional y la representación femenina en los altos cargos. Para aumentar la participación laboral femenina, se hace imperativo implementar medidas como la reducción de las brechas salariales de género, conciliación de vida familiar y laboral, corresponsabilidad y la disminución de barreras en las oportunidades de ascenso de las mujeres en las empresas. La paridad de género es fundamental para que las sociedades prosperen y tiene una gran influencia en el crecimiento, la competitividad y en el futuro de las economías y de las empresas.

En diferentes estudios, las mujeres consultadas, en su mayoría, expresan que necesitan trabajar más duro que los hombres para probarse a sí mismas, o que sienten la presión constante de nunca cometer errores para demostrar continuamente su valor en las organizaciones. Estos estudios concluyen que las mujeres son más orientadas a vivir en torno a sus relaciones interpersonales, mientras que de los hombres se espera que sean más asertivos e independientes. La mujer demuestra tener una ventaja sustancial en cuanto a aptitudes propias, como liderar el trabajo en equipo y generar una comunicación participativa y abierta, por lo que la igualdad de género representa no sólo una forma de equidad social en cuanto a la redistribución de los recursos, sino que deja explícita la seguridad de que las mujeres podemos imprimir una mirada distinta, talentos diferentes, que dan riqueza a las interrogantes y a las soluciones, que deben plantearse hoy, para las grandes tomas de decisiones.

* Directora ejecutiva de la Red Pacto Global de Naciones Unidas

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.