Modern Love: postales de amor

modern love

"Esta serie que -tal como se promociona- explora el amor en sus distintas formas, incluyendo el sexual, el romántico, el familiar, el platónico y el propio", explica Daniela Lagos en su columna de hoy.


La historia de amistad entre una chica y el portero de su edificio; una mujer con trastorno bipolar que en momentos de euforia inicia relaciones que luego olvida; un matrimonio en crisis que se debate entre seguir peleando o rendirse; una pareja homosexual intentando una adopción. Estas son cuatro de las cientos de columnas que The New York Times ha publicado bajo el título de Modern love. Son historias reales, personales, escritas por quienes las han vivido. En 15 años, con una publicación semanal, esta columna se ha vuelto una institución. Tanto así que se hizo un podcast en que actores de primera línea leen los ensayos. Y ahora le llegó el momento a la pantalla chica.

Ayer debutó en Amazon Prime esta serie que -tal como se promociona- explora el amor en sus distintas formas, incluyendo el sexual, el romántico, el familiar, el platónico y el propio. Son ocho capítulos en que ocho de estas columnas toman otra vida y que, al igual que en el papel, no se conectan entre sí; no hay continuidad entre capítulos sino que cada uno es un ensayo diferente y con elencos distintos, con nombres como Dev Patel, Anne Hathaway y Tina Fey en los créditos.

Trasladar estas narraciones a la pantalla era sin duda un desafío, porque la mayoría de ellas no sólo cuentan una historia, sino que también los pensamientos, sentimientos y reflexiones de quienes las escriben. Y en eso la producción pasa la prueba, también gracias a los propios textos: al ser historias personales, existe siempre en estas columnas un grado de empatía, de cariño y de comprensión que aquí también se deja ver.

Son historias breves, simples y en su mayoría románticas, y que a pesar de ser generalmente inusuales (por algo llegaron a las páginas del diario), sí se siente su realidad y se traspasa su emoción. Ocho postales llenas de sensibilidad y carentes de cinismo.

En un momento en que muchas de las series buscan ser provocadoras y rupturistas, luce refrescante una producción como esta, con buenas actuaciones, buenos textos y buenas intenciones para contar historias de química y emotividad entre las personas

Comenta