Iván Navarro: "Mi generación vivió el sueño capitalista del arte"

rise-react-revolt-5-reasons-to-collect-these-ivan-navarro-works-900x450-c

Iván Navarro junto a una de sus obras ilusorias.

Radicado en Nueva York, el artista acaba de inaugurar su primera muestra en Argentina, en el MACBA de Buenos Aires y exhibe algunas obras en la galería privada Il Posto de Vitacura.


Iván Navarro tenía un año cuando ocurrió el Golpe de Estado y era sólo un adolescente cuando se votó el plebiscito que hizo volver a Chile a la democracia. Sus recuerdos de esa época son de un niño que más que protestar, arrancaba. "Estudié en los Sagrados Corazones de Alameda y típico que en las protestas nos tocaba resguardarnos de las lacrimógenas en el colegio y luego salir corriendo, esconderse y subirse a la micro rápido. En Cerrillos, donde vivía, los pacos disparaban todo el tiempo afuera de la casa, el caceroleo y los toques de queda eran constantes, como también los apagones, lo normal en una comuna de clase media", recuerda el artista que desde 1997 esta radicado en Nueva York.

Fueron los cortes de luz de esa época y la electricidad como instrumento político, lo que más tarde inspiró su trabajo. Tubos fluorescentes, neones e ilusiones ópticas con espejos han sido el sello de su obra que ha tenido alcance internacional y que lo tiene por ejemplo creando una gran instalación para el metro de París a inaugurarse en 2026.

En medio de la crisis social, Navarro visita Chile, a pesar de que dos eventos donde participaría-Puerto de Ideas y COP25- se cancelaron. Vino para inaugurar una muestra curada por Amalia Cross, en galería Il Posto, Vitacura, con obras de colecciones privadas y para luego viajar a Buenos Aires, a la apertura de Bifocal, su primera retrospectiva invidual en Argentina.

¿Cómo ha visto el estallido social y que planea hacer en Chile?

He visto harta información. El New York Times ha cubierto bastante el asunto, gente que no sabía nada de Chile, ahora tiene una idea de lo que está ocurriendo. Creo que la Constitución de Pinochet era algo que se tenía que cambiar sí o sí en algún minuto. Me interesa ver qué está pasando, vivir el ambiente, pero no me dan ganas de ir a meterme a una protesta, o sea uno ya pasó por eso. Está bien que los jóvenes sean más temerarios, porque a cada uno le toca su tiempo. Como artista puedo apoyar la causa desde otra forma sin meterme en la barricada.

En Il Posto, galería que abre los sábados entre 11.00 y 13.30 horas, Navarro exhibirá obras antiguas como You site, you die (2002), una silla de playa con tubos fluorescentes y El maletín (2004) que tiene los nombres en tubos de luz de cuatro estadounidenses asesinados bajo el régimen de Pinochet, además de la pieza inédita de panfletos repartidos por el suelo con consignas como protest, rebel y revolt.

[caption id="attachment_107935" align="aligncenter" width="443"]

Obra de Iván Navarro que emula panfletos y se exhibe en galería Il Posto de Vitacura.[/caption]

¿La idea de los panfletos se le ocurrió por lo que pasa en Chile?

No, es una idea que venía trabajando con Amalia hace meses y coincidió, pero yo siempre he trabajado estos temas. Eso es lo tragicómico, que yo siempre he trabajado con estructuras de poder, estados de represión y ahora se repite el mismo cuento.

El capitalismo ha cruzado tu trabajo, ¿cómo ve el chileno comparado con el de EEUU?

De partida, Chile tiene lo peor del capitalismo norteamericano, es como la resaca de éste. En EEUU hay más conciencia social y más incentivos en impuestos para que los ricos apoyen causas sociales. Otra cosa es que en el arte, las instituciones funcionan con apoyos privados, independientes al Estado, entonces que ahora, por ejemplo, esté Trump en el poder no afecta. En Chile, el presupuesto del Estado en Cultura se baja y todo se vuelve crítico, eso acá no pasa.

Frente al teatro y la música se ha visto poco apoyo de los artistas al movimiento social, ¿a qué se debe?

A menos que seas un artista activista, el trabajo del arte es mucho más lento e intelectual.Todos los artistas que conozco están en las protestas, pero no haciendo arte. El problema es que el arte está muy ligado a instituciones y ahora la mayoría cerraron. A Camilo Yáñez (curador de una muestra en el Museo de la Memoria donde se exhibe una obra de Navarro) le corrieron cuatro veces la fecha de apertura. A mí me parece que los museos deberían tener la responsabilidad social de abrir sus puertas para el encuentro público, para hacer cabildos, recitales; no para estar cerrados como si fuese un banco.

[caption id="attachment_107937" align="aligncenter" width="478"]

Odio (2012) neones y espejos en una fosa, presenta en la muestra del MACBA.[/caption]

¿Hay una desconexión entre artistas y contexto social?

Sí, el efecto social que produce una obra que está en una galería o un museo es casi nulo. Por eso yo creo que los artistas están felices de salir a protestar sin tener que producir obras. Mi generación vivió el sueño del capitalismo en el arte, que sus obras se iban a vender, nacieron un montón de galerías, se fundó Ch.ACO, pero al final fue como "Cabros, esto no prendió" y eso ha hecho que estén totalmente desconectados y demasiado ligados a la elite.

En 2017 fundó el sello de música Hueso Records ¿Fue por su desinterés en la escena de artes visuales?

Siempre me pareció que la música en Chile tenía una conexión más directa con el contexto social. Es más colectivo, más simple de hacer y el efecto que tiene es mayor. Ahora acabo de lanzar un disco con una performance que realizó Raúl Zurita en Barcelona, por ejemplo. Finalmente un disco también es una obra de arte.

Comenta