Sebastián Lelio: “El desamparo del sector cultural en Chile es desolador”

sebastián-lelio-2

El galardonado director presenta su participación en Homemade, una serie de 17 cortos dirigidos por diversos realizadores alrededor del mundo. En conversación con Culto, desmenuza su nueva película disponible en Netflix y analiza la contingencia: "La pregunta es si seremos capaces de liberarnos de ese confinamiento mental que considera a la cultura como un bien descartable".


¿Cómo pueden seguir su curso las producciones audiovisuales? La gran mayoría debió pausar y reformular su planificación de rodaje. La distancia social y el uso de mascarillas para prevenir contagiarse, son una barrera difícil de saltar al momento de gritar: luz, cámara, ¡acción!

Difícil, mas no imposible.

Los hermanos Pablo y Juan de Dios Larraín junto al italiano Lorenzo Mieli, crearon una serie de antología conformada por 17 cortometrajes bajo el nombre Homemade, la que es distribuida por Netflix desde el 30 de junio. Cada historia promedia los 4 a 11 minutos de duración y son un registro que refleja -de alguna u otra forma- el confinamiento.

Sebastián Lelio, director chileno ganador del Oscar por su cinta Una Mujer Fantástica en 2018, es uno de los realizadores que dieron el “Sí” al desafío planteado por sus colegas, tal como hicieron Paolo Sorrentino, Maggie Gyllenhaal, Ana Lily Amirpour y Rungano Nyoni, entre otros.

“Estuve un tiempo pensando seriamente en decir que ‘no’ porque me parecía demasiado difícil este desafío, de lograr articular una propuesta en tan poco tiempo y con recursos tan escasos”, dice Sebastián Lelio en conversación con Culto.

Juan de Dios Larraín se puso en contacto con el director de Gloria y Desobedience para, en un comienzo, contarle la idea general del proyecto que debía realizarse “sin violar la normativa imperante” y con los medios a disposición.

Lelio detalla que desde la propuesta hasta la entrega del proyecto terminado, transcurrieron aproximadamente dos semanas y media, lo que califica como “rápido”, pero no menos complejo.

El resultado es un cortometraje de ocho minutos titulado Algoritmo, en el que la actriz Amalia Kassai canta y se mueve por su departamento mientras configura un relato que combina el confinamiento, con su sentir y la realidad país.

“Decidí escribir unas especies de payas sobre lo que yo sentía del Covid, intentando conectar con el humor y al mismo tiempo con el lado crítico que puede tener la paya. Y de ahí, ese fue el germen y eso derivó la idea de hacer un musical con Amalia. Un ‘musical Covid’ que al mismo tiempo intenta ser una crónica de este tiempo. Una mezcla de la locura y de lo absurdo del encierro, lo desafiante que es, y que también tiene una cuota de manifiesto personal”, detalla el cineasta.

Él mismo hace hincapié en los versos finales de su cortometraje, una amalgama de lo que acontece estos días y los problemas de extensa data.

El breve filme requirió -lógicamente- de la escritura de un guión -a cargo de Lelio-, musicalización de la mano de Matthew Herbert desde Londres, la coreografía de Domingo Del Sante y la edición de Soledad Salfate, entre otros.

Herbert es un colaborador habitual de Lelio. Fue el creador de la música para Una Mujer Fantástica, Desobedience y Gloria Bell. “Él creó toda la música sobre la que hicimos los movimientos coreográficos y envasada en las letras que yo ya había confeccionado para que las cantase y bailase Amalia. Que por lo demás es una actriz que tiene una versatilidad exquisita”, detalló el realizador.

Algoritmo, cortometraje de Sebastián Lelio en la serie Homemade de Netflix. Imagen: Cortesía de Sebastián Lelio.

¿El mayor desafío? Coordinar “todos los afluentes creativos” y los distintos husos horarios. “Fue muy desafiante, porque ya no es fácil ponerse de acuerdo ante la presencia del otro, se hace especialmente complejo a distancia, pero al mismo tiempo se puede”, dice Sebastián Lelio a Culto.

“Lo que me interesaba era hacer una pieza que, independientemente de lo dificultoso de su ejecución -hacer un musical que implica coreografía, creación de música, y digamos grabación en tiempo extremadamente breve de ejecución-; que al verlo pareciese que fuese hecho casi sin esfuerzo. O con total naturalidad”, relata el cineasta.

Una combinación paradójica, pero que de alguna forma, hace sentido. “Una extraña ligereza, lograda con muchísimo esfuerzo y con muchísima dificultad, siendo un desafío técnico y artístico tremendamente demandante. Y que sin embargo esa sensación de ligereza, de naturalidad en pantalla, es precisamente el efecto que estaba buscando”.

-¿En qué estás trabajando actualmente? ¿Qué proyectos tienes en vista?

-No puedo hablar. Solo puedo decir que estoy trabajando este tiempo de encierro, que ha sido de escritura, de desarrollo, de varios proyectos en paralelo, y que estoy a la espera de entender cuál va ser el primero que se va realizar. Esto último depende mucho del país que se abra primero a la posibilidad de filmar, porque son proyectos en varios países.

-Con el cierre de cines, teatros y la cancelación de conciertos hay artistas que viven una crisis ¿Cómo ves el desarrollo de la cultura en este contexto?

-El desamparo del sector cultural en Chile es desolador. La pregunta es si al salir de la pandemia seremos capaces de liberarnos de ese confinamiento mental que considera a la cultura como un bien descartable, como mera decoración y no como lo que es, una fuerza que cohesiona y da sentido a las sociedades humanas.

Homemade está disponible en Netflix.

Comenta