Ana Tijoux: “Siempre me ha gustado la política pero no me interesa el poder, porque poder ya tengo”

Ana Tijoux trabaja actualmente en su primer libro y en la segunda temporada de la serie La Jauría.

Elegida por la BBC entre las 100 mujeres más influyentes de 2020, la solista habla con Culto de procesos sociales, su debut editorial y su intención de ir como constituyente.



Ana Tijoux, música, rapera, letrista y compositora, además de actriz, activista y conferencista ocasional, suma un nuevo título para su entrada en Wikipedia: una de las mujeres más inspiradoras e influyentes de 2020, según una lista elaborada por la BBC inglesa, que ayer destacó a aquellas artistas, políticas y científicas “que están impulsando cambios y marcando una diferencia en estos tiempos turbulentos”.

“Estoy muy agradecida de este reconocimiento, en el que hay muchas colegas que quiero y admiro mucho”, comenta la cantautora a La Tercera sobre esta distinción, que la vuelve a ubicar como la artista chilena de mayor impacto internacional -incluso en territorios anglohablantes- de los últimos años.

Destacada por la BBC como una autora “de especial sensibilidad por los temas políticos y sociales”, la autora de Vengo se codea esta vez con figuras como la actriz Jane Fonda y la primera ministra finlandesa, Sanna Marin, en una nueva muestra de que, sobre todo en el año de la pandemia, las mujeres son fuerza dominante y viento de esperanza. En la música pop, en la lucha contra el Covid-19 y en la política internacional.

“Las mujeres siempre han sido protagonistas en todos los procesos mundiales, de cambios históricos, siempre funcionando desde el colectivo, lo que pasa es que antes eso no se notaba”, asegura Tijoux. “El machismo le ha hecho muy mal a los hombres, ha sido el gran problema de la humanidad. La afectividad es muy importante para construir una sociedad que camine sana y libre”, agrega.

Instalada actualmente en Barcelona, la exMakiza estuvo el mes pasado en Chile para reunirse con sus cercanos y votar en el plebiscito. “Quería estar allá en un momento histórico”, cuenta, sin esconder su intención de postularse como candidata a la Convención Constituyente, como sugirió en redes sociales.

“La pregunta sobre ser constituyente o no se la puede hacer cualquier ciudadano, en rigor. Porque no hay que olvidar que esta primera victoria popular fue gracias a mucha gente que no tiene que ver con la institucionalidad”, explica. “Me gustaría estar porque siempre me ha gustado la política, pero no me interesa el poder porque poder ya tengo. Si hubiera querido tener un puesto gubernamental lo hubiese tenido hace mucho tiempo y creo que por ahí no va. La opción que estoy tomando ahora es apoyar candidaturas independientes a las que les creo completamente”.

-Por ahora, entonces, ¿se inclina más por apoyar a otros que por lanzar su propia candidatura?

Es que igual me atrae la idea de lanzarme a la piscina, porque creo que podría aprender mucho. Me gustaría saber cómo funciona el poder desde dentro. como un House of cards en 3D (ríe). Pero también creo que en mi gremio hay gente que lleva más tiempo y que merece ese lugar más que yo. Pienso en Roberto Márquez (Illapu), por ejemplo, que desconozco si se va postular pero siempre me lo he encontrado en actividades políticas con humildad y con una misma línea. Creo que es importante que esté representado el gremio de las artes, porque es muy fácil decir que los músicos estamos en los parlantes de las marchas, pero no: la música es parte de un proceso político en Chile.

-En ese sentido, sus últimos sencillos (Pa qué, Rebelión de octubre) son de los más urgentes que ha lanzado. ¿Cómo se hace para crear música contingente con tantas cosas pasando a la vez?

Lo que yo canto es lo que converso en mi cotidiano, no soy dos personas diferentes. Es algo muy personal, pero lo que pienso, siento y hablo trato que sea lo mas anillado posible, con todas las contradicciones que tengo como cualquier ser humano. Aun así creo que eso ha sido parte de mi trabajo desde Makiza. O sea, sigo cantando En paro porque todavía me hace mucho sentido, porque sigo pensando que los criminales de la dictadura deberían estar en una cárcel pública y no en un hotel.

-Tengo entendido que está trabajando en su primer libro.

Un poco antes del confinamiento me puse a escribir como loca, porque hay otro tipo de textos que no logro meter en canciones, mucho más personales, más desgarrados. Y apareció una editorial que se interesó y que me propuso algo mucho mas interesante, como una suerte de libro objeto. Un libro con ensayos, anécdotas, poesía. Una mezcla. Saldrá el próximo año.

-¿Va a estar en la segunda temporada de la serie La jauría?

Está en proceso de grabación y yo me voy a sumar.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.