Kathleen Kole de Peralta, curadora de A Journal of the Plague Year: “Hay muchas historias que capturan alegría y felicidad durante la pandemia”

En Australia, un programa de apoyo a adolescentes adaptó sus reuniones al formato Zoom.

El programa de Historia Pública de la Universidad Estatal de Arizona creó un archivo que recibe testimonios y documentos sobre la vida en pandemia. Desde marzo han recogido miles de colaboraciones, que rastrean el desarrollo de la crisis sanitaria y su impacto en la sociedad.



Era una oportunidad histórica. A inicios de marzo de 2020, cuando comenzaron los bloqueos por Covid-19 en Estados Unidos, los académicos del programa de Historia Pública de la Universidad Estatal de Arizona (ASU) crearon un archivo de respuesta rápida. Es decir, “un archivo de colaboración colectiva que documenta un evento histórico específico”, cuenta la historiadora Kathleen Kole de Peralta. De este modo nació A Journal of the Year Plague: An Archive of Covid-19, un sitio que recoge testimonios y documentos para proporcionar una visión completa de la vida durante la pandemia.

Inspirados en el Diario del año de la peste de Daniel Defoe, los académicos de la ASU han recopilado más de 10 mil reportes. El archivo es el primero de su tipo en la historia: un fondo creado con colaboraciones de distintos lugares del mundo que documenta el avance de la enfermedad y su impacto en nuestras vidas. En un sentido, puede leerse como “una larga línea de tiempo de eventos que es emocionante y desalentadora. Por un lado, podemos rastrear la historia de la pandemia longitudinalmente y trabajar para incorporar diversas perspectivas. Por otro lado, nos encantaría que la pandemia terminara”, dice Kathleen Kole de Peralta.

A partir de los testimonios recibidos, ¿cómo describiría el año que vivimos en pandemia, desde el punto de vista emocional?

Hay historias de todo el mundo, por lo que las emociones varían según cuándo y dónde mires. Hay historias que expresan la frustración de los escépticos de la pandemia que quieren volver a la vida normal con o sin una vacuna. Hay emociones de pérdida desgarradora de las personas que entraron en el encierro y tal vez nunca volvieron a ver a un ser querido o amigo antes de contraer Covid-19, debido a las restricciones de distanciamiento social. Hay trabajadores de la salud que están emocionalmente fatigados por sacrificar su tiempo y su salud en condiciones similares a las de un maratón. Hay músicos y artistas que han vertido su dolor, pérdida y optimismo en la música y otras expresiones artísticas. Y hay mucho humor, varias personas han enviado memes o publicaciones en las redes sociales que toman con ligereza el momento presente.

Al comienzo de la crisis, hubo mucha incertidumbre con respecto a la pandemia. En su opinión, ¿qué efecto tuvo esta incertidumbre?

Creo que, lamentablemente, parte de la incertidumbre se debió a cuánto duraría la pandemia. En áreas como Perú se promulgaron cierres estrictos, por lo que los niños no podían salir hasta mediados de mayo y era necesario llevar un certificado para usar el transporte público. Sin embargo, en Perú y otros países, un porcentaje mayor de la población no puede trabajar desde casa, por lo que es muy difícil para las personas elegir entre mantener a sus familias o la certeza de mantenerse a salvo. En los Estados Unidos, mucha gente pensó que una cuarentena de cuatro semanas vendría y se iría y que las cosas volverían a la normalidad. Históricamente, sabemos que las pandemias pueden durar años, pero la incertidumbre y la falta de comunicación permitieron que muchas personas pensaran solo a corto plazo, lo que nos llevó a nuestro actual estado de fatiga pandémica. Casi todo el mundo está cansado de la pandemia, queremos que termine y, lamentablemente, aún queda mucho camino por recorrer.

Juegos y bailes fueron parte de la rutina de algunas familias en pandemia. Foto: covid-19archive.org, The National Geographic.

En muchos lugares, los gobiernos enfrentaron la amenaza de Covid con una narrativa de guerra. ¿Qué impacto tuvo esta narrativa?

Hay áreas como Israel y Corea del Sur, donde ciertamente hubo una narrativa similar a lo que los cientistas políticos llaman un efecto de “reunión alrededor de la bandera”. En otras palabras, tanto los líderes /funcionarios populares como los impopulares experimentaron aumentos repentinos en su apoyo político. Algunos pudieron mejorar su reputación al enmarcar el Covid-19 como una amenaza externa y en términos de las personas contra un “otro” maligno. Esto significa que los políticos que eran impopulares antes de la pandemia lograron ganar reelecciones que de otro modo habrían perdido.

Durante la pandemia hubo momentos sombríos, de muerte y duelo. A menudo muertes solitarias. ¿Qué expresiones encontró el dolor?

El archivo acaba de lanzar una colección “Deathways”, para abordar esta misma cuestión. En algunos casos, las personas perdieron a sus seres queridos en casa, no debido a una infección por Covid-19, sino porque no recibieron su atención estándar normal. Hemos visto historias sobre personas que protestaban por el entierro de cuerpos infectados con Covid-19 en un cementerio de un vecindario, servicios conmemorativos virtuales, últimas despedidas y ritos religiosos realizados en Zoom. Otro componente fuerte es el deseo de humanizar a la gran cantidad de personas perdidas. Por ejemplo, el arzobispo de Lima imprimió los rostros de las víctimas de Covid, colocó las sábanas en los bancos y celebró una misa. Y la cuenta de Twitter @FacesofCOVID, que está respaldada en el archivo, comparte informes de noticias, obituarios y presentaciones personales sobre aquellos que hemos perdido por la pandemia.

Manifestación contra el racismo en Las Vegas, tras el asesinato de George Floyd. Foto: covid-19archive.org

2020 fue también un año de expresión de ira e indignación: el movimiento Black Lives Matter es quizás su mejor ejemplo. ¿Qué significado adquirió la ira en el contexto en el que vivimos?

Este es otro camino fascinante hacia el archivo. El asesinato de George Floyd y las recientes protestas de Black Lives Matter nos mostraron cómo la pandemia se cruzó con la desigualdad racial y de clase. Además, aunque este movimiento tiene una larga historia, más personas, quizás porque se estaban quedando en casa, prestaron atención y tomaron medidas, no solo en los Estados Unidos, sino en todo el mundo. En términos de ira, hay ira por todas partes dependiendo de a quién le preguntes. La gente está enojada porque los agentes de policía pueden usar fuerza agresiva e incluso asesinar a civiles con impunidad. Los escépticos de la pandemia están enojados porque tienen que usar máscaras faciales y castigan a las masas como “ovejas”. Las enfermeras están enojadas porque sus salas están al máximo o por encima de su capacidad y, sin embargo, las personas todavía están viajando y cenando fuera como de costumbre. Los padres están furiosos porque los “negocios esenciales” permanecen abiertos, incluidos bares, tiendas, restaurantes y licorerías en algunas áreas, sin embargo, las escuelas están cerradas o realizan aprendizaje virtual.

El año finalizó con nuevas oleadas, restricciones en algunos países y la esperanza que encierra la vacuna. En este punto, ¿qué papel juega la esperanza?

La noticia de la vacuna trae esperanza. Saber que existe un cronograma tentativo para distribuir algunas vacunas puede ayudarnos a planificar el futuro. Sin embargo, cómo y cuándo se distribuyen resalta más disparidades en la atención médica en todo el mundo. En muchos casos, países de ingresos más altos como EE. UU., China, Emiratos Árabes Unidos y el Reino Unido compraron más vacunas y tienen los recursos y el capital político para administrarlas y distribuirlas. Pero la carrera por vacunar ha dejado a algunas poblaciones vulnerables, y eso incluye países de bajos ingresos, mujeres embarazadas y lactantes y niños. Hay propuestas de soluciones a este problema, como la iniciativa COVAX de la Organización Mundial de la Salud, pero el tiempo dirá cuánto tiempo lleva este proceso y cuáles son realmente sus consecuencias.

En Chicago, dos amigas practican softbol con medidas de distancia social. Foto: covid-19archive.org.

Hasta cierto punto, la alegría también estuvo presente en nuestras vidas. ¿Ha encontrado expresiones de alegría en los testimonios recogidos?

Hay muchas historias que capturan alegría y felicidad durante la pandemia. A veces, es tan simple como aprender a preparar una receta de cocina completamente nueva o comenzar un nuevo pasatiempo. Hay una dulce historia sobre un padre que fundó una “banda para dormir” con sus hijos para tocar música y divertirse. Parece que mucha gente tiene nuevas mascotas o videojuegos para pasar el tiempo. Otras historias han capturado las formas en que las personas se mantienen en contacto con sus seres queridos y mantienen una comunicación constante.

La historiadora Kathleen Kole de Peralta de la Universidad Estatal de Arizona.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.