Kaley Cuoco y su plan para reinar en el streaming

Debutó en la actuación cuando era niña y en el momento de mayor popularidad de The Big Bang Theory se convirtió en una de las estrellas mejor pagadas del mundo. Sin embargo, la intérprete cree que hoy, a sus 35 años, su carrera está recién comenzando. El motivo de su nuevo impulso es la creación de su propia compañía y el éxito de The Flight Attendant, la adictiva historia de drama y comedia de HBO Max que le concedió su primera nominación a los Emmy.



Estrenada en mayo en Estados Unidos y un mes después en Chile, la reunión de Friends proporcionó satisfacción suficiente a los seguidores de la sitcom de los 90. Para los menos enamorados con el recuerdo de las bromas y los momentos más entrañables del clan principal, el especial de la plataforma HBO Max también pudo haber funcionado como el enésimo testimonio de cuán desiguales han sido las carreras del sexteto protagonista desde su adiós en 2004: a cualquiera de sus compañeros, Jennifer Aniston le saca un trecho irremontable en términos de contratos millonarios y visibilidad, pese a que se le continúe asociando con la Rachel de la serie.

Frente a un eventual reencuentro de The Bing Bang theory –idea que contaría con su aprobación, según dijo hace poco–, Kaley Cuoco (35) va bien encaminada a ser aquella figura prominente del elenco original, la estrella que por sí sola cautiva luces sea lejos o cerca de sus viejos coprotagonistas. Un estatus que sembró su semilla con el paso adelante que dio en 2017, al crear su propia compañía y firmar un acuerdo con Warner Bros. TV para realizar nuevos proyectos, mientras se emitía la que sería la penúltima temporada de la ficción en la que interpretó a Penny durante más de una década.

En ese momento, la actriz y ahora productora anunció la compra de los derechos de un libro que recién llegaría al mercado norteamericano medio año después: la historia de una azafata que despierta junto a un cadáver luego de una noche de borrachera en Dubái y decide, en medio del shock, volver a Nueva York como si nada hubiera ocurrido. Escrita por el autor armenio estadounidense Chris Bohjalian, The flight attendant sedujo a la intérprete desde el momento en que leyó su sinopsis en internet y luego aceleró a fondo para imponerse a otros interesados en adaptarlo.

Pero probablemente ni en sus cálculos más optimistas imaginaba que la versión televisiva de esa novela (en el catálogo de HBO Max desde que el servicio arribó al país, en junio) le daría tantas satisfacciones como las que ha acumulado en los últimos meses. Hay muchos aspectos de la vida de las celebridades que pueden resultar poco creíbles, pero los registros que existen de Cuoco enterándose de sus nominaciones a los máximos premios de la industria dan una idea sobre el vuelco que hoy experimenta su carrera, de exestrella de la sitcom más popular en Estados Unidos a figura capaz de montar sus propios proyectos y asumir un exigente rol central en que oscila entre el colapso nervioso y el histrionismo de toda comedia (una muy retorcida, por cierto).

Un triunfo en una época en que los máximos nombres femeninos de Hollywood todavía perciben cierta rigidez en torno a cómo se les permite perfilar sus trayectorias. “No pensé que nadie me daría esta oportunidad, así que sentí que yo misma tenía que realizar el proyecto y demostrar que este es realmente el tipo de trabajo que quiero hacer”, expresó a Los Angeles Times en la previa el debut de la ficción en Norteamérica, en la que optaron por cambiar el final original del libro de Bohjalian, además de desplazar el inicio de la trama de Emiratos Árabes a Tailandia y practicar otros ajustes que le dieran solidez al cruce de drama, comedia y thriller.

La apuesta les terminó concediendo nueve nominaciones a los Emmy 2021, incluida la primera para Cuoco como intérprete. Pese a ser concebida como una miniserie de ocho capítulos, en diciembre se le otorgó luz verde a una segunda temporada que tendrá como uno de sus principales focos la manera en que Cassandra Bowden, la impredecible protagonista, lidia con mantenerse sobria.

La actriz que le da vida, que se inició en las series cuando tenía sólo siete años, apunta a expandir su hegemonía en la televisión. De nuevo con HBO Max realizará America’s sweetheart (antes en manos de Apple), un retorno a la comedia más pura en que se asocia con los guionistas de la elogiada animación Harley Quinn, donde también le presta su voz al personaje principal. Además, se pondrá en la piel de la legendaria Doris Day en una miniserie que la reúne con parte del equipo de The flight attendant. Todo bajo una suerte de mantra que pronunció en una de sus últimas entrevistas: “Creo que mi carrera acaba de comenzar”.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.