Soltura y sensibilidad: el buen 2021 de Mariana Enriquez

Mariana Enriquez. Foto: Florencia Cosin.

La escritora argentina acaba de ser nominada al Kirkus Prize, en Estados Unidos, lo cual se suma a la selección al Booker Prize durante el primer semestre de este año. "¡Me parece muy bien!", expresa a Culto. En su obra, ha desplegado un particular universo que analizamos junto a su traductora y dos editores nacionales, que la han publicado en nuestro país.



“Bueno yo sé que hoy el tema es otro, pero estoy nominada a este premio con Megan McDowell”, así, con esa sencillez que la caracteriza, anunció ella misma la noticia en su cuenta de Twitter. Por segunda vez en lo que va del 2021, la escritora argentina Mariana Enriquez -uno de los nombres ineludibles de la actual literatura latinoamericana- ha sido nominada para un premio literario internacional.

Primero, fue el International Booker Prize, en el primer semestre, para el cual estuvo en la lista corta final, junto al chileno Benjamín Labatut (aunque el estímulo se lo adjudicó el francés David Diop); ahora se trata del Kirkus Prize, un galardón otorgado por la revista de reseñas de libros Kirkus Reviews, y que entrega 50 mil dólares (unos 39 millones de pesos chilenos) a quienes resulten ganadores en cada una de sus tres categorías: ficción, no ficción y literatura para jóvenes lectores.

En la primera de estas categorías está nominada Enriquez, por la traducción al inglés de su volumen de cuentos Los peligros de fumar en la cama, editado en castellano por Anagrama, en 2009. En idioma anglo, la edición corrió por Hogarth/Crown, y por ese mismo título estuvo seleccionada para el premio Booker Prize.

“Bueno, ¡me parece muy bien! Hablando en serio, literariamente destaco la importancia que se da a la traducción (el Kirkus, a diferencia del Booker, no es sólo para libros traducidos) y que sea un libro de cuentos, que siempre vienen rezagados respecto de las novelas”, señala la misma Enriquez a Culto sobre esta nominación.

La traducción que señala Enriquez, fue llevada a cabo por la traductora de origen estadounidense Megan McDowell, quien además ha llevado al inglés la obra de Alejandro Zambra, Lina Meruane y Samanta Schweblin. Consultada por Culto, comenta la experiencia de haber trabajado con el material de la trasandina.

“La experiencia de traducir el libro ha sido ideal—creo mucho en el proyecto de Mariana y es un agrado trabajar con un libro que me gusta más con cada lectura. Y claro, la recepción que ha tenido, llegando a la lista del Booker y ahora el Kirkus, ha sido fantástico—es un placer ver triunfar una artista que lo merece tanto”.

“De cierta manera es como volver a casa para el libro, porque los cuentos de Mariana tienen mucha influencia de la tradición anglo del horror—Stephen King, Lovecraft, Shirley Jackson, etc, son los escritores que nombra ella como influencias, y es un linaje que me ha sido importante para mi también -agrega McDowell-. Ella toma esa tradición y lo transplanta al mundo argentino, incorporando esos paisajes, esa historia, las tradiciones indígenas y la música del idioma, para llegar a unas narrativas que son universales y a la vez culturalmente especificas. Entonces el libro llega al inglés siendo casi familiar, pero muy sorprendente también”.

En el listado de candidatos y candidatas al premio, está la escritora estadounidense Joy Williams, alguien a quien Enriquez dice admirar mucho. “Estar con Joy Williams para mi es desconcertante, es una de mis escritoras favoritas y creo que no estamos para nada en el mismo nivel. Así que la sensación es esa, de desconcierto”, señala la trasandina a Culto. De hecho, su fanatismo llega a tan nivel que en Twitter declaró que la presencia de la oriunda de Massachusetts como nominada al galardón, hace que para ella misma sea “totalmente imposible” que lo gane.

Hablar con los muertos y la hermana menor

Enriquez viene de publicar una novela, la celebrada Nuestra parte de noche, vía Anagrama, por la que obtuvo el Premio Herralde de Novela 2019; y el volumen de crónicas El otro lado, en 2020, vía Ediciones UDP. Con esta última casa editorial chilena también publicó La hermana menor, en 2014, una biografía de la escritora argentina Silvina Ocampo.

“La consideramos una autora talentosa y original que se mueve en diversos formatos narrativos con soltura y sensibilidad -explica el poeta Matías Rivas, director de Ediciones UDP-. Desde la biografía hasta la crónica de rock o cine. Además que es una escritora de ficción magnífica, con un mundo propio y un estilo singular”.

Pero en Chile, Enriquez también ha sido publicada por la casa editora Montacerdos, la cual sacó tanto el volumen de relatos Cuando hablábamos con los muertos (2013) como el libro de crónicas de viajes Alguien camina sobre tu tumba (2018), donde se explaya sobre sus visitas a cementerios del mundo (y tuvo una nueva edición este 2021 vía Anagrama). El escritor nacional Diego Zúñiga, editor en Montacerdos recuerda cómo fue que se aproximaron y decidieron publicar a la trasandina.

“Quizá habría que hacer un poco de memoria y recordar que Mariana Enriquez publicó en 2009 Los peligros de fumar en la cama, en una colección de Emecé dedicada al cuento donde también se publicó ese mismo año Pájaros en la boca de Samanta Schweblin y en 2010 La hora de los monos de Federico Falco, es decir, era una colección extraordinaria”, dice el autor de Camanchaca.

Zúñiga agrega: “Lo primero que leímos de Mariana fue ese libro y nos pareció deslumbrante. Creo que ese mundo tan personal y único de Mariana Enriquez que hemos celebrado miles de lectores sigue estando contenido, de una manera perfecta, en esos relatos que ya tienen más de una década y que en estos años no han dejado de cosechar premios, lectores y reconocimientos como el que supimos esta semana, que anunciaron que está finalista de Premio Kirkus de EEUU”.

Y hay más, porque Enriquez tiene una relación muy particular con la mencionada editorial autogestionada, pero dejemos que sea el mismo Diego Zúñiga quien lo comente. “Ninguno de nosotros, en Montacerdos, conocíamos a Mariana en ese momento, sin embargo, le escribimos un mail a fines de 2012, contándole que queríamos hacer una editorial y que nos gustaría mucho publicar un libro con sus relatos. En ese entonces Montacerdos era sólo una idea, un proyecto, un nombre, o sea, nada. Pero le escribimos igual y le contamos cómo imaginábamos ese proyecto editorial y por qué para nosotros sería un honor contar con un libro de ella. Quién sabe por qué, pero Mariana nos dijo que sí; respondió de manera muy amable y generosa, y fue así fue como armamos Cuando hablábamos con los muertos, que publicamos en noviembre de 2013 y que sería el primer título de la editorial y quizá uno de los primeros libros de Mariana que se publicaron fuera de Argentina”.

¿Qué es lo que vendrá ahora? En lo inmediato, él o la ganadora del Kirkus Prize será anunciado en una ceremonia virtual el próximo 28 de octubre, desde la Austin Public Library, en Texas. Enriquez confiesa a Culto que al momento de publicar el libro, estar nominada a un premio internacional ni se le pasaba por la cabeza. “Se publicó en español en 2009, en esa época yo no tenía agente ni casi traducciones. No sólo no lo pensaba, ni siquiera estaba en lo que podía fantasear”.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.