Paul McCartney dice que Lennon fue el culpable del fin de The Beatles: “Yo quería que siguieran”

En una entrevista con la BBC, el músico aseguró que John había tomado la determinación varios meses antes de que se hiciera oficial, pero que la debieron mantener en silencio para no afectar los intereses comerciales del conjunto. No es una historia nueva, pero el inglés admite que ha debido lidiar por décadas con el trauma de ser apuntado como el responsable de la separación del cuarteto.



Es un tema casi de nunca acabar y que siempre ofrece nuevos ángulos, otros matices, lecturas diferentes y, sobre todo, nuevos culpables. ¿Quién fue finalmente el responsable de haberlo dinamitado todo?

Esa parece ser la pregunta que desde abril de 1970 recorre la mente de millones y millones de fanáticos de The Beatles que vieron como la historia más intensa y fascinante de la música popular tenía un punto final definitivo y sin retorno.

A Paul McCartney siempre se le ha apuntado con el dedo: fue quien reveló en una conversación con un periodista que abandonaba el cuarteto y siempre se lo mostró como el primer miembro dispuesto a dar un paso al costado. Y, por lo demás, el primero que quedó solo, a diferencia de sus camaradas, quienes rápidamente colaboraron en una serie de proyectos en conjunto.

Pero ahora el propio Macca profundiza en el hecho cinco décadas después y quiere entregar nuevas luces sobre el quiebre y, de paso, quitarse algo de responsabilida de encima.

En una reciente entrevista con BBC Radio 4, dentro de la serie This Cultural Life, el hombre de los Wings dijo que John Lennon fue el causante de la disolución de los Fab Four: “Yo no instigué la separación. Ese fue nuestro Johnny”, señaló en la entrevista que, según medios británicos, verá la luz el próximo 24 de octubre.

McCartney aseguró que sus intenciones estaban puestas en que la banda continuara, pues consideraba que aún no era el momento de separarse. “Era mi banda, era mi trabajo, era mi vida, así que quería que siguiera. El punto era que John estaba haciendo una nueva vida con Yoko. John siempre había querido separarse de la sociedad porque, ya sabes, lo crió su tía Mimi, que era bastante represiva, por lo que siempre buscaba liberarse “, recordó.

Lo que apunta el autor de Yesterday, en todo caso, no es nuevo. Efecrivamente Lennon había expresado en privado -y en septiembre de 1969- su intención de irse del conjunto, aburrido del resto y con ansias de exprimentar una vida en solitario ligada al activismo político, a la música experimental y, por supuesto, a Yoko.

Pero el acuerdo fue esperar un tiempo. Dejar tal resolución en silencio. Además, la idea era no perturbar la promoción de uno de los últimos álbumes de los británicos, el magistral Abbey Road, que precisamente llegó a las tiendas el 26 de septiembre de 1969, justo cuando The Beatles se estaba descomponiendo.

Lennon no dijo nada, aunque quería el divorcio. A McCartney meses después le tocó hablar cuando la situación era insostenible y los tiempos no daban para secretos. Por eso hasta hoy la historia lo condena como el sepulturero del tour mágico y misterioso de la agrupación.

En el especial de la BBC, según cuenta, es algo con lo que ha batallado en gran parte de las últimas décadas. Un trauma no menor arrastrado desde su pasado juvenil.

“Fui el tipo que rompió con The Beatles y el bastardo que demandó a sus compañeros. Era tan frecuente oírlo que durante años casi me culpo a mí mismo” , dijo en una entrevista en 2020 con la Revista GQ, en la que contó que entró en una espiral de alcohol y depresión por el tema.

“Tuve que vivir con eso porque era lo que veía la gente. Todo lo que pude hacer es decir que no”, apunta en el especial de la BBC.

“No soy la persona que instigó la división. Oh no, no, no. John entró en una habitación un día y dijo que me iba de The Beatles. ¿Eso está provocando la división, o no?”, indicó McCartney sobre lo que ocurrió realmente.

Además, agregó que, John tomó la separación “como un divorcio” y los otros miembros se quedaron “para recoger los pedazos”.

En la entrevista, Paul también reafirma aquella historia de que debieron guardar silencio ante la determinación ya tomada por Lennon. De hecho, fue el representante de ese entonces, Allen Klein, quien les dijo que por favor no hablaran nada: si John había decidido partir, que esperaran unos meses para no torpedear la rentable vida comercial del conjunto.

“Durante unos meses tuvimos que fingir. Era raro porque todos sabíamos que era el final de The Beatles, pero no podíamos separarnos”, recuerda.

Finalmente y, “harto de esconderlo”, McCartney soltó un día una bomba racimo sobre la cultura popular.

Además, dice que la batalla judicial con sus compañeros fue por otros motivos.

“Tuve que pelear (para proteger el legado de The Beatles) y la única forma en que podía pelear era demandar a los otros Beatles, porque iban con Klein. Y me lo agradecieron años después. Pero yo no instigué la división. Ese fue nuestro Johnny que vino un un día diciendo ‘me voy del grupo’”.

Sigue leyendo en Culto

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.