Diego Boneta y el último round de Luis Miguel: “Nuestra inspiración para esta temporada fue Toro Salvaje”

Foto: Netflix

El romance con Mariah Carey, unos desconocidos problemas del cantante con la ley en EE.UU., el regreso de Luisito Rey y hasta un guiño a la propia serie dentro de la serie. "Esta es la temporada más arriesgada, tratamos de romper con todo", dice el actor mexicano a Culto sobre el desenlace de la producción de Netflix, disponible desde esta semana.



En 2017 Diego Boneta se transformó en Luis Miguel y hasta hoy es prácticamente imposible separarlo del personaje. “Fue un proyecto que nos cambió la vida a todos”, reconoce a Culto el actor, hablando por primera vez en pasado de la producción que lo transformó en estrella mundial. Tras cuatro años y medio viviendo, respirando y hasta soñando como el ídolo mexicano, Boneta comienza a despedirse de la historia con una tercera y última temporada que Netflix estrenó el jueves. La más atípica y arriesgada de todas, asegura.

“Queríamos romper con lo que la gente podía esperar. Que fuera la temporada más atrevida, mostrar a un Luis Miguel que no se había visto”, cuenta el actor, quien en la ficción ha estado atado por mucho más tiempo a la vida de su compatriota. “Es increíble, me siento muy afortunado de haber podido interpretar a un personaje de los 17 hasta los 50 años”, comenta sobre un ciclo final que nuevamente usa dos temporalidades para viajar a los extremos de la biografía del cantante; desde los orígenes y detalles menos conocidos de la relación de sus padres -que reaparecen en estos últimos capítulos- hasta el Luis Miguel Gallego Basteri de hoy, con más de medio siglo en el cuerpo.

En medio de todo eso, se podrá ver en detalle la relación amorosa del hombre de La incondicional con la cantante estadounidense Mariah Carey, en la década del 90. También, su incursión en el mercado anglo y su dueto con Frank Sinatra, la cima de su popularidad planetaria, el éxito de Por debajo de la mesa (1997) y su apuesta por la música mariachi, para luego ahondar en una poco documentada detención del solista en Estados Unidos, junto a su debacle anímica, familiar y financiera en este siglo.

Jade Ewen como Mariah Carey y Diego Boneta como Luis Miguel. Foto: Netflix

“Creo que es muy admirable que él se haya atrevido a contar ese lado de su historia. Hay muchas biopics que suavizan las cosas, que tratan de mostrar solo el lado bonito y no la totalidad, pero aquí ocurre lo contrario y eso creo hace que Luis Miguel se humanice: mostrarlo en sus momentos más vulnerables y a la vez, en sus momentos más grandes”, dice Boneta, quien a medida que avanza la trama ha ido sumando más horas de maquillaje y prótesis para acercarse a la actualidad del artista.

”Como actor fue muy interesante poder interpretar al Luis Miguel que conocí”, cuenta. “No conocí al de 20 años, ni al de la segunda temporada, conocí a este, entonces todo lo que ven retratado, todos los tics, los gestos, son cosas que yo vi y que saqué de mi convivencia con él”, detalla.

El avance de la historia hacia el presente dio pie a decisiones artísticas poco usuales para una producción de este tipo. Entre ellas, la inclusión en el guión del empresario Miguel Alemán (Carlos Ponce), quien tal como en la vida real le propone al “Sol de México” de la ficción solucionar sus problemas de caja llevando su biografía a la pantalla.

“Lo de la serie dentro de la serie es mi favorito porque en ninguna biopic había visto eso, es algo muy novedoso, sobre todo que esté atado a esos momentos, los más difíciles del personaje. Es muy meta. Me encantaría platicar de más escenas que me tocaron y que son loquísimas, pero ya las verán”, promete.

Foto: Netflix

Boneta también destaca los episodios iniciales dedicados a Mariah Carey (“la complicación de esa relación es muy interesante”, explica), la reaparición de Luis Rey (Óscar Jaenada) y Marcela Basteri (Anna Favella), “mostrando un lado de su relación que no se había visto y el cómo se enamoraron”, pero sobre todo, “el arco final de este personaje que hemos visto a través de tres temporadas, dónde empieza y dónde acaba”.

“Un poco nuestra referencia o nuestra inspiración para esta temporada fue Toro salvaje, una película que muestra a un personaje en su alto más alto y en su bajo más bajo, y cómo ocurre esa transición. Aquí es ver a Luis Miguel enfrentarse a los problemas más duros que le han tocado y creo que esta parte es muy dura, muy fuerte, los contrastes son mucho más grandes”, explica.

A sus 30 años, Boneta ya piensa en sus próximos pasos. Un remake de la comedia El Padre de la novia, una nueva serie para Paramount Plus y la apuesta por su productora para crear sus propios proyectos. Pero todavía le queda algo de Luis Miguel, el bis, el último round, “el capítulo final de un capítulo importantísimo en mi vida personal, profesional, que me absorbió en todos los sentidos como ninguno otro antes. Y para esta temporada nos preguntamos qué es lo que la gente espera y buscamos hacer lo opuesto”, cierra.

Sigue leyendo en Culto

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.