La vida ilimitada de Guns N’ Roses

Su nombre es un ineludible del rock. Con múltiples éxitos y casi cuatro décadas de existencia, la banda liderada por Axl Rose y Slash sigue llenando estadios, tal como lo harán este miércoles 5 de octubre en el Nacional. ¿Qué elementos hay detrás de su vigorosa vigencia? Expertos consultados por Culto se aventuran a desentrañar el espíritu de un clásico que trasciende generaciones.



A cinco años de su última visita a nuestro país, Guns N’ Roses, otrora señalados como “el grupo más peligroso del planeta”, se preparan para el reencuentro con la fanaticada criolla. Un evento con entradas agotadas que está agendado para el 5 de octubre en el Estadio Nacional, el mismo recinto que los acogió en su agitado debut hace 30 años.

Pese a sus 37 años de carrera con varias idas y vueltas, la inmensa convocatoria que alcanzan sus recitales a lo largo del planeta revelan su lugar en la cultura popular.

Para Rainiero Guerrero, director de Radio Futuro, el mayor mérito recae en su cancionero. “Discos como el Appetite for destruction y el Use your illusion I y II son obras maestras que supieron entender muy bien cómo hacer música rock que no fuera tan estridente y que abarcara masas. Guns estaba en ese minuto en esa delgada línea entre el rock, el heavy y el pop. Me parece que ahí hay algo interesante en ellos que lo supieron plasmar muy bien. Eso se transformó en canciones que son emblemáticas y que obviamente perduran. Y cuando las canciones perduran en el tiempo, las bandas no desaparecen”.

En ese sentido, Guerrero destaca que a los cambios de formación y sus idas y venidas, el grupo “siempre ha estado presente por sus canciones”, complementa.

Alfredo Lewin, conductor de Radio Sonar, también destaca la relevancia de sus temas. “En esos tres discos, donde hay más de 30 canciones, hay 15 que son absolutamente paradigmas del rock y del tiempo donde la industria inflaba a las bandas como para decir que con Guns N’ Roses, estábamos frente a los nuevos Rolling Stones, cosa que de repente podía ser”.

En el recuerdo de aquello y en cómo ese catálogo envejece muy a la manera de los Rolling Stones, Guns N’ Roses se encuentra 30 años después llenando los mismos estadios que llenaban en 1992. Eso es lo más cool de todo, y no necesariamente hay que confundir eso con la idea de que el rock la lleva, porque no es tan así”, agrega.

Un cancionero que ha cruzado generaciones. “Guns N’ Roses y sus canciones la llevan para un público nostálgico, donde esos papás supieron pasar a sus hijos la música y el sonido del rock and roll más básico, que era lo que estaba haciendo Guns N’ Roses a finales de los 80″. Un fenómeno que el hombre de radio también detecta en bandas como Metallica, Kiss y Iron Maiden.

El crítico de música de La Tercera, Marcelo Contreras, igualmente destaca el peso de lo retro en nuestros días. “¿Por qué aún son capaces de llenar estadios y convocar a públicos masivos? Porque hay una industria dedicada a la nostalgia. O sea, no sólo tiene que ver con un disco extraordinario como lo fue Appetite for Destruction. Pero más allá de eso tiene que ver con que hay una industria que está dedicada a la nostalgia. El público tiene un gen nostálgico a esta altura, dentro de lo que es la cultura pop. Así que creo que por ahí va también la respuesta a aquello”.

Y hay otro factor que cruza la identidad de rock. “Guns N’ Roses representa, probablemente, uno de los últimos estertores del rock como símbolo de peligrosidad, rebeldía, desafío, mala conducta. Todo ese tipo de características que durante largo tiempo fueron parte de la cultura del rock”, complementa Contreras.

Raniero Guerrero también recalca la identidad rebelde que ostentaba la banda durante su era dorada. “Creo que los Guns son la exageración y la exacerbación de los Rolling Stones en los 70, y eso que los Rolling Stones fueron bastante alzados, hicieron de todo. Guns es como el hijo más descarriado todavía. Y en ese linaje del sexo, drogas y rock and roll me parece que han sido actores principales. Ahí tiene un hito muy importante. Eso de ser una banda peligrosa lo supo vender y lo supo plasmar e interpretar hasta el día de hoy”.

Para Lewin, parte de su legado tiene relación con sus citas constantes a otras grandes bandas y artistas, lo que define como “un gran favor” a su generación. “Guns N’ Roses siempre se esmeró por mostrarnos el catálogo de las bandas que los influenciaron. Gracias a Guns N’ Roses conocimos a Paul McCartney, a Bob Dylan, a Misfits, a Nazareth”.

Siempre fue muy consciente de que eran una referencia y un homenaje a otras bandas. Y ellos, en vivo, son una banda que, extraordinariamente, a diferencia de todas las demás, tocan muchos covers, porque se sienten parte de un continuo del rock -agrega-. Creo que hay pocas bandas y músicos tan musicalmente letrados como Axl Rose. Es un tipo que puede referir a Elton John y a Paul McCartney con la misma fluidez que puede referir a bandas como Hanoi Rocks y bandas del punk rock. Esta banda sabe que no inventaron nada, solamente sintetizaron un montón de cosas y la hicieron de una manera muy particular”.

Sin embargo, agrega que el romance con el público puede no ser eterno: “Están llenando estadios hoy día y lo han hecho durante los últimos cinco años. Pero no lo van a hacer en 10 años más si es que no sacan algo nuevo. No pueden seguir viviendo con un catálogo que lo único que hace es envejecer. O sea, te puedo afirmar que en el año 2032 Guns N Roses no va a estar llenando estadios con el mismo show, porque básicamente están haciendo el mismo show desde siempre, hace 30 años atrás”.

Sigue leyendo en Culto

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.


Una manzana sin pelar contiene más vitamina C, vitamina K, calcio, potasio y fibra que una pelada.