Vuelve la serie de culto The Kingdom: “Con Lars von Trier tienes una sensación de total libertad”

A 25 años de su última entrega, la ficción sobre un hospital maldito de Copenhague retorna con una tercera temporada que horroriza, saca risas e incomoda, y se estrena en la plataforma Mubi este domingo 27. El actor sueco Mikael Persbrandt conversa con Culto acerca de su trabajo con el cineasta danés y los pliegues de la historia. “Hablé con Stellan Skarsgård después del rodaje. Ambos estuvimos de acuerdo en que cuando filmas con Lars, todo lo demás es aburrido”, señala.



Los médicos no son los héroes del día. Tampoco son un grupo en el que se tejan bellas historias de romance o amistad, ni menos arcos de redención. No lo son bajo la lógica de Lars von Trier, quien en los años 90 decidió crear una serie en que el hospital de la trama –un personaje en sí mismo– está construido sobre un territorio embrujado de Copenhague y sus trabajadores están definidos por una maldición que parece ser tanto externa como interna.

Demencial y terrorífica, la ficción de culto The Kingdom regresó este año con su tercera y última temporada (bajo el título The Kingdom exodus), nuevamente con el cineasta danés como principal motor creativo pero con un elenco en su mayoría nuevo.

Uno de los principales fichajes es Mikael Persbrandt, actor sueco de larga experiencia (El Hobbit, la miniserie chileno-finlandesa Héroes invisibles) que se pone en la piel del hijo del difunto neurocirujano Stig Helmer (Ernst-Hugo Järegård), y que encabeza un reparto también compuesto por Bodil Jørgensen, Lars Mikkelsen y David Dencik, y con apariciones especiales de Alexander Skarsgård, Willem Dafoe y el mismo Von Trier.

Creo que deberíamos estar felices de no conocer a un médico así en la vida real, eso sería un desastre”, señala a Culto el intérprete sobre su papel, un neurótico y atormentado profesional que en el primer episodio debuta en la jefatura de The Kingdom.

“Es muy divertido encarnar a un tipo con este lado disfuncional. Me reí mucho frente a las cámaras y detrás de las cámaras. Pero ellos se lo toman en serio. Yo realmente siento pena por él. Tiene que ser un infierno en la Tierra ser él. Lo lamento”, dice entre risas.

El regreso de la serie se detona cuando una sonámbula de nombre Karen (Bodil Jørgensen, repitiendo su personaje de Los idiotas, también de Von Trier) responde a un llamado e ingresa a las instalaciones del recinto hospitalario de la trama. Mediante ella es que el portal que separa a los vivos de los muertos podría volver a abrirse, mientras los trabajadores atraviesan toda clase de raras e insólitas experiencias.

Así inician cinco capítulos que admiten tantas lecturas como la variedad de espectadores que se decidan a verla (en la plataforma Mubi desde este 27 de noviembre, un nuevo episodio cada domingo, y los anteriores dos ciclos disponibles en versiones restauradas).

“Hay muchos diferentes ángulos con los que puedes mirar esta producción. Puedes buscar algunas pistas sobre lo que significa con respecto a la humanidad. O simplemente puedes observar las partes divertidas. Si eres sacerdote, puedes buscar todos los símbolos religiosos de la serie”, sostiene Persbrandt.

En Europa occidental tenemos muy pocas (historias sobre) demonios y dramas sobre fantasmas. Todos esos ingredientes de esta saga me resultaron muy, muy atractivos. Creo que vivimos en una comunidad demasiado secular en Europa occidental y tenemos muy poca vida espiritual”, analiza.

Su rol en el nuevo ciclo de la ficción está en las antípodas de su participación en la comedia de Netflix Sex education, donde encarnó a Jakob Nyman, la pareja del personaje de Gillian Anderson (papel que, cuenta, no retomará en la cuarta tanda de capítulos). Eso, explica, “es lo bueno de mi trabajo: un día puedes ser un asesino y al día siguiente puedes ser el padre más dulce. Es parte del trabajo y, si tienes suerte, puedes interpretarlos a todos”.

Detrás de escenas

A pesar de que la historia juega con que el estreno de las dos primeras temporadas de The Kingdom dañó severamente la reputación del hospital, detrás de escenas no conversaron demasiado sobre la continuidad entre una y otra encarnación. Así al menos lo recuerda Mikael Persbrandt.

“Tal vez soy demasiado racional, pero como actor tienes que aprender tus líneas y hacer el trabajo, y tratar de hacerlo bien. No pensé mucho en las temporadas anteriores. Estaba concentrado en la tercera”, advierte.

Finalizada su labor en las grabaciones de la serie, compartió algunas palabras con su compatriota Stellan Skarsgård, intérprete fetiche de Lars von Trier que en la primera entrega fue un abogado sueco. “Hablé con él después del rodaje. Ambos estuvimos de acuerdo en que cuando filmas con Lars, todo lo demás es aburrido”, indica.

Razón tiene: no a muchos directores se les ocurriría incluir una versión gigante de la cabeza del actor alemán Udo Kier en las profundidades del hospital, u obligar a que el abogado que encarna Alexander Skarsgård (en sustitución de su padre) atienda en un inodoro.

Detalla una breve anécdota de su trabajo junto al autor de Europa (1991) y Anticristo (2009). “Lars me dijo en el set en el primer día de rodaje: ‘todo esto es para ti’. Lo que sea que eso significaba probablemente era para ponerme nervioso, no lo sé”.

Agrega: “Él nunca delimita cuando está dirigiendo. Cuando filmas con Lars tienes una sensación de total libertad. Puedes moverte en la habitación en la que se supone que debes estar y los camarógrafos te siguen. Es una manera muy agradable de hacer películas”.

Seguidores y colaboradores del cineasta recibieron una dura noticia en agosto pasado: se reveló que padece Parkinson y que, a causa de ello, disminuiría sus apariciones públicas. No hay indicios de un eventual retiro, pero por ahora tampoco la confirmación de un siguiente proyecto.

“Yo aceptaría cualquier personaje que él tuviera para mí. Si me llama y me dice: ‘tengo un día para ti’, lo haría. En este caso (The Kingdom), tuve cerca de 50 días. Es simplemente un privilegio y una alegría estar en una producción con Lars von Trier. Fue una experiencia fantástica”, apunta Persbrandt.

Ha sido el mejor trabajo cinematográfico que he hecho hasta ahora, y he estado en como 90 o 100 producciones”, afirma. “Tengo que hacer otra película con él, supongo, espero hacerla. Es otra cosa estar en su universo”.

Sigue leyendo en Culto

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.


Poner en práctica un ritmo pausado a la hora de comer, ayuda al cerebro a asimilar la ingesta de alimento y calmar el apetito.