Víctima de coronavirus: a los 92 años muere Vittorio Gregotti, maestro de la arquitectura italiana

Fue uno de los diseñadores del estadio de los Juegos Olímpicos de Barcelona 1992 y autor del estadio de la Copa del Mundo Italia 1990. Internado por una neumonía el sábado, murió ayer en Milán producto de las complicaciones del coronavirus.




“Primero que nada soy un arquitecto europeo”, decía Vittorio Gregotti. Parte de una generación que se formó bajo las influencias de Le Corbusier y Mies van Der Rohe, los padres de la arquitectura moderna, el arquitecto italiano defendía el “internacionalismo crítico” y tenía una visión adversa de la globalización en la arquitectura: “Con la globalización hubo una sobrevaloración de la economía como contenido de la arquitectura”, afirmaba.

Formado en el Instituto Politécnico de Milán, Vittorio Gregotti murió ayer a los 92 años producto de las complicaciones del coronavirus. El arquitecto nacido en Novara, al norte de Italia, en 1927, fue internado el sábado en Milán por una neumonía que se complicó con el COVID-19.

“Un maestro de la arquitectura internacional se va en estas horas sombrías”, posteó en Twitter el director de la Trienal milanesa, Stefano Boeri, quien lo definió como “un ensayista, crítico, maestro, editorialista, polemista, hombre de las instituciones que, siendo siempre y sobre todo un arquitecto, hizo la historia de nuestra cultura”.

Gregotti participó en la remodelación del estadio de los Juegos Olímpicos de Barcelona 1992.

Ganador del Grand Prix en la Trienal de Milán en 1964, Gregotti fue autor de numerosas obras urbanas, así como académico en universidades italianas y extranjeras. El arquitecto que describía su actividad como “la forma de las materias ordenadas en consonancia con el hábitat”, era un referente de la arquitectura italiana gracias a su estilo moderno con perspectiva histórica.

Sus obras más conocidas son la remodelación del estadio los Juegos Olímpicos de Barcelona 1992 y el estadio de la Copa del Mundo Italia 1990. Pero en su trayectoria destacan también proyectos culturales y urbanos, como el Centro Cultural de Belém, en Lisboa (1992), y el proyecto de regeneración urbana de Biccoca, en Milán, que le otorgó centralidad a una zona de la periferia al integrar facultades universitarias, áreas verdes y espacios de arte, como el Teatro degli Arcimboldi.

Centro Cultural Belém en Lisboa.

Autor del ensayo El territorio de la arquitectura, Vittorio Gregotti fundó en 1974 el estudio Gregorru Associati Internacional y entre 1981 y 1996 dirigió la prestigiosa revista Casabella. Afiliado al Partido Comunista, fue director también de la Bienal de Arquitectura de Venecia en 1978, bajo el título Utopía y la Crisis de la Anti-Naturaleza: Intenciones arquitectónicas en Italia.

El ministro de Patrimonio Cultural de ese país, Dario Franceschini, también lamentó su partida: “Con profunda tristeza me enteré de la desaparición del profesor Vittorio Gregotti. Un gran arquitecto y urbanista italiano que ha dado prestigio a nuestro país en el mundo. Me aferro a la familia en este triste día”.

Teatro degli Arcimboldi en Milán.

Comenta