La oposición puertas adentro: el crudo análisis de la crisis institucional y cómo se adoptó la decisión de no acorralar a Piñera

Este martes, tras conocerse el fallo del TC, los legisladores analizaron cómo enfrentar los 10 meses que restan de la complicada administración de Piñera. Primó entre los asistentes el criterio de evitar agudizar la crisis institucional que vive el país, además de reiterar el llamado a acuerdos.


No dejemos que la sangre llegue al río. Esa fue una de las reflexiones que lanzó a la mesa un senador en el almuerzo que la oposición tuvo este martes apenas se conoció la decisión del Tribunal Constitucional que rechazó el requerimiento presentado por el gobierno para frenar la promulgación del proyecto de retiro del 10% de las AFP aprobado por el Congreso.

Pasadas las 14 horas, los senadores del sector llegaron al comedor del Senado, ubicado en el piso 14 del edificio, para analizar en conjunto cómo enfrentar la crisis institucional que se abrió con la derrota del Presidente Sebastián Piñera. Nadie a esa hora escondía su sorpresa frente a la determinación con que el TC -por siete votos contra tres- resolvió no acoger a trámite el requerimiento del Ejecutivo. Así como el gobierno contaba con un triunfo seguro, los constitucionalistas consultados por la oposición en los días previos apostaban al mismo resultado.

La presidenta del Senado, Yasna Provoste (DC), encabezó la reunión de coordinación en la que estuvieron presentes, entre otros, el vicepresidente del Senado, Jorge Pizarro (DC), y los senadores Alejandro Navarro (PRO), Álvaro Elizalde (PS), Juan Ignacio Latorre (RD), Adriana Muñoz (PPD), Jaime Quintana (PPD), José Miguel Insulza (PS), Juan Pablo Letelier (PS), Guido Girardi (PPD) y Ximena Rincón (DC). Mientras que a través de una pantalla que se habilitó para la ocasión se conectaron, entre otros, los senadores socialistas Alfonso de Urresti, Carlos Montes e Isabel Allende.

Quienes estuvieron presentes ayer recalcan que uno de los conceptos que más repitió la presidenta del Senado fue “humildad”. Tal como lo hizo en la cita que la oposición tuvo el domingo por la noche, en la previa al fallo, la senadora por Atacama hizo hincapié en que la crisis no solo es peligrosa para el gobierno, sino que también lo es para la democracia. Un análisis que fue compartido por una parte importante de los asistentes y bajo el cual se llegó a la convicción de que el camino no es salir a acorralar al Presidente y a su gobierno, porque están en juego la institucionalidad y el proceso constituyente. “No nos interesa infligir una nueva derrota al Presidente”, dijo hoy Provoste en La Segunda, reforzando, justamente, el tono con el que ayer enfrentaron la determinación del TC.

“Se habló de que esto de sacar presidentes antes de que terminen su periodo puede generar un clima de inestabilidad para adelante (...). Y se conversó explícitamente ser humildes en la victoria, no salir a pegarle en el suelo al gobierno”, explica Latorre sobre el encuentro opositor.

Y si bien entre los presentes se reconoció que esta es una “oportunidad” para el sector, por los efectos electorales que la crisis política que atraviesa el gobierno pueda producir en Chile Vamos, tanto en los próximos comicios de mayo como también para la parlamentaria y la presidencial, la visión mayoritaria que se expresó fue que eso no era suficiente y que, por tanto, la centroizquierda debía articularse para ofrecer una alternativa. En eso, el llamado de Provoste a una coordinación que trascienda el Congreso y llegue a los partidos y a los abanderados de la centroizquierda hizo sentido entre los asistentes.

En ese marco, el sector delineó cómo enfrentar los 10 meses que le quedan a la administración de Piñera. Y ahí hubo dos miradas. Por un lado, quienes se mostraron más abiertos a abrir espacios de diálogo con el gobierno y avanzar en temas prioritarios, como el tributario o el previsional, y por otro, quienes defendieron la necesidad de emplazar a La Moneda a definir sus propuestas para la recta final.

“No es el momento de hacer una lista de supermercado, sino centrarnos en tres asuntos. Ingreso de emergencia sin condiciones, el tema de los impuestos en que se puso énfasis en gravar a los súper ricos y, sobre todo, la evasión, y el gran problema de las pensiones”, afirma uno de los asistentes, que prefirió hablar fuera de micrófono y que subraya que la oposición debe dar una señal de “responsabilidad”.

Uno de los más duros del encuentro, según distintas fuentes, fue el senador Montes. Así resume él mismo su postura: “Se llegó a cierto acuerdo de que aquí había que ser sobrios, porque el gobierno está en una crisis de carácter terminal, que había que asumirlo así, y entrar a la discusión de cómo se actúa frente a un gobierno así. Algunos quieren ponerse a conversar con La Moneda. Otros creemos que no es llegar y sentarse a la mesa, ellos deben decir primero qué quieren hacer estos 10 meses y ahí nosotros fijar una línea de conducta. Hay que globalizar la forma de interpelar al gobierno para ver cualquier alternativa de futuro”.

El factor Jiles

Más allá de la estrategia que se adopte, algunos senadores admitieron la situación de fragmentación en la que también se encuentra la propia centroizquierda. Así, por ejemplo, algunos incluso advirtieron que los candidatos de Unidad Constituyente no han logrado posicionarse y que, por lo mismo, había que ser inteligentes para enfrentar el ciclo político que se abre. “No hay que perder de vista que nuestros candidatos no están rozagantes”, afirmó un senador, apuntando a que en esta crisis la única que ha sacado dividendos es la diputada Pamela Jiles (PH). Y si bien no fue el foco de la conversación, presentes aseguran que cruzó en varias intervenciones el análisis.

“Se planteó que esto es una oportunidad para la oposición, pero que tenemos que ofrecer una alternativa. La pura pérdida de la derecha no implica que la gente va a elegir a la centroizquierda. Varios reconocieron que sus candidatos están en una situación de debilidad. Se conversó explícitamente ese escenario de debilidad, se dijo que las candidaturas de Unidad Constituyente no prenden”, asegura Latorre.

Otro senador opositor lo pone en estas palabras: “La conclusión principal es que lo importante aquí era la gente y no la pelea entre políticos. El tema es cómo obligamos a Piñera a dar soluciones”.

Las gestiones de Chile Vamos

La reflexión de la centroizquierda se da, además, luego de que senadores del oficialismo se abocaran hace semanas a hacer gestiones con la oposición para buscar una salida a la crisis que supuso para el gobierno el tercer retiro de fondos y evitar un descalabro mayor.

Los senadores Juan Antonio Coloma (UDI), Rodrigo Galilea (RN) y Claudio Alvarado (UDI) fueron algunos de los parlamentarios oficialistas que ayer reforzaron los contactos con sus pares del sector para contener una embestida sobredimensionada contra el Presidente y el gobierno.

En esos diálogos, comentan en la oposición, advirtieron el riesgo institucional y recalcaron que en esta crisis Jiles saca verdaderas ganancias.

“Conversé con algunos senadores, pero antes del fallo, con el fin de buscar un escenario de entendimiento. Es más indispensable que nunca llegar a acuerdos razonables de gobernabilidad. Para eso, hay que hacer bien las cosas, pero también hay que tener interlocutores que estén dispuestos a cumplir ese rol y no en la lógica pasiva como yo por lo menos he visto en el último tiempo”, sostiene Coloma.

Y agrega: “Así como ha sido un mes malo para el gobierno, no me cabe duda que para la oposición de centroizquierda ha sido algo equivalente, ya que ha estado completamente invisibilizada y de alguna manera ha sido cooptada por el ala más dura de la Cámara. Obviamente me duelen los problemas del gobierno, pero también me sorprende que la oposición, que siempre se planteó en un escenario de entendimiento, hoy día simplemente sea irrelevante, cuestión que creo es delicada”.

De igual forma, Alvarado expresa que “las circunstancias políticas actuales hacen absolutamente necesario tener en la centroizquierda liderazgos ordenadores, que permitan trabajar principios de acuerdo en materias que son relevantes para el país. Y, en eso, considero que la presidenta del Senado puede jugar un rol importante”.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.