Tercer retiro: propuesta del gobierno no convence al oficialismo y presidenciables critican gesto a Lavín y Desbordes

La Moneda continuó durante todo este martes haciendo gestiones para llegar a una propuesta que logre alinear al oficialismo para votar en contra del tercer retiro previsional. La apuesta de Palacio, que contempla recoger la idea del candidato presidencial UDI Joaquín Lavín, desató la molestia de Evópoli, partido que transmitió su malestar al gobierno.


“Que el gobierno llegó tarde otra vez”, “es demasiado acotado”, “es insuficiente”. Esas son algunas de las frases que repetían este miércoles al interior del oficialismo para referirse a la fórmula que escogió La Moneda para contener la aprobación del tercer retiro de los fondos de AFP, recogiendo de manera acotada la propuesta del alcalde de Las Condes y uno de los abanderados presidenciales de la UDI, Joaquín Lavín, que permite un retiro de fondos del seguro de cesantía. Iniciativa a la que se plegó también el candidato de RN, Mario Desbordes.

Hasta el cierre de esta edición, los ministros Rodrigo Delgado (Interior), Juan José Ossa (Segpres) y Jaime Bellolio (Segegob) seguían tratando de alinear a los parlamentarios de Chile Vamos para así evitar la aprobación del tercer retiro del fondo de pensiones, el que se sigue discutiendo en el Congreso y cuya votación se iniciaría hoy en sala.

En este contexto, La Moneda este miércoles volvió a contactar a Lavín y a Desbordes para que contribuyan a ordenar las filas del oficialismo. En el sector sostienen que la gestión que ambos desplieguen en sus respectivos partidos, será también una medición del peso que tiene cada uno.

Si bien en un inicio el Ejecutivo se resistía a avanzar en la idea de Lavín, el martes cambió de parecer y terminó acogiéndola. La Moneda busca así un seguro para evitar el avance legislativo del tercer retiro mientras se debate sobre cuál es el mejor momento para presentar el requerimiento ante el Tribunal Constitucional (TC).

La ofensiva de La Moneda también responde, admiten en el oficialismo, a evitar que el requerimiento que presentarán al TC corra riesgo si es que el proyecto es aprobado por más de 2/3 del quórum y si es que avanzan las modificaciones que está empujando la oposición. Esas enmiendas buscan sortear las objeciones que ya hizo el organismo sobre la facultad exclusiva del Presidente para el segundo retiro previsional, estableciendo facultades especiales del Congreso durante el estado de excepción.

El escenario se complicó aún más ya que durante la discusión en el Congreso se terminó enredando la técnica legislativa. Esto, luego de que la Comisión de Constitución acordara votar por separado la propuesta de la oposición que agrega un artículo permanente a la Constitución para permitirle al Congreso legislar en materia de retiro de fondos durante la pandemia y, por otro lado, la que propone un nuevo desembolso de fondos mediante un artículo transitorio de la Constitución. Fue esta fórmula la que ya objetó el primer fallo del TC, declarándola inconstitucional.

Así quedaron en tabla dos mociones distintas. La que respalda la oposición, admiten en el sector, tiene altas probabilidades de caerse en sala, dado que Chile Vamos respaldó la otra alternativa y sin sus votos, no hay forma de que la centroizquierda logre el quórum de 3/5.

En tanto, la que busca modificar las normas transitorias y que fue respaldada como mejor alternativa por parte de legisladores oficialistas, llegó a la sala sin articulado por lo que, de aprobarse, tendrá que volver a la Comisión, dilatando aún más la tramitación.

Así, la primera apuesta del Ejecutivo es que Chile Vamos rechace en primera instancia el proyecto con articulado permanente y, en el mejor de los escenarios, que se termine rechazando también el transitorio. De hecho, ante este escenario La Moneda elaboró dos requerimientos para presentar al TC, uno para cada proyecto. Esto, dependiendo de lo que pase en la votación. Cada uno de ellos, afirman en Palacio, tiene una argumentación distinta.

En este escenario, la UDI sigue presionando para que La Moneda mantenga la propuesta original de Lavín -que contempla, entre otras cosas, que cada afiliado podrá sacar el 50% de lo que tiene acumulado en su cuenta individual, con un tope de un millón de pesos; garantiza que el retiro mínimo sea de 400 mil pesos-, y que no sea tan acotada como la que planteó el Ejecutivo que solo establecía retirar 400 mil pesos a personas con rentas que ascienden hasta un millón y medio de pesos.

“La indicación de Walker enredó mucho el proyecto. Ahí resurge de nuevo el AFC, estamos viendo los detalles. Le pedimos al gobierno que lo ingrese que no solo sea algo de buena voluntad y si lo ingresa, sin letra chica, tal como el texto que yo les presenté hace un mes atrás en La Moneda, hay altas posibilidades de que el 10% no junte el quórum”, dijo ayer el diputado UDI Jorge Alessandri.

En este contexto, pasadas las 11.00 de este miércoles, Piñera se reunió con los ministros del comité político y el titular del Trabajo, Patricio Melero, para abordar los detalles de las negociaciones y ver el alcance de lo que pueden plantear para alinear a Chile Vamos. Al término de la cita, el ministro de Hacienda, Rodrigo Cerda, se limitó a decir que están analizando varias alternativas.

Como sea, en el oficialismo dicen que ya están trabajando equipos técnicos de Hacienda, Segpres y Trabajo con parlamentarios de Chile Vamos para consensuar una propuesta que alinee al sector.

En el marco de las tratativas, la UDI ha planteado dos condiciones para rechazar el tercer retiro: que el gobierno vaya al TC antes de que se vote en la Sala para poder tener una postura que argumentar en esa instancia y que la propuesta de La Moneda sea lo más cercana a la de Lavín.

El Ejecutivo ha transmitido, según las mismas fuentes, que solo presentará un proyecto de retiro de fondos del seguro de cesantía si es que se rechaza la moción del tercer retiro.

En el gremialismo transmiten que, en este contexto, el exdiputado Ernesto Silva, quien es el coordinador político de Lavín, está llamando a algunos parlamentarios para intentar alinearlos.

En RN, en tanto, el escenario es más disperso y varios transmiten que, como el gobierno no ha presentado una propuesta concreta, sus posturas se mantienen igual para votar favorablemente en el tercer retiro. Sin embargo, hay algunos en la bancada que están dispuestos a aprobar ambas mociones del tercer retiro.

Si bien el diputado Miguel Mellado sostuvo que “rechazaré el articulado permanente”, indicó que “aprobaré el proyecto de articulado transitorio que viene vacío de la comisión, por tanto, debe volver a la comisión a su tramitación en particular y eso le abre una puerta de tiempo al gobierno para tramitar el AFC”.

Su par Tomás Fuentes, en tanto, indicó que aprobará ambos proyectos. “No estoy disponible para experimentar a última hora con el seguro de cesantía (...). Aprobaré el retiro de fondos de pensiones en todas sus versiones”, dijo.

Molestia de Evópoli por el fin de la prescindencia y críticas de Sichel

En Evópoli, la jugada de La Moneda no cayó bien, puesto que la propuesta de retiro de las AFC no había sido bien evaluada por los parlamentarios ni por su candidato presidencial, Ignacio Briones, quien se ha manifestado en contra de esa iniciativa. Sin embargo, en la tienda confidencian que “en estricto rigor, cualquier alternativa es mejor que el 10%”.

En ese partido hay incomodidad por la señal de La Moneda en favor de una propuesta de uno de los abanderados del sector, lo que supondría el fin de la prescindencia del gobierno. La colectividad hizo saber su malestar al Presidente Piñera y a ministros del comité político.

En Evópoli explican en privado que habría disposición para aprobar una fórmula como la que baraja el gobierno, siempre y cuando se asegure que no estarán los votos oficialistas para el tercer retiro, cuestión que “pone a prueba la fuerza” de Lavín y Desbordes para alinear a sus parlamentarios.

Además, la colectividad que dirige Andrés Molina estaría pidiendo al gobierno que “compense” a su candidato presidencial adoptando alguna de las propuestas que ha hecho, tales como la idea de ofrecer créditos blandos –con tasa de interés real cero- para personas y pymes.

Evópoli, en todo caso, no fue el único partido incómodo con la última jugada de Piñera para evitar la aprobación del tercer retiro. También el abanderado presidencial independiente Sebastián Sichel realizó duras críticas en contra del gobierno y la coalición oficialista.

“Abrir el seguro de cesantía va a ser una tragedia, porque hoy día empezamos con el primer retiro de seguro de cesantía si nos abrimos, pero te aseguro que en tres meses más, vamos a estar por segundo, el tercero y el cuarto y ahora vamos a dejar sin fondo de cesantía a las personas, como pasó con el 10%. Yo dije que no al 10% porque sabía que íbamos a terminar en uno segundo, tercero”, manifestó en T13 radio.

Asimismo, agregó: “Me encantaría decir que el IFE se va a alargar seis meses, que el bono de clase media se puede entregar por tres veces, entendiendo que la crisis se extendió, que esto significa tomar deudas, alargar el compromiso de déficit estructural en vez de reducirlo en cinco, reducirlo en siete. Creo que esa es la discusión que deberíamos tener, ese fue el coraje que tuvo muchas veces la Concertación. Y quiero ser bien franco, es el coraje que he visto que le falta a Chile Vamos en el debate actual”.

El diputado Fuentes, por su parte, quien apoya la candidatura de Sichel, agregó: “El gobierno no solo rompe la prescindencia al negociar con dos candidatos presidenciales, sino que también comete un gran error al apoyar un peor proyecto”.

En Palacio están conscientes de la molestia que generó en los otros abanderados presidenciales del sector, pero transmiten que es “una externalidad” que están dispuestos a asumir debido a que tienen que evitar la aprobación del tercer retiro.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.