“Tiene que haber garantías de buen trato”: presidenciables de la oposición toman distancia de Pamela Jiles

Chile's congresswoman Pamela Jiles poses ahead of a congressional session to approve a second partial withdrawal of pension savings, amid the spread of the coronavirus disease (COVID-19), in Valparaiso, Chile November 10, 2020. REUTERS/Rodrigo Garrido

Abanderados del sector cuestionaron el tono y el lenguaje utilizados por su contendora humanista, luego de que la parlamentaria insultara al diputado Diego Schalper (RN). Algunos, incluso, deslizaron que sus formas podrían perjudicar entendimientos futuros, justo en semanas claves para el trabajo programático que ha comenzado a delinear el sector.


“Jamás he tolerado ni voy a tolerar las faltas de respeto en las relaciones entre las personas, menos aún en la convivencia política. Esto no construye nada positivo, solo deteriora y daña la convivencia democrática... Lo importante es avanzar en un acuerdo programático común, pero también creo que tiene que haber garantías de buen trato y respeto para el debate de ideas. Ese debe ser el piso para que las iniciativas de unidad prosperen”.

La afirmación es de la candidata socialista Paula Narváez y la expresa en medio de las críticas de que ha sido objeto la precandidata presidencial del Partido Humanista, Pamela Jiles, luego de que esta semana volviera a protagonizar un exabrupto verbal, esta vez con el diputado de RN Diego Schalper.

“Insolente, la abuela no se inhabilita”, dijo Jiles en la Cámara de Diputados, luego de que el RN en medio de la discusión del proyecto de postergación de las elecciones solicitara que se inhabilitara respecto de la franja electoral, debido a que su pareja, Pablo Maltés, compite como candidato a gobernador por la Región Metropolitana.

La polémica se da justamente cuando se han producido acercamientos -a regañadientes- entre sectores de Unidad Constituyente y el Frente Amplio con la polémica legisladora. Hace una semana, de hecho, todos los candidatos presidenciales del sector se reunieron con el objetivo de iniciar un camino hacia mínimos programáticos y una primaria amplia.

Sin embargo, el episodio entre la humanista y Schalper volvió a levantar la suspicacia en la centroizquierda que atraviesa un dilema respecto de qué relación tener con una figura que es “más competitiva” que ellos, según las encuestas, pero que al mismo tiempo les incomoda.

Narváez no es la única que ha llamado a moderar el tono de manera de evitar descalificaciones personales.

Una advertencia similar hizo ayer el abanderado PPD Heraldo Muñoz: “Ser candidata/o presidencial requiere entender una premisa básica: respetar a todos; quienes comparten tus ideas y quienes no. Criticar las políticas con vigor, sí. Pero los apodos denigrantes y ofensas personales no pueden tener lugar entre quienes pretenden la Primera Magistratura”, sostuvo el excanciller.

Desde Convergencia Social, Gabriel Boric -y quien ha tenido distintos enfrentamientos públicos con Jiles- manifestó que “lo mínimo exigible para todo quien aspira a ser Presidente de la República es respetar al resto. A tus aliados, pero también a tus adversarios. Y sobre todo al pueblo al que te diriges. Si ese mínimo no se cumple, no tiene sentido conversar, al menos para mí”.

El líder del PPD, de hecho, fue uno de los abanderados presidenciales que advirtieron durante la cita que reunió a todas las cartas del sector que si seguían “a la patada y el combo” entre ellos, no tenía sentido un entendimiento.

En la oposición aseguran que este tipo de episodios reafirman las dudas hacia Jiles y advierten que sus formas podrían terminar dinamitando sus intenciones de participar en una primaria de toda la centroizquierda.

Trabajo programático

Sin embargo, desde otros sectores de la centroizquierda desdramatizaron el estilo de la parlamentaria y aseguraron que no habría problemas en alcanzar acuerdos con su colectividad. Uno de ellos fue el timonel y abanderado del PR, Carlos Maldonado, quien justamente ha actuado como el nexo entre Jiles y Unidad Constituyente. “Estoy disponible para competir en primarias legales con todas y todos. Lo importante es que compartamos un marco programático enfocado en la profundización de la democracia y en la lucha contra la desigualdad, en todas sus formas. Esos, y no otros, son los dilemas de fondo en Chile, y es lo que se juega en las elecciones presidenciales de este año”, dijo.

El candidato de la FRVS, Jaime Mulet, aseguró, en tanto, que “a mí no me complica Jiles, lo importante es que ella acepte la propuesta programática de máximos, no de mínimos, que acordemos entre las distintas candidaturas presidenciales. Eso es posible hacerlo”.

“Si la primaria va a ser amplia, tiene que estar Pamela Jiles, tiene que estar Daniel Jadue, Jaime Mulet, tienen que estar todos los que tienen una propuesta. Pero lo más importante, es que tiene que haber un compromiso previo de aceptar y respetar el resultado y tener, antes de eso, una propuesta programática”. agregó.

Consultados al respecto, desde los equipos de los candidatos de la DC, Ximena Rincón, y del PC, Daniel Jadue, prefirieron no referirse al tema.

La Tercera contactó a equipo de la diputada Pamela Jiles, sin embargo, hasta el cierre de esta edición no obtuvo respuesta.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.