Ángel Guillermo Hoyos: “En 17 meses con la U, demostramos que sí sabíamos hacia donde íbamos”

Ángel Guillermo Hoyos

Ángel Guillermo estuvo 17 meses en Universidad de Chile, donde logró el último título nacional de los azules.

El entrenador argentino, el último DT de Bolivia que sacó un empate en cancha en Santiago, conversa con El Deportivo desde Barcelona. Recuerda su paso por Universidad de Chile, donde logró el último título del club, y también su partida después de dos humillantes goleadas en cuatro días.


Ángel Guillermo Hoyos responde el llamado desde su casa en Barcelona, adonde regresó después de tres años. El argentino, con la elocuencia de siempre, recuerda el empate que consiguió con Bolivia en Chile, por las eliminatorias. “En ese momento, Chile era una de las mejores selecciones del mundo”, asegura, mientras repasa su año y medio en Universidad de Chile: “Tuvimos una semana de terror y obligó a nuestra salida del club”.

Usted dirigió a la última selección boliviana que vino a jugar eliminatorias a Chile, un empate sin goles que después se decidió por secretaría 3-0 a favor de la Roja…

Nosotros veníamos de ganar 3-0 a Perú. Futbolísticamente, disfrutamos de una selección de Chile maravillosa, impresionante. Los primeros 25 minutos fueron un aluvión. Jugaban a medio toque, a unas velocidades increíbles. Siempre he dicho que el estadio de Colo Colo tiene un césped que es complicado adaptarse, hacer pie. Todo es muy rápido y, encima, que la pelota era muy veloz. Nosotros habíamos entrenado un día antes. En ese momento, Chile era una de las mejores selecciones del mundo. Una evolución tremenda, desde Bielsa, pasando por Sampaoli, después Pizzi y hasta Rueda. Chile viene haciendo las cosas bien hace mucho rato.

¿Cómo afrontaron ese partido?

La idea nuestra era jugar de igual a igual, pero nos costó adaptarnos. Después de que pasamos esos primeros minutos, pasamos a tener un control diferente del partido. Nos asentamos, creamos una situación favorable con un tiro de Arce, que lo hubiera cambiado todo. Crecimos después de ese partido. Fue un resultado positivo, que nos dio mucho entusiasmo.

Lástima que haya ocurrido lo de la nacionalidad de Nelson Cabrera, que les quitó los puntos en el TAS

Son temas que no nos competían, porque eran temas de logística, de todas esas cosas. Cabrera había jugado hasta la Copa América. No sé qué pasó.

Fue un resultado inesperado para Chile…

Bueno, Bolivia tiene jugadores de un nivel importante. Yo, al margen de la selección, trabajé en Bolívar y Oriente Petrolero. Muchas veces la formación no tiene continuidad en los chicos, sobre todo en la competencia. Y aún así, salen jugadores. Nosotros probamos 1.800 jugadores en las nueve provincias, antes de los sudamericanos Sub 17 y Sub 20. Ahora, en la adulta, hay muchos jugadores que estuvieron con nosotros, como Carlos Lampe, Juan Carlos Arce, Marcelo Moreno… Y otros más. Sin embargo, creo que será un partido duro para Bolivia. Las eliminatorias sudamericanas son tremendas. Clasificarse en la Conmebol es muy difícil.

¿Cómo ve el recambio generacional de Chile?

Soy muy prudente, uno es esclavo de su propia palabra. Pero, por lo que yo vi en Universidad de Chile, es que no salen jugadores. El tema es que el nivel que dejaron los anteriores como Arturo Vidal, Alexis Sánchez, Charles Aránguiz, Mauricio Isla, David Pizarro… Todos esos monstruos que marcaron una época extraordinaria… Sale un jugador y lo comparan con uno de esos, es complicado. Te pongo el ejemplo de Ángelo Araos, que es un crack, tiene unas condiciones futbolísticas extraordinarias, tiene último pase, toma decisiones acertadas permanentemente, un dribbling hacia adelante notable, una excelente aceleración, te trabaja los partidos… Todo bien, pero ahí jugaba Valdivia, nada que hacer.

¿Y cómo hacerlo entonces?

Hay que darle tiempo al tiempo, pero a veces apremia y se sacrifican jugadores. Tal vez Chile tiene que pasar el momento de estos monstruos y confiar en la transición de los chicos que vienen desarrollándose. Porque las comparaciones matan la buena percepción que tú tienes de los jugadores emergentes. Es paciencia, insistir. Yo veo buenos formadores en el fútbol chileno y esa es la esperanza de que salgan jugadores. Hay muchos buenos técnicos en Chile, a mí me encanta Mario Salas, por ejemplo, que su fútbol va para adelante y se las he rebuscado en todos lados; lo mismo José Luis Sierra que se fue a Arabia y hay que saber salir campeón en esos torneos. El Ingeniero Pellegrini… ¡Uf! Un fenómeno, como persona y profesional.

Tal vez la Roja no ha sabido renovarse en el éxito…

No soy quién para dar una opinión tan acabada. Pero en Chile han salido jugadores extraordinarios. Por eso me alegré mucho de que Vidal haya ido al Barcelona hace un par de temporadas. Y la relación que tenía con Leo (Messi) me encantaba. Me gusta el estilo de Vidal, es un jugador agresivo, especialista en llegar desde a segunda línea, ha sido campeón en todos lados… ¡Entonces quién reemplaza a Vidal o a Leo! Muchas veces nosotros los hinchas queremos apurar los procesos, que los jugadores lleguen y la claven en el ángulo.

¿Qué le parece la salida de Reinaldo Rueda de la selección chilena?

No conozco las razones y no podría comentarlo, para quedar bien con vos o con la gente. Creo que ahora está en Colombia. Lo conocí a Rueda, me pareció una persona y un profesional extraordinario. Lo que vi a Chile en juego, estaba haciendo bien las cosas. Y de ahí ya te lo pongo en puntos suspensivos.

¿Ya que habla de Araos, fue un error que se fuera a Corinthians?

Nosotros lo llevamos a la U y dijimos ‘este chico se puede hacer mas fuerte en un equipo como el nuestro’. Llegar a Corinthians es una oportunidad de crecimiento, que puede abrir posibilidades. A veces, las exigencias llevan a eso. Erras el gol y después juegas poco. Pero la formación es continua, hasta que son profesionales. Ejemplos como el de Araos o el mismo Nico Guerra, los que conocí en la U y puedo opinar, son jugadores de selección. Pero claro, a lo mejor no estuvieron en el momento justo o cuando se les presentó la ocasión no tuvieron tino, vamos a llamarle, quiere decir que tal vez no han madurado.

¿Cree que esta generación chilena puede llegar a la Copa del Mundo?

A ver, la carrera del deportista se ha extendido por muchos años más. Hay muchos avances en la medicina, en la recuperación y en la alimentación. Pro en Sudamérica, decir que te alcanza es muy complicado. Mira el caso de Perú, quien iba a decir que iba a tener un punto en cinco fechas. Venezuela tiene tres puntos, cuando yo jugaba, los venezolanos que estaban en el exterior se contaban con los dedos de una mano y hoy tienen 200. Es muy parejo todo. Ecuador comenzó invicto en la eliminatoria pasada y no fue al mundial.

¿Y la ve en Qatar?

A esta generación de Chile le alcanza para llegar a Qatar 2022. Jugadores tiene, de eso no hay dudas. Ya lo han demostrado.

¿Este calendario, con 14 partidos en casi 300 días, conviene a equipos mayores como Chile?

Mira, yo dejé el fútbol a los 36 y me arrastraba en la cancha. Tenía lesiones y estaba físicamente horrible. Hoy el jugador ha prolongado la carrera y el de 35 parece de 27 años de edad. La mayoría de los jugadores de las eliminatorias juegan en Europa, disputan partidos cada 72 horas, su entrenamiento es jugar.

Una imagen del partido entre Cruzeiro humilló a la U por la Copa Libertadores, en 2018. Los brasileños ganaron 7-0, resultado que marcó el despido de Hoyos. FOTO. Archivo.

El recuerdo azul

¿Extraña a Universidad de Chile?

Es un sentimiento, es una de las etapas más felices de mi vida. No lo puedo esconder, no solo a nivel profesional, sino también familiar. Tuve un plantel extraordinario, al cual estoy eternamente agradecido, por aceptarme, por ser parte del grupo para tratar de conseguir cosas todos juntos. Luego dar gracias a la institución que permitió compartir con jugadores de primer nivel, que sacaron campeón a la U, la estrella número 18.

¿Usted cree que la faltó tiempo para desarrollar su proyecto?

Lo que pasa es que se dio una cosa que nadie esperaba. Tuvimos una semana en la que nos fue muy mal (la U perdió 6-1 con La Calera y cuatro días más tarde 7-0 con Cruzeiro), que fue de terror y obligó a nuestra salida del club. Fue muy doloroso. Yo, contra Cruzeiro, me entero en la mañana que no podía dirigir en campo a la noche, ya que la Conmebol me había suspendido por entrar 17 segundos tarde a la cancha, porque había un jugador con diarrea o alguna complicación que no recuerdo. Ese es el dolor que uno tiene. La forma que se dio, yo viendo el partido en el hotel con un colaborador, llamando a la cancha con las líneas colapsadas, con mucha gente en el estadio, no llegaban los mensajes de WhatsApp, una odisea… Pero bueno, lo acepto, siempre asumí la responsabilidad. Hubiésemos perdido de la misma forma, pero me hubiera gustado estar ahí.

¿Qué le faltó para seguir en el club azul?

Nosotros teníamos un proyecto importante, que Carlos (Heller) lo sabía y la dirección deportiva también. La idea era traer jugadores jóvenes que crecieran con los monstruos que teníamos, apoyados por los chicos de las inferiores. En 17 meses demostramos que sí sabíamos para donde íbamos. En el primer torneo (Apertura 2017) fuimos campeones, en el segundo (Clausura 2017) peleamos hasta tres fechas antes del final y llegamos a la final de la Copa Chile, que perdimos con Wanderers, pero hay que llegar a la final. Cuando nos sacaron estábamos segundos detrás de la Católica. Competimos siempre, en todos los torneos peleamos arriba.

¿Supo que Carlos Heller vendió sus acciones?

No estoy tan enterado, pero tendrá sus motivos. Lo conocí en la fase humana y me sorprendió su sencillez. Lo valoro por la confianza que me dio para contratarme.

Usted fue el último campeón, hace cuatro años, y en 2019 el club estuvo al borde del descenso…

No sabría decirte algo sobre eso. Sería una opinión desde lejos y no la puedo entregar a cabalidad.

Pero el tiempo, de alguna manera, le dio la razón a usted…

Eso lo decís vos y te lo agradezco. Pero hay un desconocimiento de lo que pasó después es como decir, por qué Carlos vendió las acciones. Sé que ahora salió el último entrenador, tampoco sé los motivos… Veo los resultados, pero no estoy ahí. No estoy evadiendo la pregunta.

¿Ha hablado con Lionel Messi?

No, ese tema no lo voy a tocar (ríe)… Me queda a mí, no puedo hablar de eso. Son cosas muy de amistad. Te puedo decir que hablo siempre con él y no lo digo para que la gente no comente. Por eso el silencio es la ayuda del crecimiento.

¿Cree que debiera realizarse la Copa América de Brasil?

Hay gente que está sufriendo muchísimo y el fútbol tiene que ser solidario. Hay hartos jugadores que han contagiado, porque están muy expuestos. Hay nuevas cepas, muy dañinas. Los jugadores tienen razón, no pueden competir. Cuando estábamos en Aldosivi había exámenes todas las semanas. Cuando nos fuimos, el club tuvo 10 ó 12 contagios. Porque cae uno y caen todo. Y después viene el riesgo a nivel familiar. Hacerla es un gran riesgo. Hay un caos mundial, nadie va a estar tranquilo con la cantidad de contagios que tiene Brasil.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.