Caso Semenya: las otras historias de los que cambian de deporte

Batistuta

El paso de una especialidad a otra no es rara en la historia e incluye a varias glorias, como Michael Jordan, con historias como la de Gabriel Batistuta con el polo. También hay casos en Chile.




Abrumada tal vez por los obstáculos que le ponen en el atletismo internacional para desarrollar su carrera, la atleta decidió ser futbolista y ya tiene club, el JVW, que desde la próxima temporada la tendrá en sus filas. Pero los famosos que cambian de deporte no son raros en la historia.

Aunque nunca por una razón como la de la sudafricana, la historia de la fondista no es única en la historia. Son varios los deportistas que decidieron probar suerte en otras disciplinas, aunque buena parte de ellos lo intentó una vez retirados, mientras que otros hasta alternaron dos actividades, con éxito.

El primero que salta en la lista es Usain Bolt. También atleta y también con ganas de ser futbolista, jugó por el equipo B de los Coast Mariners en Australia, pero no pasó del contrato a prueba que le ofrecieron. El jamaicano ya había dejado la pista, pero solo tenía 32 años al momento del intento.

Otros varios famosos cambiaron de indumentaria. Uno es quien es considerado uno de los mejores deportistas de la historia, Michael Jordan. Tras dejar el básquetbol (por primera vez), en 1993, aseguró que quería hacer carrera en el béisbol, defendiendo a los Birmingham Barons, equipo satélite de los White Sox. Después de eso, se dedicó al golf, aunque de manera aficionada.

Historias similares con los palos y la pelotita han vivido el nadador Michael Phelps, el exfutbolista Andrei Schevchenko y los extenistas Mardy Fish y Yevgeny Kafelnikov, todos con pasos por circuitos profesionales de golf.

El argentino Gabriel Batistuta, agobiado por el dolor en las rodillas, se acercó a los caballos y encontró en el polo una buena alternativa. Y le fue bien, se codeó con la elite de esa actividad en su país. En 2009 fue campeón de la Copa Stella Artois, con Loro Piana. El ex seleccionado de fútbol argentino también jugó golf.

En tanto, el rally recibió a tres destacados ex deportistas en sus cabinas. Uno es el tenista argentino David Nalbandian, otro el ex futbolista Claudio "Piojo" López, así como el español Santiago Cañizares.

Y si de motores se trata, la leyenda Michael Schumacher flirteó siempre con el fútbol, aunque en eventos benéficos mayormente. Eso sí, tras su salida de Ferrari en 2006 jugó un partido oficial por el Echinches de la Segunda División de Suiza y el SS Murata de San Marino le ofreció un contrato que el alemán rechazó.

También tras el retiro el ex Tottenham y Real Madrid Rafael van der Vaart se dedica a participar de torneos profesionales de dardos, al que lo introdujo su hermano Fernando. Eric Cantona, por su parte, se dedicó al fútbol playa como entrenador, cargo en el que logró una Eurocopa de la especialidad.

Más de futbolistas: el alemán Tim Wiese, suplente en Sudáfrica 2010, pasó a la lucha libre de la WWE.

Tal vez sean menos conocidos, pero lo que hicieron los estadounidenses Bo Jackson y Deion Sanders en béisbol y fútbol americano es destacable: el primero fue All Star en ambas disciplinas y el segundo, el único que ha disputado una Serie Mundial y un Superbowl.

Otro estadounidense, Jim Thorpe, fue medallista olímpico en pentatlón y decatlón, y después entró al Salón de la Fama de la NFL, todo eso en la primera mitad del siglo pasado. La atleta Marion Jones, por su parte, tras su exitosa carrera –y las polémicas- jugó por Tulsa Shock en la WNBA.

Muchos récords de la NBA aún tiene, Wilt Chamberlain, tal vez el mejor basquetbolista de la historia, quien tiene también su nombre instalado en el Salón de la Fama del vóleibol. Así mismo sabe de marcas el británico Fred Perry, el primer tenista en ganar los cuatro Grand Slams fue también campeón del mundo de tenis de mesa en 1929 y obtuvo otras cinco preseas.

En Chile, un caso de éxito es el de Marlene Ahrens. La poseedora de la única medalla olímpica para el país en atletismo dedicó su vida también a la equitación, especialidad en que representó a Chile en los Juegos Panamericanos de 1995.

Hoy en día, también ha habido casos de deportistas de elite que cambian de disciplina. La canoista María José Mailliard había sido nadadora de aguas abiertas. Otros, aún en actividad, ya planifican el futuro, como el golfista Felipe Aguilar, quien ve en el triatlón una buena opción. El exfutbolista Luis Enrique pasó por los ironman antes de decidirse por la banca.

También pasa en el deporte paralímpico. Francisca Mardones fue 11 del mundo en tenis en silla de ruedas y hoy tiene múltiples récords en los lanzamientos de atletismo. Otro tenista, Robinson Méndez es ahora paracanoista.

Caster Semenya tiene un desafío. No es único, pero destacar además de participar será la meta.

Comenta