El fracaso defensivo de la Roja que terminó con un invicto de 20 años en Colombia

Enzo Roco, persiguiendo a Juan Fernando Quintero. Foto: Luisa González/REUTERS/.

Martín Lasarte probó con un esquema con bastante repliegue, pero en la práctica el equipo nacional se vio siempre sobrepasado, facilitándole al local su primera victoria en casa ante Chile desde 2001.


Martín Lasarte apostó en Barranquilla a mantener el tramado defensivo que salió airoso de Ecuador. El 4-1-4-1, que mutaba a un 4-5-1 derechamente no resultó y se vio muy resentido por la ausencia de Charles Aránguiz desde el primer minuto. Así, lógicamente, las cosas no salieron como las pensó el entrenador y la Roja se vio sobrepasada desde un comienzo.

Los desbordes de Cuadrado por el sector derecho hicieron mella frente a un Eugenio Mena que no siempre quedó bien perfilado a la hora del repliegue, dejando varios espacios. Por la banda izquierda local vino la jugada del absurdo penal de Paulo Díaz, quien estuvo muy bajo. Por otro lado, Enzo Roco y Gary Medel tuvieron mucho trabajo y desgaste al quedar casi siempre mano a mano con los delanteros locales.

Mientras Chile aún no se terminaba de sacudir de la apertura de la cuenta, un nuevo forado defensivo fue aprovechado por Miguel Borja, para poner el 2-0. Y Chile tuvo mucha suerte, porque poco después la escuadra cafetalera tuvo el tercero, pero increíblemente Rafael Santos Borré le dio al palo y en el rebote la pelota se fue afuera.

Con ese escenario, lo mejor que le podía pasar a Chile era que el primer tiempo se terminara frente a la nula reacción de Machete, quien esperó el segundo tiempo para mover las piezas.

La derrota 3-1 en Barranquilla terminó con un invicto de 20 años en tierras colombianas. Curiosamente, la última vez que la Roja había perdido allá fue en 2001, y también fue por el mismo marcador de esta noche.

Después vino un 1-1 para las Eliminatorias a Alemania 2006; el histórico 4-2 que clasificó al equipo de Marcelo Bielsa al Mundial de Sudáfrica, un empate 3-3 en el camino a Brasil 2014 y una igualdad sin goles rumbo a Rusia 2018.

Esta vez la suerte fue distinta, en gran parte por un planteamento extremadamente defensivo y a la vez muy ineficaz.

Sigue en El Deportivo

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.