El PF de Thiem y Leylah Fernández que trabaja en el equipo chileno de Copa Davis: “Es un gran desafío”

Duglas Cordero y Nicolás Massú, en Bratislava.

Duglas Cordero se sumó al grupo que enfrentará a Eslovaquia por petición de Nicolás Massú. Ahí intentará contribuir con su experiencia al mando de grandes figuras, como el austriaco y la joven canadiense, la reciente finalista del US Open.


Apenas terminó la final femenina del Abierto de Estados Unidos, donde su dirigida, la canadiense Leylah Fernández, cayó ante la británica Emma Raducanu, el PF Duglas Cordero se tomó un avión rumbo a Bratislava, para sumarse al equipo chileno de Copa Davis que enfrentará este fin de semana a Eslovaquia. Ahí se reunió nuevamente con Nicolás Massú, uno de sus grandes socios en el mundo del tenis.

“La verdad es que viví con gran emoción y adrenalina el torneo y la final del US Open. Fue una linda experiencia junto a Leylah alcanzar la final. Traté de transmitirle siempre mucha emoción, alegría y energía positiva en cada punto, set y partidos, y feliz por Leylah, de ser finalista, y de que haya derrotado a dos jugadoras exnúmero uno del mundo y a otras top ten”, señala el prestigioso preparador físico a El Deportivo, desde la capital eslovaca.

En Europa, el profesional se reencontró con Nicolás Massú, con quien ha vivido importantes hitos en el tenis en los últimos años. “Nicolás me llamó para formar parte de su equipo, ya que tenemos experiencia de trabajar junto a varios jugadores y fundamentalmente con Dominic Thiem. Agradezco su confianza una vez más y trataré de trasmitir a los jugadores y equipo toda mi experiencia y motivación”, cuenta el especialista sobre cómo se dio su aterrizaje en el conjunto nacional de la mano del doble medallista olímpico. La dupla, sin ir más lejos, llevó al austriaco a conquistar el US Open del año pasado, el único Grand Slam que ha conseguido, entre otros logros.

Duglas Cordero, a la derecha de Christian Garin, en Bratislava. Foto: Fetech.

En todo caso, la vinculación del preparador físico con Chile está lejos de remontarse a su relación con el doble campeón olímpico, ya que vivió 10 años en el país, entre 2000 y 2010. En ese periodo, numerosos deportistas nacionales pasaron por su sistema. Comenzó a trabajar en el Centro Médico Cubano, para luego crear el suyo. Fue ahí donde preparó durante cinco años a Pablo y Luciano Quintanilla, además del Team Rosselot, jugadores de fútbol, de golf y al equipo Old Mackayans, con el que fue campeón en 2004, para luego virar hacia el tenis, donde llegó gracias a un proyecto de Alfredo Zolezzi, el que buscaba rescatar a los talentos juveniles. De esa forma pudo entrenar físicamente a Cecilia Costa, Cristóbal Saavedra, Guillermo Rivera y Ricardo Urzúa.

“Es muy especial reencontrarme con un equipo chileno y formar parte de un equipo con el cual me identifico. Viví muchos años en Chile. Amo a Chile y tengo un hijo chileno, así que el compromiso y responsabilidad es mayor. Entregaré todo el esfuerzo, motivación y conocimiento junto a Massú y todo el team para salir triunfal este fin de semana”, promete.

En relación a sus funciones, Cordero detalla cómo está siendo su trabajo con el equipo y cómo lo proyecta: “Es una gran satisfacción y desafío entrenar al equipo chileno, que tiene una combinación perfecta de jugadores ya establecidos, como Garin y Jarry, con otros jugadores más jóvenes en ascenso, como Tabilo, Barrios y Soto. Ellos físicamente están bien y estamos trabajando junto a Massú en la parte técnica para ponerlos a punto para este fin de semana, poniendo énfasis en el entrenamiento intermitente, la eficiencia de sus movimientos y la velocidad”.

El equipo ya cumplió su segunda práctica con equipo completo y Nicolás Massú deberá decidir cuáles serán sus dos singlistas este viernes, en una serie que se prevé apretada y bastante estratégica. Una victoria le dará la posibilidad a Chile de meterse en el repechaje para las finales de la Copa Davis del próximo año. Mientras que una derrota significará la pérdida de la categoría y, por consecuencias, varias temporadas perdidas antes de volver a la elite.

Sigue en El Deportivo

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.