Huachipato le dobla la mano a la Seremi en un día de versiones encontradas

Así entrenó Huachipato hoy, en grupos de siete y ocho jugadores, mantieniendo la distancia. Foto: Huachipato FC.

Los acereros volvieron a los entrenamientos y la autoridad llegó para abortar la sesión. La autoridad dijo que se suspendía la jornada y el club se negó. Por la tarde, tras una reunión, se liberó el permiso sanitario.




Huachipato volvió a entrenar. En grupos de siete jugadores y bajo estrictas medidas de seguridad sanitarias para prevenir contagios por el coronavirus. El primero de ellos estaba en eso cuando el seremi de Salud del Bío Bío, Héctor Muñoz, y su par de Trabajo, Sintia Leyton, llegaron hasta el estadio CAP para intentar impedir el desarrollo de la práctica, pero no lo consiguieron. A partir de ahí comenzaron una serie de declaraciones que finalmente terminaron por la tarde, con el permiso oficial para que la usina sea el primer equipo del fútbol chileno con permiso para retomar las prácticas.

Un inspector de la secretaría regional se reunió con ejecutivos de Huachipato para revisar los protocolos Covid-19. La cita partió a las 16.00 y cerca de las 180 ya estaba todo saldado. Después de algunas correcciones por faltas menores que se descubrieron en la mañana y con el compromiso de los acereros de cumplir con todas las normas, el permiso fue liberado. Este martes, Huachipato volverá a los entrenamientos, ahora con la venia de la autoridad.

Solicitados por una versión, desde la Seremi de Salud del Biobío se remitieron a un breve comunicado: “Siempre con el objetivo de cuidar la salud de la población y evitar la propagación del Covid-19, esta tarde nos reunimos con el Club Deportivo Huachipato para revisar las medidas sanitarias que adoptarán para dar continuidad a la práctica deportiva de forma segura”, dijo el Seremi Héctor Muñoz.

El lío matinal

Desde temprano se tejieron versiones contrapuestas. Las autoridades afirman que a los acereros se les prohibió continuar con los trabajos colectivos. “En este momento estamos haciendo una prohibición de funcionamiento mientras podamos aclarar estas observaciones como el manejo de las mascarillas cuando se dejan de utilizar, el tema de los baños, que para nosotros es preocupante. Pero en la cancha, donde hay siete personas a diez metros de distancia y después no se reúnen más porque se van. Esta prohibición es para revisar el protocolo en profundidad, porque a nosotros no nos ha llegado y eso también nos preocupa, porque queremos saber qué dice”, afirmó Muñoz en el punto de prensa que ofreció después de la inspección.

En Huachipato admiten que hubo sugerencias que consideran “menores”, pero sostienen que los trabajos no se detuvieron y que tampoco tienen previsto pararlos. Y casi en paralelo a la versión que entregaba Muñoz, afirmaban que la práctica no se había detenido. “El seremi de Salud llegó junto con la seremi del Trabajo. Hicieron ciertas correcciones menores. Un basurero con tapa y bolsa y cerrar algunas puertas del baño. Todo lo otro le pareció muy bueno. Nos hizo una sugerencia de que nos juntemos a trabajar el protocolo. “En el intertanto, vamos a seguir trabajando. Estamos en el último turno”, explicó a La Tercera el presidente del club, Marcelo Pesce.

Las contradicciones respecto de la reanudación de los entrenamientos pueden replicarse en el resto de los clubes. De hecho, una situación similar había acontecido a mediados de abril, cuando Cobresal volvió al estadio El Cobre y tuvo que desistir. En esa oportunidad, el seremi de Salud de Atacama, Bastián Hermosilla se comunicó con los nortinos para notificarles de que la preparación debería continuar en sus domicilios y en solitario.

Lo sucedido en el Bío Bío, sin embargo, es una buena noticia para la ANFP y la Comisión Retorno, donde reclaman del Ministerio de Salud más claridad respecto a decretos que afectan el escenario de un retorno a los entrenamientos. Especialmente en zonas donde no hay decretada cuarentena.

Comenta