Iribarne le triplica la presión a Moreno

Sebastián Moreno y Martín Iribarne, en la tribuna del Municipal de La Florida, durante el partido entre La Calera e Iquique, de 2019.

El director en pugna con la ANFP enciende la cita virtual entre los presidentes.




La cita que reuniría a los presidentes del fútbol chileno vía online prometía tensión. La renuncia de Aldo Corradossi a la directiva, la situación de Martín Iribarne y una serie de cuestionamientos a la gestión de Sebastián Moreno amenazaban la normalidad, ya alterada por el coronavirus, de la reunión prevista para las 12 horas.

Los momentos más tirantes ocurrieron al final de la cita. El punto “temas varios” abrió la disputa. Ricardo Pini, dueño de La Calera, pidió explicaciones por el caso Codelco que involucra a Moreno. Emplazó al oficial de cumplimiento, Miguel Ángel Valdés, a resolver con la misma rapidez con la que se acusa a Martín Iribarne por el caso Wiemberg, el jugador que pertenece a Valdivia y estuvo en disputa con el cuadro cementero. Moreno guardó silencio, no entró en la disputa. Rivadeneira, secretario ejecutivo, quedó en consultar al Ministerio de Justicia la posibilidad de realizar un consejo de presidentes para definir la situación de Iribarne. Según la normativa, solo puede ser presencial.

Al mismo tiempo, Martín Iribarne, el director en pugna con la ANFP, en conversación con La Tercera, explicaba su situación en Quilín: “Después del trato recibido de parte del presidente, en forma desproporcionada, lejana y con absoluto desapego a la realidad de las cosas, estoy pensando en dar un paso al costado. No puedo trabajar con alguien que toma los temas en forma personal”, dijo el director, desde Buenos Aires. “Estoy consciente de que mi renuncia genera que existan nuevas elecciones en la ANFP. Algunos clubes por temas de fondo y gestión me han llamado para que por favor renuncie y se termine con la falta de conducción”, comentó.

Desde Quilín, Matías Rivadeneira, secretario ejecutivo, le respondió: “Sus declaraciones son erradas, no se sustentan en ningún instrumento jurídico, ni en ninguna normativa propia de la ANFP”, dice. “Si renuncia Iribarne, el directorio propondrá nombres que deberán ser aprobados en el consejo. Con cuatro miembros se puede seguir funcionando perfectamente”, cierra Rivadeneira.

La conversación virtual entre presidentes duró un poco más de dos horas. Al final, ya se había resuelto que los clubes tienen plazo hasta el viernes para enviar una lista de candidatos para componer la mesa que busca resolver las diferencias contractuales con el CDF.

Victoriano Cerda, dueño de Huachipato, también tomó la palabra. No consideró suficientes los esfuerzos de la ANFP. Aseguró que no se ha logrado ninguna solución para hacer frente a la grave crisis que enfrenta la industria. Lo siguió Cristián Contador, de La Serena, y también Lorenzo Antillo, de Audax Italiano. Todos disconformes. Moreno, además, daba explicaciones de la renuncia de Corradossi. Dijo que en la circular enviada a los clubes viernes se informaron los motivos de su renuncia: falta de tiempo para enfocarse en sus desafíos profesionales.

La pelea se extendió, al punto que Juan Tagle, timonel de Cruzados, hizo un llamado a la unidad, mensaje al que se sumó Pablo Hoffman, gerente general de O’Higgins. José Luis Navarrete, presidente de Azul Azul, fue el primero en desconectarse, porque no quería participar en ese tipo de discusiones.

Comenta