Joaquín Niemann se llena de bogeys en la tercera ronda del US Open y se aleja de los líderes

Niemann, durante el US Open. FOTO: AP.

El talagantino tuvo un opaco desempeño este sábado y dejó su tarjeta acumulada en +7, quedando así muy lejos de la cima de la clasificación.



Joaquín Niemann sufrió en la tercera ronda del US Open Championship y se alejó de los líderes. El chileno finalizó la tercera ronda de la competencia con una tarjeta del día de +6, que dejó en +7 su acumulada. De momento, se ubica en el puesto 51, a 13 tiros de la cima que por ahora le pertenece al norteamericano Scottie Scheffler.

Joaco venía de una jornada en la que fue de menos a más para seguir con vida en la competencia. El viernes, el chileno mejoró sobre el cierre y aquello le permitió superar el corte e incluso ponerse al acecho de los punteros, ubicándose a seis golpes de lo más alto de la clasificación. Aún tenía opciones de título, pero para aumentar esas posibilidades debía firmar un sábado sin errores y mostrarse fino en su trabajo con el putt. Sin embargo, no pudo ser.

La jornada fue amarga para Niemann desde el principio. En el segundo agujero, tropezó con su primer bogey del día y luego repitió en la bandera siguiente, complicando de lleno su misión de lograr una mejora en sus números. El panorama se le oscureció más en el quinto hoyo, donde lamentó un doble bogey que dejó sus ánimos por los suelos y su objetivo cada vez más cuesta arriba.

El nacional no pudo reponerse en la primera pasada y salió a enfrentar los últimos nueve agujeros con la compleja tarea de recuperar su mejor versión. Se le notaba nervioso e incómodo, lo que se reflejó en sus tiros que carecieron de precisión. Recuperarse a esa altura, mirando la corona ya muy de lejos, era clave y urgente. Pero Joaco siguió sin encontrarse.

Niemann mantuvo la tónica y no consiguió despegar, en lo que fue uno de sus peores días en el PGA. Ya le había costado la cancha en los días anteriores y esta vez no fue la excepción. En la bandera 10 se vio obligado a utilizar un golpe sobre el par, algo que reiteró en la 13. Al chileno simplemente no le salió nada. Su rostro lo decía todo. Una sonrisa nerviosa de dientes apretados que demostró su disconformidad con su juego.

La ronda estaba siendo una pesadilla para Joaco, quien ya solo quería llegar al hoyo final para analizar una presentación que fue para el olvido. El birdie que anotó en el agujero 16 solo maquilló levemente un score que estuvo muy lejos del deseado.

Este domingo, Joaco intentará reencontrarse con su mejor cara para escalar posiciones. Sus opciones de título son mínimas, por lo que el único chileno en competencia, luego de que Mito Pereira no superara el corte, solo aspira a despedirse del certamen en una mejor ubicación. Triste sábado para Niemann en el PGA Tour.

Sigue en El Deportivo

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.