Néstor Gorosito: "Es raro que la UC no vaya a fondo por un torneo internacional"

gorosito 2

Siempre recordado en Universidad Católica, hoy técnico sensación del fútbol argentino, a la cabeza del modesto y descendido Tigre. Pipo busca coronarse hoy en la Copa de la Superliga, ante Boca Juniors.




En su época de pantalones cortos, en el momento menos pensado, transformaba una jugada amarga en deliciosa con una fantasía. Vaya si Universidad Católica, en sus dos etapas en el club, lo gozó. Ahora, ya con 55 años y como entrenador, Néstor Raúl Gorosito también dispara sensaciones dulces. Lidera una revolución en el fútbol argentino con un equipo que desafía a la lógica. Pipo asumió en el modesto Tigre sabiendo que la salvación del descenso era casi imposible. Estuvo a un paso de coronar el milagro, aunque no pudo. Perdió la categoría, pero ganó respeto. Y no fue casualidad. Ahora, en la copa local posterior a la liga, asombra a tal punto que ya estacionó en la final programada para este domingo a las 18.45, en Córdoba, nada menos que ante Boca.

Mano a mano con La Tercera, Pipo Gorosito desmenuza a este "Fenómeno Tigre", que busca jugar la Libertadores 2019 desde el fútbol de ascenso argentino.

¿El secreto para que Tigre cambiara tanto desde su llegada?

Corregimos algunas cosas tácticas, pero lo más importante es que tenemos muy buena materia prima. Todo es mucho más fácil así.

Se saca méritos.

No. Yo considero que el reconocimiento al entrenador se lo tienen que dar los jugadores. En el triunfo, el técnico no debe aparecer. Sí tiene que hacerlo cuando el equipo pierde.

¿Usted se sorprende también del muy buen juego de Tigre?

No me sorprende porque tenemos muy buenos jugadores. Pero Tigre estaba muy hundido en los promedios del descenso.Yo no tenía dudas. Los que tenían dudas eran los muchachos de mi cuerpo técnico (Jorge Borelli y Gustavo Zapata). Yo les dije que teníamos que animarnos porque era un plantel con muy buenos jugadores. No nos alcanzó, pero sacamos 17 puntos de 21. Y hoy Tigre es la sensación.

Se viene la final en un contexto llamativo. ¿El favorito es Boca o el candidato es Tigre?

Yo con Tigre me siento recontra candidato. Ya llegamos hasta acá y ahora queremos salir campeones. Y no solo es un tema de decirlo, eh. Tenemos con qué. Sabemos a qué jugamos y lo hacemos muy bien.

Suena demasiado confiado. ¿Nada le preocupa de Boca?

Creo que en mi equipo, pero por supuesto que también reconozco a Boca. Tiene unos jugadores extraordinarios.

¿Le sorprendió el nivel de Walter Montillo?

Cuando nosotros llegamos, Montillo no estaba bien, porque jugaba por los costados. Y nosotros lo pusimos en la posición donde más rinde, de número 10. Y fue una de las sensaciones.

Tenía propuestas de clubes grandes, como San Lorenzo, pero seguirá en Tigre. ¿Es verdad que usted les dijo a los dirigentes que se quedaba si la mayoría de los jugadores renovaba y que, a la vez, los futbolistas aseguraron que continuaban si Gorosito seguía?

Fue así. Siguen muchos de ellos, yo sigo. Tengo contrato hasta junio de 2020 y prometí al llegar que lo cumpliría inclusive descendiendo si no desarmaban el equipo. Yo no quiero dirigir en la Segunda División a otro que no sea Tigre.

¿Es cierto también que fue Montillo uno de los primeros que condicionó su renovación a que usted continuara como técnico?

Sí. Walter les dijo a los dirigentes que solamente se quedaba si seguíamos nosotros. Lo mismo dijeron diez o doce jugadores. Eso para un entrenador es un orgullo.

¿Por qué nunca dirigió en el fútbol chileno? ¿Estuvo cerca?

Porque nunca se ha dado. Jamás nadie habló conmigo para ir a un club de Chile como técnico.

Es raro que nunca lo hayan llamado de Universidad Católica.

En su momento me dijeron que no me quería el presidente. Entonces, me fui a Chile, lo vi y le pregunté si era verdad que no me quería. Dígame las razones, qué le han contado, y yo le voy a decir si es verdad lo que le dijeron o si es mentira. Y me dijo: "No. Nada que ver. Mi hijo tiene un póster tuyo en su habitación". Y le creí. Fue hace un par de años. No hace mucho.

¿Le gustaría dirigir a Católica en algún momento?

¡Por supuesto! Católica lo único que necesita es crecer futbolísticamente. Como institución es la mejor: está en un lugar extraordinario; al hincha le gusta ir a disfrutar, es como una salida al teatro.

Ideal para cómo siente el fútbol.

Católica es ideal para nosotros como cuerpo técnico. Pero necesita ir a ganar una Sudamericana, una Libertadores. No está solo para ser campeón local. Es raro que el club no vaya a fondo por un torneo internacional, teniendo todo lo que tiene.

¿Por qué cree que pasa?

No sé. Es raro que no apunten a ganar una Libertadores o una Sudamericana. Todos los que dirigen Católica manejan el país, son tipos muy exitosos. Me parece extraño que no quieran llegar al techo del fútbol. Seguramente el día que en Católica quieran ganar una copa internacional, me van a llamar.

¿Cómo es su relación con Manuel Pellegrini?

Me dirigió en Católica y después yo lo llevé a San Lorenzo y a River. Le hice las reuniones con los dirigentes de los dos clubes. Muchos dicen "yo hablé, yo hablé…". Mentira. Yo lo llevé a Pellegrini y lo senté con Miele (Fernando, ex presidente de San Lorenzo).

¿Hoy mantiene el contacto con Pellegrini?

No. Hoy no tengo una relación frecuente con Manuel, pero sí mantengo un respeto muy grande por él. No me gusta molestarlo.

¿Qué tiene como entrenador que haya rescatado de Pellegrini?

De Pellegrini tengo esa coherencia entre lo que se dice y lo que se hace y trato de sostener un trato igualitario con todos.

¿Qué análisis hace de la actualidad de la selección chilena?

El problema en Chile es que mantiene a la generación dorada ya un poco más grande, pero no le han salido después jugadores de la calidad de Vidal, Alexis Sánchez, Aranguiz, Marcelo Díaz... Siempre el futbolista chileno ha sido bueno técnicamente, pero nunca a la altura de esa generación que además brilló en equipos importantes de todo el mundo. Al no continuar naciendo esta clase de jugadores, cuesta muchísimo. Por eso Chile quedó fuera del Mundial.

¿Se soluciona profundizando el trabajo en inferiores?

Un buen proyecto de juveniles lleva mucho tiempo y seguro que ayuda a mejorar, pero también es cierto que generaciones como la última de Chile no se dan siempre.

¿A Chile lo ve candidato a ganar a la Copa América?

Chile tiene muy buenos jugadores, pero no en el nivel que los encontró en las selecciones que fueron campeonas de las últimas dos Copa América.

¿Por qué Arias, Mena y Marcelo Díaz han tenido tanta influencia en el Racing campeón?

Arias, en el arco, y Díaz, en el medio, han sido muy importantes en Racing. Mena ha jugado bien, pero no al nivel de Díaz y Arias.

Marcelo Díaz es un volante central que encaja perfecto en su paladar futbolístico.

Sí, Díaz juega muy bien. Sabe meterse entre los centrales y salir. Tiene muy clarito el primer pase. Esos jugadores me encantan.

Comenta