Óliver Elliot, el mejor nadador chileno: “Lo doy firmado, en Tokio no habrá récords mundiales”

El nadador olímpico Óliver Elliot, entrenando en la piscina de un condominio mientras hace cuarentena.

El velocista se mantiene en una cuarentena voluntaria, escéptico de la viabilidad de unos Juegos ante la pandemia.


A cuatro meses de unos Juegos Olímpicos que se resisten a ser postergados, son miles los deportistas que se están viendo enfrentados a competencias suspendidas, cuarentenas y entrenamientos caseros, alejados del alto rendimiento. Uno de ellos es el chileno Óliver Elliot (32), nadador con paso por Atenas 2004 y Beijing 2008, quien justo cuando debía conseguir su clasificación a Tokio en los 50 metros libres vio como todos los eventos se cancelaron.

¿Cómo lo lleva?

En cuarentena voluntaria. Hice caso de quedarme en casa, porque no quiero infectarme ni infectar a nadie. Por ahora estoy entrenando diariamente con los planes que hizo el entrenador. Me meto a la piscina del condominio, pero es de ocho metros. Así que en verdad no puedo nadar nada.

¿Qué le parece la postura inamovible del COI?

Es lamentable. Es la única organización que no ha tomado medidas. Están muchos países en cuarentena y ellos piensan hacer igual los Juegos, pese a que muchos deportistas aún no han clasificado y no han podido entrenar. La Eurocopa y la Copa América se pospusieron, y si hubiese Mundial de fútbol, también lo habrían pospuesto, por cuidar a sus deportistas. El COI no lo ve así, prefiere hacer los Juegos con quienes estén. Aunque digan que entregarán más cupos y será más fácil clasificar, de aquí a julio es poco tiempo para hacerlo. Muchos ya han perdido una semana de entrenamiento. Y dos literalmente son vacaciones. Entrenar en casa, por supuesto, no es lo mismo.

¿Cómo iba su clasificación?

Ahora debía ir a un Grand Prix, pero por un error de la Federación no me inscribieron. Tenía el sudamericano adulto, el 27 de marzo, clasificatorio a los Juegos, pero lo cancelaron por el coronavirus. Después, iba a ir a un Grand Prix en California, pero como ahí está el mayor brote de Estados Unidos, lo pospusieron. Lo peor es que no hay fechas, porque no se sabe cuándo se controlará esto. Mi mejor tiempo es de 22”90 y me piden 22”68. Estoy muy cerca.

¿Perderá lo entrenado?

Sí, porque la curva de rendimiento me encontraba ahora en el período de competencias. Todos están igual que yo. Entonces, si se posponen las competencias clasificatorias, lo lógico es que se pospongan también los Juegos. Nadie va a estar con ritmo.

¿Es viable posponerlos?

No lo sé, pero lo que no es viable es realizarlos como está ahora la situación. Basta con que llegue un deportista o asistente contagiado para que el virus vuelva a propagarse. Es mejor controlar el virus ahora, sino será tarde.

¿Serían unos Juegos deslucidos deportivamente?

Claro. Eso te lo doy firmado: en Tokio no habrá récords mundiales. Y tampoco creo que vayan todos los deportistas. Quizás eso ayude a obtener más cupos, pero de qué sirven si no estamos al 100 por ciento. No es la idea. Uno va a los Juegos a dar lo mejor, a mejorar los tiempos, a obtener medallas. Llegar a medias a nadie le gusta.

¿Cuál sería la solución?

Que pospongan los Juegos un año. En Chile no estaremos dos semanas en cuarentena, porque el virus recién está llegando. Lo más sensato es dejar pasar el año y que todos nos quedemos en casa, para que el virus sea controlado. No lo digo solo por lo deportivo. Todo el mundo está en peligro.

Comenta